LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MEDITACION VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS SANAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES FRITHJOF SCHUON

FRASES Y CITAS FRITHJOF SCHUON

VER ARTÍCULOS FRITHJOF SCHUON

Frithjof Schuon: No hay grandeza real fuera de la verdad.

Frithjof Schuon: Cuando Dios está ausente, el orgullo llena el vacío.

Frithjof Schuon: La vida es un sueño, y pensar en Dios es despertarse.

Frithjof Schuon: Conocer a Dios es amarlo, y no amarlo es no conocerlo.

Frithjof Schuon: La virtud es dejar paso libre, en el alma, a la Belleza de Dios.

Frithjof Schuon: Si queremos que la verdad viva en nosotros, debemos vivir en ella.

Frithjof Schuon: Dios quiere nuestros corazones; no se contenta con solo nuestras acciones.

Frithjof Schuon: No somos nosotros quienes conocemos a Dios, es Dios quien se conoce en nosotros.

Frithjof Schuon: Toda virtud es una participación en la belleza del Uno y una respuesta a su amor.

Frithjof Schuon: La fe es decir sí a Dios. Cuando el hombre dice sí a Dios, Dios dice sí al hombre.

Frithjof Schuon: No se puede amar al hombre, como debe ser amado, más que en función de la verdad y en Dios.

Frithjof Schuon: Extinguirse en la Voluntad de Dios es al mismo tiempo estar disponible para la divina Presencia.

Frithjof Schuon: Cuando el hombre se hace ausente del mundo por Dios, Dios se hace presente en el mundo por el hombre.

Frithjof Schuon: El mundo nos dispersa y el ego nos comprime; Dios nos recoge y nos dilata, nos apacigua y nos libera.

Frithjof Schuon: Es bello, no lo que amamos y porque lo amamos, sino lo que por su valor objetivo nos obliga a amarlo.

Frithjof Schuon: El arte sagrado ayuda al hombre a encontrar su propio centro, ese núcleo que ama a Dios por naturaleza.

Frithjof Schuon: El Paraíso está donde está Dios. Permanece, pues, junto a Dios y el Paraíso estará allí donde tú estés.

Frithjof Schuon: La verdad es la razón de ser del hombre; ella constituye nuestra grandeza, y nos muestra nuestra pequeñez.

Frithjof Schuon: La belleza de lo sagrado es un simbolo o una anticipación, y a veces un medio, del gozo que sólo Dios procura.

Frithjof Schuon: Toda injusticia que sufrimos de parte de los hombres es al mismo tiempo una prueba que nos llega de parte de Dios.

Frithjof Schuon: Es necesaria la verdad para la perfección de la virtud, como es necesaria la virtud pa- ra la perfección de la verdad.

Frithjof Schuon: Verdad y santidad: todos los valores están en estos dos términos; todo lo que debe- mos amar y todo lo que debemos ser.

Frithjof Schuon: Cada religión tiene, además de su significado literal, una dimensión esotérica, que es esencial, primordial y universal.

Frithjof Schuon: La fe sin verdad es herejía; el saber sin fe es hipocresía. La obra sin virtud es orgullo y la virtud sin obra es vanidad.

Frithjof Schuon: Espiritualmente hablando, conocerse a sí mismo es tener consciencia de los propios límites y atribuir toda cualidad a Dios.

Frithjof Schuon: Sin temor de Dios en la base, nada es posible espiritualmente, pues la ausencia de temor es una falta de conocimiento de sí.

Frithjof Schuon: No se salva más que aquel que tiene confianza en Dios, y no puede tener confianza en Dios más que aquel que es benévolo y generoso.

Frithjof Schuon: Creer en Dios es volver a ser lo que somos; volver a serlo en la medida misma en que creemos y en que el creer se convierte en ser.

Frithjof Schuon: No se puede amar a Dios sin temerlo, como tampoco se puede amar al prójimo sin respetarlo; no temer a Dios es impedirle ser misericordioso.

Frithjof Schuon: La voluntad del Bien y el amor de lo Bello son las concomitancias necesarias, de re- percusiones incalculables, del conocimiento de lo Verdadero.

Frithjof Schuon: La substancia de las cualidades morales es la devoción: la actitud integral del hom- bre frente a Dios, hecha de temor reverencial y de amor confiado.

Frithjof Schuon: Aceptar una prueba es dar gracias a Dios por ella, comprendiendo que nos permite una victoria, un desapego con respecto al mundo y con respecto al ego.

Frithjof Schuon: La belleza, sea cual sea el uso que pueda hacer de ella el hombre, pertenece funda- mentalmente a su Creador, que por ella proyecta en la apariencia algo de su ser.

Frithjof Schuon: Sin duda, podemos sentir gracias, pero no podemos fundarnos en ellas. Dios no nos preguntará lo que hemos experimentado, sino que nos preguntará lo que hemos hecho.

Frithjof Schuon: La belleza es un reflejo de la beatitud divina; y como Dios es verdad, el reflejo de su beatitud será esta mezcla de felicidad y verdad que encontramos en toda belleza.

Frithjof Schuon: El amor de Dios es en primer lugar la adhesión de la inteligencia a la Verdad, des- pués la adhesión de la voluntad al Bien, y por último la adhesión del alma a la Paz que dan la Verdad y el Bien.

ARTICULO RELACIONADO

DIOS ES DESPERTARSE AHORA

FRITHJOF SCHUON

NO SUEÑES, DESPIERTA

La vida es un sueño, y pensar en Dios es despertarse.

El primer criterio de la espiritualidad es que el hombre manifieste su consciencia de la inconmensurabilidad entre lo Real y lo ilusorio, lo Absoluto y lo relativo, Dios y el mundo. El segundo criterio es que el hombre manifieste su elección de lo Real: que comprenda la necesidad imperiosa de una adhesión activa a lo Real; y, por lo tanto, de una relación concreta, operativa y salvadora con Dios. El tercer criterio es que, sabiendo que lo Real es el Bien Supremo y que, por consiguiente, contiene y proyecta todas las bellezas, el hombre se conforme a ellas con toda su alma; pues lo que sabe que es perfecto, y lo que quiere alcanzar, debe también serlo; y lo es por las virtudes y no de otro modo.

El hombre posee una inteligencia, una voluntad y un alma; una capacidad de comprender, una capacidad de querer y una capacidad de amar. Cada una de estas tres facultades implica una función esencial y suprema que es su razón de ser, sin lo cual no seríamos hombres; una función determinada por lo Real y que contribuye a la salvación. Conocimiento total, voluntad libre y amor desinteresado; inteligencia capaz de absoluto, voluntad capaz de sacrificio, alma capaz de generosidad. Todos los dogmas, todas las prescripciones y todos los medios de una religión tienen su razón suficiente en las tres vocaciones fundamentales del hombre: en el discernimiento, en la práctica y en la virtud. Y todos los dones y medios de una religión el hombre los lleva en sí mismo, pero ya no tiene acceso a ellos a causa de la caída; de ahí precisamente la necesidad —en principio relativa— de formas externas que despiertan y actualizan las potencialidades espirituales del hombre, pero que corren el riesgo, también, de limitarlas; de ahí, además, la necesidad del esoterismo.

EL AMOR

La belleza llama al amor.

La percepción de la belleza, que es una adecuación rigurosa y no una ilusión subjetiva, implica esencialmente, por una parte, una satisfacción de la inteligencia y, por otra, un sentimiento a la vez de seguridad, de infinidad y de amor. De seguridad: porque la belleza es unitiva y excluye, con una suerte de evidencia musical, las fisuras de la duda y de la inquietud; de infinidad: porque la belleza, por su propia musicalidad, hace que se fundan los endurecimientos y los límites y libera, así, al alma de sus estrecheces; de amor: porque la belleza llama al amor, es decir, invita a la unión y por lo tanto a la extinción unitiva.

ILUSIONES SUTILES

Apartan al peregrino espiritual de la vía recta y provocan su caída.

La pobreza es no apegarse, en la existencia, ni al sujeto ni al objeto. Se habla mucho de las ilusiones sutiles y de las seducciones que apartan al peregrino espiritual de la vía recta y provocan su caída. Pues bien, estas ilusiones no pueden seducir más que a aquel que desea algún provecho para sí mismo, tal como poderes o dignidades o gloria, o que desea goces interiores o visiones celestiales o voces, y así sucesivamente, o un conocimiento tangible de misterios divinos. Pero aquel que en la oración no busca nada terrenal, de modo que le es indiferente el ser olvidado por el mundo, y que además no busca ninguna sensación, de modo que le es indiferente no recibir nada sensible, aquél tiene la verdadera pobreza y no se le puede seducir. En la verdadera pobreza no queda más que la existencia pura y simple, y ésta es en su esencia Ser, Consciencia y Beatitud. En la pobreza no le queda al hombre más que lo que es, luego todo lo que es.

EXISTENCIA, VIDA E INTELIGENCIA

En el fondo, no hay más que tres milagros: la existencia, la vida, la inteligencia; con ésta, la curva surgida de Dios se cierra sobre sí misma, como un anillo que en realidad nunca ha salido del Infinito.

A nuestro alrededor está el mundo del estrépito y de la incertidumbre; y hay encuentros súbitos con lo sorprendente, lo incomprensible, lo absurdo, lo decepcionante. Pero estas cosas no tienen derecho a ser un problema para nosotros, aunque sólo fuera porque todo fenómeno tiene unas causas, las conozcamos o no. Sean cuales sean los fenómenos y sean cuales sean sus causas, siempre está Lo que es; y Lo que es se sitúa más allá del mundo del estrépito, de las contradicciones y de las decepciones. Esto no puede ser alterado ni disminuido por nada, y Esto es Verdad, Paz y Belleza. Nada lo puede empañar, y nadie puede quitárnoslo. Sean cuales sean los ruidos del mundo o del alma, la Verdad será siempre la Verdad, la Paz será siempre la Paz y la Belleza será siempre la Belleza. Estas realidades son tangibles, están siempre a nuestro alcance inmediato; basta mirar hacia ellas y sumergirse en ellas. Son inherentes a la propia existencia; los accidentes pasan, la substancia permanece. Deja al mundo ser lo que es y toma tu refugio en la Verdad, la Paz y la Belleza, en las cuales no hay ninguna duda ni ninguna tara.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019