LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY PRESENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS CONSCIENCIA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES CONFUCIO

FRASES Y CITAS CONFUCIO

VER ARTÍCULOS CONFUCIO

Cheng Man-ch’ing: Debéis estudiar las dos cara de la moneda (Confucio y Lao Tze), para completar vuestro conocimiento.

Confucio: Un erudito que no sea serio no inspirará respeto, y su sabiduría, por lo tanto, carecerá de estabilidad.

Confucio: Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad.

Confucio: Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes.

Confucio: ¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

Confucio: Eratóstenes criticó a Aristóteles por su ciego chovinismo, creía que en todos los países había cosas buenas y malas.

Confucio: Los libros son como las semillas, pueden estar latentes durante siglos, pero también pueden dar fruto en el suelo más estéril.

Confucio: A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.

Confucio: El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.

Confucio: Cuando veáis a un hombre sabio, pensad en igualar sus virtudes. Cuando veáis un hombre desprovisto de virtud, examinaos vosotros mismos.

Confucio: La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.

Confucio: Es posible conseguir algo luego de tres horas de pelea, pero es seguro que se podrá conseguir con apenas tres palabras impregnadas de afecto.

Confucio: No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer.

Confucio: Quien gobierna a un pueblo dando buen ejemplo se parece a la estrella polar, que permanece inmutable mientras los astros dan vueltas a su alrededor.

Confucio: Hemos hecho un trabajo tan pésimo en lo que respecta a administrar nuestro planeta que deberíamos tener mucho cuidado antes de tratar de administrar otros.

Confucio: Una casa será fuerte e indestructible cuando esté sostenida por estas cuatro columnas: padre valiente, madre prudente, hijo obediente, hermano complaciente.

Confucio: Un ateo tiene que saber mucho más que lo que yo sé. Un ateo es alguien que sabe que no existe un dios. Según algunas definiciones, el ateísmo es muy estúpido.

Confucio: La astrología pasó a ser una disciplina esotérica, una mezcla de observaciones matemáticas cuidadosas y un registro de datos con pensamientos confusos y mentiras piadosas.

Confucio: Aquel que gobierna por medio de su excelencia moral puede compararse a la estrella polar, que permanece en su sitio en tanto todas las demás estrellas se inclinan ante ella.

Confucio: Un hombre sin virtud no puede morar mucho tiempo en la adversidad, ni tampoco en la felicidad; pero el hombre virtuoso descansa en la virtud, y el hombre sabio la ambiciona.

Confucio: La ocultación de ideas molestas puede que sea corriente en la religión o en la política, pero no es el camino a la sabiduría y no tiene sentido dentro de la tarea científica.

Confucio: Una mota solitaria en la inmensa oscuridad cósmica nota: refiriéndose al planeta Tierra. fuente: extracto de “Punto azul pálido de Carl Sagan: Una visión del futuro humano en el espacio”.

Confucio: Hemos averiguado que vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas más galaxias que personas.

Confucio: Los hombres se distinguen menos por sus cualidades naturales que por la cultura que ellos mismos se proporcionan. Los únicos que no cambian son los sabios de primer orden y los completamente idiotas.

Confucio: Gobernar es rectificar.

Confucio: El sabio sabe que ignora.

Confucio: Los cautos rara vez se equivocan.

Confucio: Aprende a vivir y sabrás morir bien.

Confucio: Donde hay educación no hay distinción de clases.

Confucio: Aprender sin reflexionar es malgastar la energía.

Confucio: El que conoce la verdad no es igual al que la ama.

Confucio: El silencio es el único amigo que jamás traiciona.

Confucio: Oír o leer sin reflexionar es una ocupación inútil.

Confucio: Estudia el pasado si quieres pronosticar el futuro.

Confucio: Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae.

Confucio: Trabaja en impedir delitos para no necesitar castigos.

Confucio: La virtud no habita en la soledad: debe tener vecinos.

Confucio: Antes de empezar un viaje de venganza cava dos tumbas.

Confucio: Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.

Confucio: Somos el medio para que el cosmos se conozca a sí mismo.

Confucio: El verdadero caballero es el que solo predica lo que practica.

Confucio: Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.

Confucio: Sólo el virtuoso es competente para amar u odiar a los hombres.

Confucio: El mal no está en tener faltas, sino en no tratar de enmendarlas.

Confucio: Un hombre de virtuosas palabras no es siempre un hombre virtuoso.

Confucio: No hay cosa más fría que un consejo cuya aplicación sea imposible.

Confucio: Yo no procuro conocer las preguntas; procuro conocer las respuestas.

Confucio: Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí.

Confucio: Si no se respeta lo sagrado, no se tiene nada en que fijar la conducta.

Confucio: Lo que no quieras que los otros te hagan a ti, no lo hagas a los otros.

Confucio: La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.

Confucio: Por muy lejos que el espiritu vaya, nunca irá más lejos que el corazón.

Confucio: Debes tener siempre fría la cabeza, caliente el corazón y larga la mano.

Confucio: Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?

Confucio: ¿Uno que no sepa gobernarse a sí mismo, cómo sabrá gobernar a los demás?.

Confucio: Un caballero se avergüenza de que sus palabras sean mejores que sus actos.

Confucio: Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad.

Confucio: El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor.

Confucio: Mejor que el hombre que sabe lo que es justo es el hombre que ama lo justo.

Confucio: El hombre superior es persistente en el camino cierto y no sólo persistente.

Confucio: Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.

Confucio: Si estamos solos en el Universo, seguro sería una terrible pérdida de espacio.

Confucio: Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.

Confucio: La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto la fe.

Confucio: El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.

Confucio: La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.

Confucio: Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.

Confucio: No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación.

Confucio: Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.

Confucio: Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.

Confucio: Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.

Confucio: El universo no fue hecho a medida del hombre; tampoco le es hostil: es indiferente.

Confucio: La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.

Confucio: Una voz fuerte no puede competir con una voz clara, aunque ésta sea un simple murmullo.

Confucio: El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa.

Confucio: Quien volviendo a hacer el camino viejo aprende el nuevo, puede considerarse un maestro.

Confucio: El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad.

Confucio: El Universo no fue hecho a la medida del hombre, tampoco le es hostil. Es indiferente.

Confucio: Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres.

Confucio: No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino.

Confucio: Si no estamos en paz con nosotros mismos, no podemos guiar a otros en la búsqueda de la paz.

Confucio: Arréglese al estado como se conduce a la familia, con autoridad, competencia y buen ejemplo.

Confucio: Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar, eres un pícaro; y si no lo sabes, eres tonto.

Confucio: Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.

Confucio: No debes quejarte de la nieve en el tejado de tu vecino cuando también cubre el umbral de tu casa.

Refranes Colombianos: Si no sabes sonreír, no pongas tienda. (Confucio).

ARTICULO RELACIONADO

CONFUCIO Y SU SABIDURÍA

CONFUCIO

EL PENSAMIENTO DE CONFUCIO

Un legado para la humanidad.

Confucio fue un filósofo chino, con una trascendencia tal que el eco de su pensamiento ha llegado desde el año 535 a.C. hasta nuestros días. Vivió en una época en la que reinaban las guerras y la confusión. Sin embargo, nunca desistió de su empeño por encontrar y pregonar un camino hacia la superación de las dificultades a través del conocimiento.

Cuando tenía 50 años comenzó a recorrer toda la China. En su travesía dio a conocer su pensamiento, especialmente en forma de aforismos. Su influencia fue tan grande, que pronto comenzó a llenar plazas e incluso políticos y hombres de poder tomaron para sí sus reflexiones.

El pensamiento de Confucio gira alrededor de la educación, como fuente de virtud. Pregona principalmente 3 virtudes fundamentales: la BONDAD, que genera alegría y paz interior; la CIENCIA, que permite disipar las dudas; y la VALENTÍA, que ahuyenta toda forma de miedo. Enseguida te compartimos algunas de esas frases de Confucio que siguen teniendo vigencia en la actualidad.

VIVIR SABIAMENTE

Las ideas de Confucio en torno a vivir sabiamente.

Buena parte de la filosofía de Confucio está dedicada a ofrecer cápsulas de sabiduría sobre la manera de vivir provechosamente y de alcanzar la virtud. En su pensamiento se ve un espíritu tolerante, que aboga por la reflexión y la moderación en la conducta. Esto queda plasmado en ideas como las siguientes:

  • Algún dinero evita preocupaciones; mucho, las atrae.
  • Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla.
  • Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a él.
  • El ir un poco lejos es tan malo como no ir todo lo necesario.
  • El que domina su cólera domina a su peor enemigo.
  • Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad.
  • La música produce una especie de placer sin el que la naturaleza humana no puede pasarse.
  • La venganza eterniza los odios.
  • Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos.
  • Nunca hagas apuestas. Si sabes que has de ganar al otro, eres un tramposo…Y si no lo sabes, eres un tonto.

LA COHERENCIA

La coherencia, una prueba de virtud.

En el pensamiento de Confucio aparecen varias alusiones a la importancia de que haya congruencia entre la forma de pensar, de sentir y de obrar. Le da una especial importancia a los actos, por ser estos los que revelan la verdadera validez de las palabras. Rechaza las posturas artificiosas y exalta la sencillez. Así piensa al respecto:

  • El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar.
  • El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.
  • El más elevado tipo de hombre es el que obra antes de hablar, y practica lo que profesa.
  • Ver la justicia y no hacerla es cobardía.
  • Así como el agua toma la forma del recipiente que la contiene, un hombre sabio debe adaptarse a las circunstancias.
  • Dale un pescado a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y comerá toda la vida.
  • La sabiduría se preocupa en ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones.
  • Sólo los sabios más excelentes, y los necios más acabados, son incomprensibles.

RELACIONARSE

La relación con los demás.

En la filosofía de Confucio aparecen muchas reflexiones orientadas a proponer fórmulas adecuadas para llevar las relaciones entre las personas. El respeto debe estar en la base de toda sociedad y la generosidad es un bien máximo, que trae ventura a quien la practica. Promueve la idea de juzgar a los demás de manera bondadosa y de mantener la concordia. Veamos algunos sabios consejos al respecto.

  • Aquel que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio.
  • Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
  • La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos.
  • La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural.
  • Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.
  • Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes.
  • Los jóvenes y los criados son los más difíciles de manejar. Si los tratáis con familiaridad, se tornan irrespetuosos; si los ponéis a distancia, se resienten.
  • No contestes a una palabra airada replicando con otra de igual tenor. Es la segunda, la tuya, la que seguramente os llevará a la riña.

EL CONOCIMIENTO

La educación y el conocimiento forman parte esencial de la filosofía de Confucio.

Este pensador creía genuinamente que la naturaleza humana es buena, pero que debe ser cultivada y formada para que llegue a su mejor expresión. El saber es una vía segura para alcanzar la virtud y la virtud trae consigo la paz interior y la felicidad. Los siguientes aforismos reflejan su pensamiento sobre el tema:

  • Aquel que sabe cuánto basta, siempre tiene bastante.
  • El buen líder sabe lo que es verdad; el mal líder sabe lo que se vende mejor.
  • El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor.
  • El que por la mañana ha conseguido conocer la verdad, ya puede morir al anochecer.
  • El tipo más noble de hombre tiene una mente amplia y sin prejuicios. El hombre inferior es prejuiciado y carece de una mente amplia.
  • Hay tres caminos que llevan a la sabiduría: la imitación, el más sencillo; la reflexión, el más noble; y la experiencia, el más amargo.
  • La ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna y sin estrellas.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER INSTAGRAM VER FACEBOOK VER TWITTER VER PINTEREST VER BLOGSPOT

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019