LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME MEDITACION ARTICULOS Y ESCRITOS PARA HOY FRASES DOBLES HD AMOR - ESPIRITUALIDAD MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS AMOR VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

IVAN TRUJILLO CUEVAS

BÚSQUEDA COMPLETA

ARTÍCULOS


Qigong para 5 elementos emocionales - La Iluminación Espiritual
17/12/2019

QIGONG PARA 5 ELEMENTOS EMOCIONALES

IVÁN TRUJILLO CUEVAS

SANACION » EMOCIONES » FRASES

Los métodos Qigong para los 5 elementos emocionales: ira, euforia, preocupación, tristeza y miedo. Te ayudaran a sanar los desequilibrios energéticos.


ARTICULO RELACIONADO

QIGONG PARA 5 ELEMENTOS EMOCIONALES

IVÁN TRUJILLO CUEVAS

QIGONG PARA LAS EMOCIONES

Los 5 elementos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua.

Como actividad espiritual es recomendable que el Qigong, sus movimientos y sus ejercicios precisos están enfocados principalmente en ofrecer salud al cuerpo y la mente, se concentra la persona practicante de esta arte milenaria, en buscar la sanación, prevención de anomalías nerviosas, físicas y espirituales, que puedan desequilibrar el comportamiento normal del cuerpo.

En este aspecto es donde el Qigong se refleja con toda su fuerza, ya que en esta corriente se necesita de la meditación para la realización de los ejercicios mentales y primordiales en el desarrollo de la actividad como arte sanadora.

Veamos que nos dice Iván Trujillo Cuevas...

EL QIGONG

Desde tiempos inmemoriales la Medicina Tradicional China se ha servido de diversas herramientas para mantener la salud del pueblo chino. Una de ellas, y para muchos la más importante, ha llegado hasta nuestros días tras transmitirse de generación en generación.

El Qigong, para quienes no lo conozcáis, es una técnica que pretende integrar el cuerpo, la respiración y la mente, mediante ejercicios físicos que contienen movimientos y posturas estáticas, acompañados de respiración abdominal y la mente focalizada en cada movimiento, todo ello para lograr un beneficio físico, mental y emocional.

Sus ejercicios se realizan de forma lenta, fluida y con estiramientos puntuales, los cuales suelen ser suaves y en los que la intención es más importante que la fuerza.

Según la Medicina Tradicional China la salud se puede ver alterada básicamente por dos motivos: por los factores patógenos externos y por los factores patógenos internos. Los primeros vienen siendo las inclemencias del tiempo (viento, humedad, sequedad,…) y los segundos sería la gestión no adecuada de nuestras emociones: la ira, la euforia, la preocupación, la tristeza y el miedo. En el caso de las emociones, que es lo que nos trae hoy aquí, si esta gestión inadecuada se prolonga en el tiempo, puede llegar a provocar un desequilibrio energético y eso a su vez algún problema de salud.

A fin de recuperar ese equilibrio energético en nuestro cuerpo, existen incontables ejercicios de Qigong, cada uno de ellos destinado a trabajar sobre uno o más de los conocidos cinco elementos o arquetipos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Estos elementos tienen un movimiento energético determinado y se entiende que todo aquello que tenga un movimiento energético similar a ellos, se encuentran relacionado entre sí.

Así entonces podemos ver la relación que existe entre la ira, que su energía es expansiva y se asemeja a la de la Madera, que actúa de la misma manera. Vemos la euforia que se comporta como el Fuego, de manera ascendente. La preocupación como la Tierra, ascendente y descendente a la vez. La tristeza como el Metal, condensado. Y por último el miedo como el Agua, que es descendente.

Para que podáis practicarlos en casa en compañía de los vuestros, os voy a explicar cómo realizar unos sencillos ejercicios de Qigong y así experimentar cómo es posible regular y equilibrar nuestras emociones moviendo nuestro cuerpo de una forma muy fácil. Cada uno de ellos podemos repetirlo tres veces.

EJERCICIOS

Descripción de los ejercicios y postura básica.

Durante toda nuestra práctica tenemos que mantener una postura de pie y relajada pero erguida, con los pies ligeramente abiertos hacia fuera y separados entre sí a la distancia de nuestra cadera, las rodillas un poquito flexionadas, el mentón retraído, los hombros bajos y las axilas ahuecadas. Vamos a hacer cuatro ejercicios, cada uno de los cuales corresponde a uno de los elementos antes citados. El quinto, la Tierra, lo utilizaremos como “separador” entre cada uno de los otros cuatro, ya que es el movimiento estabilizador.

Nota: Al final encontraran un video explicativo del Maestro Iván Trujillo Cuevas.

LA TIERRA

La preocupación como la Tierra, ascendente y descendente a la vez.

Una vez que hayamos adoptado la postura básica indicada anteriormente, a la vez que realizamos una inspiración, subiremos las manos por delante de nosotros hasta la altura de los hombros y seguidamente, durante la espiración, las volveremos a bajar realizando el mismo recorrido hasta que se coloquen por delante de nuestro ombligo. Con los dedos índices y pulgares dibujaremos un triángulo, y todos los dedos menos los pulgares apuntarán hacia el suelo. En este momento nos hemos colocado en la postura estática con la que podemos estabilizar nuestro cuerpo, nuestra respiración, nuestras emociones, ésta es la postura del elemento Tierra. Con este ejercicio estamos preparándonos para el trabajo que vamos a realizar a continuación. Mantendremos esta postura durante varias respiraciones completas, prestando atención a las mismas y realizándolas de manera lenta y relajada, pero sin forzarla en ningún momento.

EL METAL

La tristeza como el Metal, condensado.

Desde la postura anterior, subiremos las manos por delante del cuerpo hasta la altura de nuestro pecho, quedándose a una distancia aproximada de un palmo de éste. Las manos se colocarán en la “postura de rezar”, con las palmas enfrentadas entre sí, pero sin que lleguen a tocarse entre ellas. Entonces en el momento que se inicie la inspiración, separaremos las manos hasta la anchura de los hombros, manteniendo el enfrentamiento de las palmas, y al llegar la espiración, volverán a acercarse. Nuestra intención ha de estar principalmente en separar las manos, ya que cuando una persona está viviendo un estado de tristeza o de depresión, tiende a cerrarse de hombros y respirar con mayor dificultad. De esta manera favorecemos la apertura de la caja torácica y la entrada de oxígeno. Cuando acabemos la última repetición, desde la “postura de rezar”, volveremos a llevar las manos a la altura del ombligo, para adoptar la postura del elemento Tierra.

EL AGUA

El miedo como el Agua, que es descendente.

Éste es el ejercicio que resulta un poquito más exigente a nivel físico. Desde la postura anterior y mientras espiramos, vamos a ir flexionando las rodillas hasta colocarnos en cuclillas. Los talones en todo momento se encuentran en contacto con el suelo y las rodillas siempre siguen la línea de los pies, es decir, nunca se acercan entre sí. Los brazos no se mueven y la espalda se intenta mantener lo más recta posible. Cuando llegue la inspiración, iniciamos la subida poco a poco hasta casi estirar las piernas del todo. En esta ocasión nuestra intención se encuentra en la subida, ya que cuando una persona padece miedo o pánico, la energía del elemento Agua se “hunde” y de esta manera ayudamos a que vuelva a equilibrarse. Tras realizar la última repetición, nos volvemos a colocar en la postura del elemento Tierra.

LA MADERA

La Madera, su energía es expansiva como la ira.

Desde la postura de Tierra, colocamos las manos con las palmas mirando hacia arriba, separadas las muñecas del ombligo a una distancia de un palmo. Vamos a imaginar sostenemos en las manos una esfera y que éste se encuentra delante de nuestro pecho. Entonces, mientras inspiramos, vamos a subir las manos hasta la altura de los hombros, como si acariciásemos esta esfera por la parte exterior. Al llegar la espiración, las manos van a hacer el recorrido inverso hasta llegar delante del ombligo. En esta ocasión nuestra intención va a estar en mantener sujeta esta esfera, en comprimirla con suavidad tanto en la subida como en la bajada. Cuando se sufre de ira o de rabia, la energía se escapa en todas direcciones y de esta manera ayudamos a evitarlo. De igual forma, con la subida y bajada de los brazos, las costillas flotantes realizan un pequeño masaje al hígado, que es uno de los órganos que se ve más afectado cuando se convive con la ira. Como en los ejercicios anteriores, al realizar la última repetición, se vuelven a adoptar la postura del elemento Tierra.

LA EUFORIA

La euforia que se comporta como el Fuego, de manera ascendente.

Y ahora ya pasamos al último, al ejercicio del elemento Fuego. Este es el único ejercicio de la serie que contiene dos lados. Empezaremos por el lado izquierdo. Para ello, giraremos ligeramente nuestra cintura hacia la izquierda y colocaremos ambas manos palma contra palma sin llegar a tocarse, estando la mano izquierda arriba y la derecha debajo. En el momento de la inspiración ambas manos se separan, la izquierda va hacia arriba y la derecha hacia abajo, sin que la primera supere la altura del hombro y la derecha no baje más del ombligo. Al llegar la espiración se vuelven a acercar, coincidiendo a la altura del corazón. Lo repetiremos tres veces y después cambiaremos de lado, girando la cintura ligeramente hacia la derecha y alternando la posición de las manos. La intención de este ejercicio se encuentra en el acercamiento de las manos, especialmente en la mano que se encuentra por encima, ya que la euforia provoca que la energía vaya hacia arriba y así nos ayuda a devolverla a su equilibrio. Una vez realizada la última repetición, volvemos a la postura del elemento Tierra y seguidamente subimos los brazos hasta la altura de los hombros a la vez que se realiza una inspiración, y se vuelven a bajar durante la espiración hasta la posición de firme.

Después de mostraros un poquito en qué consiste el Qigong, espero haberos despertado la curiosidad y que os animéis a practicarlo en casa para que así podáis comprobar por vosotros mismos los beneficios que tiene para la salud.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020