AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | FRASES | A-Z
















LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2018 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

LA TRIADA DEL REBIRTHING

JBN

08/03/2017

Imagen N° 869 del articulo La triada del Rebirthing

CATEGORÍA N° 869
CRECIMIENTO Y TRILOGIA

La conciencia de abundancia

Las hormigas tienen arena mas que suficiente para construir sus colinas.

Los pájaros tienen abundantes ramas para hacer sus nidos.

Hay luz de sobra para que las plantas produzcan alimentos...

La gratitud es Dios que aprecia el don de Sí Mismo al mundo”.

Robert Odom

La salud no es la ausencia de enfermedad; pero la enfermedad si es una carencia de la conciencia de abundancia de valores y de la salud que vibra en todas nuestras células. Esta conciencia de abundancia tiene muchos sinónimos, tales como prosperidad, plenitud, riqueza, grandeza de espíritu, etc. y está en estrecha relación con la intuición y con la sabiduría, como dicen las Bienaventuranzas de los Esenios, ellos desde hace más de 2000 años hablaban de prosperidad,

“Bienaventurado es el Hijo de la Luz,

quien es de mente sabia,

ya que producirá a plenitud y abundancia”

La abundancia vive en la creatividad y la prosperidad. La creatividad también está relacionada con la disposición a sanar, cambiar, solucionar las dificultades y las crisis emocionales y socio-económicas. La creatividad en la prosperidad es sinónimo de “recursividad”, de mente abierta, de reingeniería, de capacidad de cambio y adaptación, según la exigencia de las situaciones ambientales (“cuando una puerta se cierra, cien se abren”)

La persona recursiva es la que:“no se amilana con la enfermedad”, “no se le arruga a nada”, “no se vara” (“el antioqueño no se vara”), “si del cielo le caen limones aprende a ser limonadas”, “al son que le toquen baila”, etc.; en otras palabras, es “la persona que no ve crisis ni enfermedades sino oportunidades en ropa de trabajo”.

Las personas que consultan las medicinas alternativas o complementarias o... tienen a la recursividad como una de sus características humanas mas sobresalientes (“que esto no tiene cura, que va, nadie ha dicho la ultima palabra”, “yo voy hasta donde un brujo si es necesario para curarme”, “con tal de curarme yo hago lo que sea”).

La persona recursiva y creativa tiene visión, es precavida en el éxito y ve cosas positivas en las situaciones adversas (“no hay feo sin su gracia”), cosas que los demás no ven; sabe reponerse de las dificultades con optimismo (“al mal tiempo buena cara”), sobrelleva su enfermedad con entereza y busca soluciones en cada nueva situación difícil (“le busca la comba al palo”), busca otras opciones de salud, etc. Es un hecho comprobado que las personas que llegan a las medicinas alternativas o complementarias o... son buscadores con abundancia de recursos.

La abundancia material no equivale a la falta de pobreza y el dinero no es sinónimo de riqueza (“el más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita, el que mas disfruta”). La riqueza basada única y exclusivamente en el dinero, puede corresponder a la más profunda pobreza de valores humanos.

La abundancia no es solamente la posesión de bienes materiales, es también la riqueza de salud, cualidades corporales, emocionales, mentales y espirituales. Algunos pensamientos que cultivan la abundancia en todo el sentido de la palabra son:

“La abundancia es mi herencia natural”

“Dios es abundante”

“El universo es abundancia”

“Dios y la vida le dan a cada quien lo que se merecen con amor’’

“La abundancia del corazón es la felicidad de la vida”

Dentro de la escala de valores de la sociedad de consumo (“la de la falsa conciencia de escasez”) las personas hacen cualquier cosa, incluso antiética y antihumana, por obtener dinero (“yo por la plata hago lo que sea”, “por la plata baila el perro”) y alcanzar fama, prestigio y “valía”, es la falsa autoestima

Recordemos que la conciencia de la abundancia es uno de los elementos más importantes para superar el asalto, el atraco, el robo, etc. (las soluciones que mencionábamos para el “no robar” son: “la abundancia es mi condición natural'', ''el universo es abundante para todos'', ''prosperidad para todos los seres'', ''la fuente de la vida es infinita'', ''todo está en mi'', etc.)

Las relaciones con prosperidad deben desarrollarse como todas las relaciones humanas, con abundancia de amor y de valores humanos, lo que permite compartir la riqueza de todos los participantes, dar con abundancia sin esperar nada a cambio, sin manipular, ni exigir, etc., disfrutar la mutua prosperidad, la plenitud con otro ser abundante. Es un compartir donde no existen ni acreedores ni deudores, solo dos seres con conciencia de abundancia compartida con pureza de intención, con el alma del servicio.

No puedo imaginar una compañía

que haya encontrado la manera de servir al cliente externo

Tom Peters

Una persona sana mental y emocionalmente tiene conciencia de servicio a los demás.

El servir desinteresadamente a los demás indica la grandeza de corazón y de espíritu en la prosperidad (enseña que la persona “no es pesetera”, que “no es amarrada”, que no esta atrapada en “la guerra del centavo”, etc.)

Quien sirve libremente a los demás recibe muchos beneficios a corto, mediano o largo plazo (“el acomedido come de lo que esta escondido”)

El servicio es propio de las almas grandes, de las personas que disfrutan su riqueza sin perder la conciencia del que necesita.

El mejor servicio es el que se brinda a los seres mas allegados, a los padres, a los hijos, a la esposa, etc., lo que se entrega en el hogar da integridad (“la caridad entra por casa”)

Todas las culturas fomentan de una forma u otra el servicio social humanitario, la solidaridad en la comunidad y el agradecimiento. Esto es una autosanación individual y social.

Las culturas indígenas americanas tienen la noble costumbre de los “pagamentos”, como una forma de agradecer a la naturaleza sus bondades y beneficios (“devolver algo de lo que se come, una fruta por ejemplo, a la tierra, es un pagamento a la madre tierra”)

Las religiones occidentales, en particular la católica, establecen la donación de los diezmos (la décima parte de los ingresos económicos, o el equivalente a un día de trabajo al año), dentro de sus practicantes, como una forma de agradecimiento a Dios; consideramos esta práctica valiosa si es orientada no única y exclusivamente hacia la organización religiosa en particular, sino hacia los seres humanos que necesitan ayuda, independientemente de su credo o religión.

Las religiones orientales, la budista, la hindú, etc., establecen como pilares fundamentales de sus prácticas la meditación, el sat sang (compartir la verdad) y el servicio en el ashram (refugio o templo) o al maestro. Consideramos esta práctica también valiosa si es orientada no solamente hacia el ashram o al maestro, sino hacia todo ser que necesite nuestro servicio.

El mejor servicio, quizás el único y valioso, es el servicio desinteresado, aquel que se realiza con pureza de intención ya que no busca ningún tipo de recompensa, servicio puro irradiado desde la felicidad del amor del alma.

Felicidad

Facundo Cabral

La persona feliz es sana y atrae personas sanas, felices y prosperas, la persona desdichada atrae desdichas y amarguras. Para alcanzar y disfrutar la prosperidad y la sanacion se requiere ser feliz, estar en un estado natural de dicha que permita trabajar, producir, compartir, crear, recrear, etc.

La felicidad natural es directamente proporcional al amor, la persona que más amor tiene en su vida es la más sana y feliz (esta es la felicidad natural, no la artificial que proviene de un medicamento, de una droga, de una adicción, de un golpe de suerte, etc.) y la persona más feliz es la mas prospera a largo plazo, en toda su vida.

Esta felicidad natural es la fuente de todo, recordemos que la felicidad es una expresión del alma, a mayor armonía interior mayor facilidad de meditación y de sanación con prosperidad espiritual y material.

En la Tríada del Rebirthing auto descubrimos que no sabemos recibir por nuestro gran bloqueo: “no merezco”.

La sabiduría del recibir es uno de los aspectos que ofrece mayor sanación y aprendizaje en la vida humana, quien sabe recibir aprende más rápida y eficientemente, se rinde con humildad y capacidad de aceptación.

Es importante saber recibir la verdad de la vida y el amor en todas las condiciones:

“Merezco la vida, merezco el amor, merezco todo lo bueno”

“Recibo más sorpresas maravillosas de la vida”

“Recibo prosperidad con amor y facilidad”

“Recibo más y más regalos del amor”

En los tres pilares del Rebirthing se requiere una gran capacidad consciente de recepción y aceptación, se necesita conciencia despierta para recibir los pensamientos espirituales más elevados, para recibir la energía a través de la respiración conectada y para recibir a la humanidad como lo que somos ''la familia humana''.

El amor a sí mismo, amar su cuerpo, su salud, etc. permite una mayor sanación y un mantenimiento de la misma. Este es un proceso de recepción que nos conduce a la autosanación y es muy valioso porque trasciende la antigua visión religiosa occidental del ''cuerpo para el sufrimiento y la expiación'', ''para purgar les pecados''.

La capacidad de recibir está en estrecha relación con la capacidad de agradecer:

“Agradezco que mi vida sea fácil y placentera”

''El que es agradecido recibe más y más''

“Valoro los regalos de la vida con facilidad”

“Recibo con alegría un nuevo y maravilloso regalo de la vida”.

“Si hay felicidad completa: mi vida”

El saber decir sinceramente ''gracias'' incluso a las ofensas (las cuales nos enseñan la verdad de nosotros mismos y de los demás) y a los momentos difíciles y dolorosos de la vida, facilita la superación del dolor y abre el cuenco del corazón con toda su sabiduría.

“Recogiendo lo que cae del cielo”

Los monjes mendicantes hindúes, los que viven meditando y sobreviven de la caridad publica, permanecen en estado de meditación con sus cuencos al lado esperando alguna limosna de buena voluntad de los viajeros que les sirva para su sustento diario.

Cualquier occidental pensaría, a la ligera, que estos monjes viven una vida miserable, pobre, con innumerables sufrimientos, etc. Pero cuando a uno de estos monjes se le pregunta que es lo que esta haciendo allí, en medio de tanta pobreza y con su cuenco, el con una profunda felicidad y con una gran sabiduría contesta: “recogiendo lo que cae del cielo”.

La persona agradecida entiende esto muy bien y lo aplica en todas sus experiencias de la vida diaria, descubre en su existencia, en su sentir mas profundo, que todo lo que tiene y tendrá “proviene del cielo”

Esta persona descubre en sus meditaciones que vive en una “lluvia de abundancia”, de oportunidades, de soluciones, de prosperidad, etc, que todo lo que ha realizado en su vida, que su pasado, su presente y su futuro, han sido, son y serán siempre “recoger lo que cae del cielo”. Esto es lo que llamamos “vivir en conciencia de agradecimiento”.

Toda vida, sanación, relación humana, etc., comienza y termina con la energía del agradecimiento, ella favorece el desarrollo de la apertura, de la conciencia de recibir, de valorar, de los pensamientos creativos, de la memoria selectiva de lo positivo. Recordemos que ''es una gracia saber dar gracias''.

La falta de agradecimiento es una falta de sabiduría, es una estrechez de mente y de corazón que cierra puertas y ventanas a la abundancia, prosperidad y a la vida en comunidad (''el desagradecido no come sino una sola vez'', “indio comido, indio ido, indio desagradecido”, etc.).

Incluso en las familias los padres vivimos constantemente esta situación de desagradecimiento por parte de los hijos, propios o adoptivos, sintiendo muchas veces su falta de agradecimiento a pesar de nuestra dedicación, entrega, y, en ocasiones, sacrificio por ellos. Las frases que decimos los padres reflejan esta situación:

“No son sino unos desagradecidos, se la pasan mirando que se le da al otro para recatear”

“No agradecen nada de lo que se les da”

“Mientras más se les da, mas piden”

“Mientras más se les da, mas desagradecidos son”, etc.

Los servicios siempre deben ser brindados sin ningún interés, ni siquiera el de despertar el agradecimiento en el otro, sin embargo la gente dice que ''al bienhechor le gusta verse correspondido''.

“Agradece a todos y a todo,

incluso al que es desagradecido”

En las relaciones sociales y familiares con conciencia de crecimiento personal y espiritual, para aprender de todos los seres con los cuales nos interrelacionamos, es muy fácil agradecer al que es agradecido; pero, agradecer al que es desagradecido es mas importante, ya que nos ayuda a conocernos y a conocer al otro, nos guía en la superación personal de nuestros limites e intereses personales al brindar el regalo, nos enseña a dar con libertad.

Todo tipo de agradecimiento sincero requiere una pausa, un estado de conciencia, meditación y profundización, de lo contrario será un agradecimiento mecánico, automático, estereotipado; en otras palabras, el agradecimiento superficial no es agradecimiento.

El verdadero sentimiento de gratitud nace de momentos de reflexión, interiorización, humildad, valoración, reconocimiento, etc. Con mayor razón requerimos el encuentro con nosotros mismos para aprender a agradecer las dificultades, las fricciones interpersonales, e incluso los pensamientos y actitudes de las personas desagradecidas.

Mas aun, llega un momento de conciencia donde agradecemos hasta las enfermedades y dolores que hemos padecido, por la fricción alma-personalidad que ella representó en un momento dado, conduciéndonos hacia un cambio de ritmo vital con su aporte de conocimientos y sabiduría, todo ello gracias a su participación en nuestro camino.

Esta es una enseñanza recibida a lo largo de muchos años de compartir meditaciones grupales con mantras, raja y agni yoga; al comenzar y, principalmente, al terminar las meditaciones saber agradecer.

Esta practica nos ha permitido cultivar la meditación en el agradecimiento, desarrollar facilidad y naturalidad para agradecer.

Además, este mantra nos ha permitido reconocer al principio de todo la importancia de saber recibir, eso es conciencia de agradecimiento, y al final de todo, la valoración de lo recibido, el nuevo estado de salud, eso solo lo brinda también “la conciencia de las gracias”.

  HOME
  PRINT
AUTORES
FRASES


LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2018