AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | + NUEVO | A-Z










LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2017
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

EL AMOR Y SUS LEYES

PATROCINIO NAVARRO

09/02/2017

Grafica 'El amor y sus leyes' Categoria 'Ley' Palabra 'Amor'

CATEGORIA N° 560: LEY (Ley y Amor)

Dios es el amor y la misericordia infinitas que crea, cuida y organiza Su Energía Universal de la que somos partícipes uno por uno todos los seres sin excepción. El amor es como un sonido: tiene una cierta vibración. Se percibe sutilmente en las personas que aman, lo mismo que se percibe el desamor en las personas que no aman. En este punto, todos sabemos que el Cosmos es una vibración continua, y nosotros vibramos en él con la frecuencia personal que resulta de la armonía interna o desarmonía internas.. La armonía propia sintoniza fácilmente con la armonía universal y con la de cada uno de nuestros semejantes en particular. De este modo, es posible acceder a través del amor como suprema manifestación de armonía, y fruto y fuente de la misma (simultáneamente) a la comunicación profunda con la Conciencia Universal desde los planos superiores de la propia conciencia liberada.

El amor es la ley del Universo

A través de la práctica meditativa, del trabajo y de la oración, realizados correcta, altruistamente y sin fanatismo ni sujeción a la letra ni a las formas, se llega a una comunicación profunda con los planos superiores de la conciencia, donde existe el conocer más allá del saber. En caso contrario, privados de la energía necesaria capaz de establecer armonía entre nuestros diversos componentes, ¿qué sucede? Tan sólo el conflicto entre mente, cuerpo, espíritu; el forcejeo entre aquello que somos y aquello con lo que nos identificamos, o entre lo que somos y nos gustaría ser, etc. y que se traduce finalmente en desazón interna, en falta de paz, en enfermedad de cualquier tipo en cualquiera de los planos con las inmediatas repercusiones en los planos inferiores. Con frecuencia nos encontramos pensando de un modo, sintiendo de otro y obrando de manera contraria a ambos. Esto es conflicto, y donde hay conflicto no es posible la paz. Primero hay que reconocer el origen del conflicto, y segundo analizar los pasos que pueden llevarnos a resolverlo.."Pedid y recibiréis".

Si enfermamos físicamente es a causa de que nuestros pensamientos primero y nuestras actuaciones después han sido contrarios a las leyes del Cosmos, que son las leyes del amor universal, en algún momento, incluso en otra existencia. El cuerpo humano es un cuerpo de pensamientos. La enfermedad es siempre hija del conflicto y a la vez un movimiento del alma hacia la salud. Nuestras enfermedades nos definen. En ellas podemos encontrarnos con rostros de nosotros mismos que ignorábamos, y aprender a evitar en lo sucesivo lo que nos condujo a ese estado... Verdaderamente, sólo un ser que supera sus conflictos puede sanar y amar plenamente.

Sólo aquel que permanece en la total quietud interior, centrado, sin dejarse arrastrar por las pasiones del ego, sin identificarse con el mundo de los sentidos, puede amar tan naturalmente como respira. No es algo intelectual; no se trata de una filosofía especial. Aquel que permanece despierto en su interior no necesita plantearse cuestión alguna acerca del amor: vivir y amar es la misma y única realidad. La relación cotidiana con el mundo del que lo vive desde una óptica superior y desinteresada, es una relación amorosa; y sus actos lo definen como a un árbol lo define su fruto.

¿Practicamos el arte de amar en las familias y en los centros de enseñanza?
¿Preparamos a los niños para liberarse de su egocentrismo inicial?
¿Superamos nuestro propio egocentrismo como educadores?

A través de las manifestaciones personales del amor; a través de sentimientos como respeto, amistad, compasión, belleza, pacifismo,( y semejantes) y profundizando en ellos, podemos ir vivenciando que el agua que procede del mismo manantial puede llegar a beberse en distintas fuentes. Confundidos tantas veces por nuestro ego humano, nos olvidamos con mucha frecuencia de la fuente primera de los más altos sentimientos que experimentamos, y tales olvidos acaban por convertirse en nosotros en una especie de laberinto de enredos y dependencias humanas, en conflicto.

Sin embargo un sentimiento todopoderoso de amar nos reclama en lo más intimo; queremos amar, deseamos amar, necesitamos amar. Necesitamos que nos amen. Nuestro Yo real necesita todo eso, porque ES TODO ESO, y tiende a manifestarse a través de todos sus vehículos. Nuestro trabajo consiste en poner en orden todos esos vehículos, todas esas energías. A partir de ese orden, el amor brotará naturalmente, sin esfuerzo, sin divisiones: más allá de lo social, más allá de la moral que se predica en los templos; más allá de lo personal; hacia ese salto más allá del ego y sus necesidades de satisfacerse.

La base para el desarrollo de la conciencia es la práctica del amor desinteresado. No basta con tener fe en Dios, no basta con recitar Su Nombre, ni usar rosarios o mantras. El amor activo es la cuestión central, y esto supone considerar lo siguiente: Quien desprecia, menosprecia u odia a su prójimo; quien guarda rencor y no perdona, no puede tener comunicación con Dios, aunque se crea un iluminado, un sabio, un gurú, o un ilustrado espiritual. De nada sirven los conocimientos sin la conciencia activa del amor, pues Dios mismo habita en cada uno de Sus hijos humanos. Es el amor activo presente en toda criatura sin excepción. Así que quien sirve a su prójimo desinteresadamente sirve a Dios.

No hace falta irse a una ONG o hacer actos heroicos; a veces basta con arrimar el hombro en los asuntos cotidianos, en estar cuando alguien te necesita y te pide ayuda, o escuchar con el corazón cuando alguien te cuenta un asunto que le preocupa. Sentir con el otro, sentirse en el otro es lo esencial. Pero no imponer tu ayuda sobre el libre albedrío del otro: esto es muy importante. Quien necesita ayuda debe pedirla, y si es legítimo el darla debe dársele. Debemos ser justos si somos padres o educadores y educar para que los pequeños sean lo menos dependientes posibles y se acostumbren a responsabilizarse de aquello que pueden hacer en cuanto tienen la edad necesaria. Deben acostumbrarse a pedir ayuda cuando la necesitan tanto como a darla cuando se les pide. Debemos evitar que los pequeños se conviertan en los tiranos de la casa o en los pasivos alumnos de las aulas.

Nuestro amor debe ser extensible al mundo natural, los animales, las plantas y los minerales: la Naturaleza. Dios está presente como esencia y fuerza manteniendo árboles, plantas, minerales, la vida. Todos formamos parte de la misma y única vida que procede del Único Dador de Vida: Dios

DESCARGAR LIBRO

CLICK ACA



LA ILUMINACION ESPIRITUAL

* MEDELLÍN - COLOMBIA *

1997 - 2017