AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | FRASES | A-Z
















LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2018 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

LA PASIÓN, MENTE Y EL CORAZÓN UNIDOS

PATROCINIO NAVARRO

09/06/2017

Grafica 'La pasión, mente y el corazón unidos' Categoria 'Crecimiento' Palabra 'Pasion'

CATEGORÍA N° 2136
CRECIMIENTO y PASION

Si quisiéramos aproximarnos a definir ese profundo estado de la mente y el corazón unidos fervorosamente, dinámicamente, más allá de lo razonable por el impulso del corazón, tendríamos que ahondar en lo más sutil del alma y observar en ella desde dónde y cómo se desarrolla ese enorme potencial de energía puesta en marcha desde un primer pensamiento que crece como bola de nieve y se dirige hacia un objeto que pudiera ser tanto interno, y perteneciente al alma misma y sus anhelos, como externo y dirigido hacia personas, animales, ideas u objetos.

La pasión tiende a realizase contando poco con la razón, y con frecuencia en guerra directa con ella en donde la pasión suele ser la vencedora contra todo criterio razonable. Un buen equilibrio entre razón y corazón garantiza el triunfo positivo si la mente toda, que debería estar al servicio del corazón, tiene a la conciencia como aliada, no a los instintos elementales de la naturaleza inferior que llevan a la razón por derroteros contra la salud del alma. Un pensamiento carente de conciencia ética origina, si es intenso, una pasión carente de conciencia espiritual y el resultado tiene siempre consecuencias negativas para el alma, debido a la Ley de causa y efecto o ley del karma.

La más alta de las pasiones, es la pasión mística, el impulso de acercarse a la divinidad, el deseo intenso de la unidad con Dios, el Todo. Y cuando el objeto de la pasión del alma es Dios, las demás pasiones se achican, se atemperan, pasan a niveles muy secundarios, o simplemente desaparecen como tales, pues la calidad y cantidad de energía que llega al alma por la acción de tan Alto Señor compensa con creces las posibles renuncias a lo demasiado humano. Entonces estaríamos hablando de pasiones superiores.A este orden, aunque en una escala inferior, pertenecerían otras pasiones que podrían ser consideradas como superiores desde el punto de vista humano, como la pasión por la belleza en cualquiera de sus formas. Música, poesía, y artes plásticas podrían pertenecer a esta categoría.

Por la ley natural del movimiento, toda pasión elevada debería conducir al éxtasis. El éxtasis es la flor del amor. Sus pétalos se construyen con Luz sutil. Este estado sería así un nuevo punto de energía que recibe la energía para el crecimiento de la pasión original.

El motor de cualquier forma de pasión es el amor al fin y al cabo. Ya sea amor humano o amor místico o amor por lo bello y hermoso, el amor siempre es la clave, pues Dios es el amor y está en todo como energía, independientemente del uso que hagamos de ella. En esencia, amor y pasión se funden entre sí y en un estadio elevado permiten a cada experimentador sentir en sí las fuerzas primordiales que dieron origen a cuanto existe y a la vez a sentirse fusionado con un Todo sin fisura alguna.

Vivimos en un Planeta aún primitivo por causa humana, y por ello alterado tanto en su clima como en su comportamiento geológico y en el de sus especies. En esta atmósfera espiritual materializada igualmente en relaciones personales y sociales, las pasiones imperantes no son precisamente las que hemos llamado superiores como las artísticas,, ni mucho menos la mística, motivadas por un amor altruista, sino aquellas otras movidas por la condición humana inferior que se mueve a impulsos de energías de baja vibración, energías provenientes de los deseos egocéntricos de miles de millones de personas. Estas energías de baja vibración forman una invisible fuerza de choque, como una barrera, opuesta al progreso de la conciencia y con ello al de las pasiones superiores. Muchos que podrían ser mejores, como quienes dirigen los asuntos del mundo, sucumben a la influencia negativa de estas fuerzas. Por eso vemos que todos los días son enjuiciados alguno de esos presidentes de esto o aquello, jefes de de naciones o de bancos, de corporaciones o negocios, administradores diversos de las energías necesarias para el bienestar público, representantes de Iglesias, de sectas, tribunos populares. ¿Su delito genérico? Haber sido seducidos por pasiones inferiores que le condujeron incluso a alguna forma de delincuencia común con el más alto grado de responsabilidad. Y aunque los culpables de propagar delitos basados en pasiones inferiores como el amor al poder, al dinero o al prestigio, no sean juzgados públicamente, ellos y sus seguidores e imitadores quedan como ejemplo del poder que puede llegar a tener la suma de esas pequeñas pasiones individuales cuando se aúnan para elegir a los gobiernos de su misma cuerda. Y en este momento, en que vemos la alta responsabilidad de estos gobiernos en la administración de bienes y recursos de las riquezas de las personas y del Planeta, podemos comprender la trascendencia de las pasiones inferiores sobre el clima espiritual y físico de la Tierra, inmersa en un profundo cambio climático por la acción humana, y ver entonces la necesidad apremiante de transformar el mundo actual de la única manera posible: transformando cada uno su conciencia, elevando uno a uno el nivel de sus pasiones en busca de la más elevada de todas ellas: un gran amor a Dios.



LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2018