¿Salvar el alma o salvar el uniforme?