DIOS
JESUS
CRISTO
BUDA
JEBUNA
ATEOS
EGO
CIENCIA
MUNDO
MAPA *
MENTE
OMRAAM
FELICIDAD
DESAPEGO
EDITORIAL
PELIGROS
RADIO
RECETAS
SABIA USTED
MEDITAR
SALUD
FRASES
VEGANOS
ECOLOGIA
+ POSITIVOS
SOCIEDAD
UNIVERSO
RELIGION
LIBROS
AUTORES *
PAZ
ORAR
SABIDURIA
CONSCIENCIA
PENSAMIENTOS
ESPIRITUALIDAD
CONOCIMIENTO
CRECIMIENTO
MORALEJAS
HUMILDAD
OSHO
ECKHART TOLLE
KRISHNAMURTI
MAHATMA GANDHI
PATROCINIO NAVARRO
ANTHONY DE MELLO
DEEPAK CHOPRA
MAESTROS
PERSONAJES
ILUMINADOS
EL AMOR
LA VERDAD
LA LIBERTAD
LA VIDA
AJEDREZ PAISA
DESPERTAR
GALERIA
MERKABA
+ VISITADOS
+ NUEVO










LA ILUMINACION ESPIRITUAL - ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
LA CREACIóN SEGúN DIFERENTES RELIGIONES

EL MATERIALISMO

PATROCINIO NAVARRO

13/03/2017

Grafica 'El materialismo' Categoria 'Ciencia' Palabra 'Materialismo'

CATEGORIA: CIENCIA

¿Tendrán los materialistas razones objetivas para suponer que la materia es algo tan fiable
como para edificar una civilización en su nombre?

EL MATERIALISMO NO SE JUSTIFICA CIENTIFICAMENTE

Parece lógico pensar que para que una civilización tenga porvenir precisa basarse en conocimientos fiables. Hoy vivimos civilizaciones basadas en la materia y en una concepción materialista de la existencia. Por tanto la pregunta sería ¿son fiables los componentes de esto que llámanos materia? Pues si son fiables, es decir suficientemente estables y permanentes, tal vez habría que contestar que sí, que la tal materia es un cimiento firme para edificar nuestra vida y nuestra civilización. De lo contrario, habremos hecho de ella un mito. Veamos.

Por qué la materia no es de fiar.

Los átomos que constituyen la materia son más o menos sutiles. Por ejemplo, el fotón es más sutil que el átomo de un guijarro. Eso parece indiscutible.

Pero ¿qué es lo que hace más o menos sutiles a los átomos? La vibración energética que determina su mayor o menor “consistencia”, la velocidad de sus componentes. Por ejemplo, del movimiento de sus electrones en sus diferentes órbitas en torno al núcleo. Los electrones de un guijarro se mueven a menor velocidad, por ejemplo, que un fotón de luz. De modo que el grado de materialidad de lo existente no responde más que a su nivel vibratorio energético. La materia no es entonces más que energía con diferente nivel de concreción: energía degradada en mayor o menor medida, y eso determina su apariencia. Los átomos de la sustancia gruesa se mueven más despacio y eso determina que exista como tal. Los átomos de luz, los fotones, se mueven mucho más rápidos y eso determina la naturaleza de la luz, y sus diversas frecuencias vibratorias determinan los colores del espectro partiendo de la luz blanca.

Si consideramos que aquello que tiene capacidad de permanecer por encima de los cambios es lo real y fiable y llamamos irreal y poco fiable para operar con ello a lo que no cumple esta condición, la materia no es real ni fiable, pues está sujeta a innumerables cambios y variaciones. Su inestabilidad responde a los movimientos de la energía que la informa. Y como la energía que la informa, en última instancia es cósmica y de naturaleza espiritual pura, los movimientos y ciclos de la materia corresponden a los ciclos y movimientos cósmicos; están relacionados profundamente con ellos. A niveles personales, nuestra energía responde a las mismas pautas, aunque no existe determinismo debido a que poseemos el libre albedrío. Sin embargo, sí existe predisposición, inclinación en la dirección correspondiente a nuestro estado evolutivo. Y desde luego, existe la capacidad de transformar nuestra energía para elevar la vibración de nuestro cuerpo y de nuestra alma.

Esto explicaría entre otras cosas, los fundamentos de la ciencia astrológica y la verdadera alquimia – que es transformación interna- tan despreciadas por el materialismo.

Los ciclos cósmicos son eras. Ahora estamos entrando en la Era de Acuario. Esta es una Era de espiritualidad, de paz, de armonía, pero tenemos pendientes muchos asuntos sin resolver durante dos mil años, muchos actos contra las leyes cósmicas (o pecados) que hemos grabado en la crónica magnética de nuestra planeta y en nuestras almas. Estas siembras se cosechan un día, y ese día está llegando poco a poco en forma de todo tipo de catástrofes y desastres sociales y personales, donde cada uno cosecha lo que sembró, y muchos encuentran la muerte física de un modo dramático, tan dramático como lo fuera su siembra en esta vida o en alguna vida pasada, pues es preciso insistir en la idea de que somos energía, y como energía somos eternos y eternamente conscientes. En cambio, lo que llamamos materia se halla sujeta a un proceso de transformación que poco a poco le conducirá a formaciones atómicas sutiles que aunque tenga formas propias habrá perdido ya su condición de materia densa. Tal es por ejemplo, el destino del cosmos material con todos sus planetas. Y ya no será posible el retorno, pues la energía de la Caída que dio origen al proceso de involución de partes de planetas espirituales que se desprendieron para cobijar a los seres de la Caída,-entre los que se encuentra la Tierra- esa energía poco a poco está desapareciendo, y así es como se desata el proceso de regreso al mundo espiritual de las formas puras al que pertenecemos cada uno de nosotros.

Física cuántica y espiritualidad: un encuentro inesperado.

A través del trabajo de los físicos cuánticos se ha desmenuzado la materia: partículas, moléculas, átomos, partículas subatómicas muy diversas...Todas ellas impulsadas por energía invisible que actúa más allá de los “cuantos” (“paquetes” mínimos visibles de energía cósmica que dan nombre, precisamente, a la Física Cuántica) descubiertos por Planck procedente en última instancia del –para un científico- incierto mundo del más allá cósmico. Sin embargo, oh sorpresa, obedecen a reglas precisas, como si cada partícula ínfima llevase grabado un misterioso e inaccesible programa que le induce a interactuar en el enorme cosmos. Un programa subcuántico, tan invisible y todavía no reconocido pero necesariamente existente como fuente de alimentación de los “cuantos”, que sirven de engarce entre el mundo material y el espiritual. De no ser así sería imposible que la energía del cosmos en general, penetrara en nosotros. Gracias, pues, a esta energía subcuántica que los alimenta, los cuantos –que contienen una parte de energía subcuántica, que es energía espiritual pura, y otra parte de energía más condensada- pueden actuar a modo de elemento de nexo entre lo extremadamente sutil y el átomo material y hacen llegar a los átomos la energía cósmica divina. Gracias, pues, al trayecto Espíritu Universal(Dios)-subcuantos-cuantos, la energía cósmica puede llegar a los átomos. En nuestro caso, como seres humanos, llega así a nuestras células y órganos compuestos por átomos en definitiva. Sí, pero ¿En qué medida? En la medida que estos se hallen libres de interferencias tanto materiales (sustancias tóxicas, p. Ej.), como sutiles, (pensamientos o sensaciones negativas p. Ej.) que pueden bloquear con su carga energética contraria a las leyes de la energía cósmica -la que procede de los subcuantos- el acceso de esta energía divina a los átomos, células corporales y órganos de nuestro cuerpo físico. En el caso de minerales, plantas y en el mundo animal es mucho más fácil ese acceso, debido a que,- a no ser que hayamos envenenado su hábitat,- no existen interferencias físicas ni elementos síquicos contrarios a las leyes espirituales. Por tanto, las plantas y los animales reciben con más facilidad la energía cósmica, y esa es la razón por la que enferman menos. Los animales, al ser seres puros, cuya alma colectiva no se haya cargada son especialmente receptivos a la energía divina y viven en armonía con ella. No puede decirse lo mismo de los humanos, que enfermamos por no estar en las condiciones adecuadas para recibir la energía cósmica al tener elementos que la bloquean. Así que las enfermedades no son castigos divinos ni producto del azar. Son nuestra cosecha.

Un místico o un creyente practicante, sabe y experimenta que esa fuente de energía incesante que mantiene en pie ordenadamente al Universo en todos sus ámbitos, desde la mayor de las galaxias a un simple fotón, esa gigantesca fuerza inimaginable, pero omnipresente, es Dios.

En Dios se hallan presente las virtudes y cualidades que definen la energía espiritual de los cuantos: orden, voluntad, sabiduría, seriedad, paciencia, amor y misericordia.

Cada uno de nosotros nació con alguna de esas cualidades más desarrolladas y sus virtudes específicas, cuya presencia en nuestra alma son fuerzas que debemos hacernos consciente y utilizar para servir a Dios, fuente de nuestra energía. Esta conexión cósmica nos ayudará a fortalecer nuestra alma y nuestro cuerpo, y es la puerta de entrada preferente para nuestra vida en la Tierra y en el Más Allá. (Por tanto se hace imprescindible el proceso místico de encarnar al Ser, de Cristificarse).

La contradicción científica de la ciencia materialista ante la verdad.

Aunque no a todos, de lo contrario no habría avanzado la ciencia, a la mayor parte de los científicos parece que esto no les interesa y que el nombre de Dios no les gusta, como tampoco esa idea de orden profundo e inmutable cuya energía alimenta a los cuantos. Creen estar más allá del bien y del mal, y los que afirman no creer en Dios, ellos mismos quieren serlo yde ahí sus experimentos en esa dirección, pero prefieren, -curiosamente para ser científicos,- quedarse asombrados con el misterio que nutre a los átomos antes que aventurarse en investigar su naturaleza por otros medios. Los que se aferran al materialismo y experimentan para ver si consiguen la inmortalidad humana en la Tierra, no quieren saber nada sobre Dios ni espiritualidad y prefieren llamar Azar a leyes que ignoran. Así que ahí tenemos a tantos científicos actuando justo como contrarios al método que proclaman: contra la evidencia y desde la creencia, la suya, de que es posible construir una materia inmortal. Tal contradicción les impide aceptar la idea de Un Manantial creador de energía inacabable y múltiple y les ciega a la posibilidad de intuir la existencia de otros mundos diferentes al mundo material donde esa misma energía pudiera manifestarse de otros modos. Confieren al azar el papel que los antiguos griegos y romanos daban a sus dioses: caprichoso o fiel, dadivoso o tacaño, bondadoso o malvado. En definitiva, a favor a favor o en contra de uno por sus inescrutables designios. Creen en un destino ciego que les castiga o les premia, lo cual, por cierto, no tiene nada de científico.

Y en este error de apreciación se basan los que dirigen el mundo materialista que nos ha tocado vivir y aquellos que participan de sus esquemas de pensamiento, independientemente de sus rechazos o afinidades políticas. Y en esta profunda ignorancia y sobre ella se ha construido este mundo en el que todos hemos puesto algo de nuestra parte y al que le ha llegado la hora de ser revisado. Al mismo tiempo puede ser un un buen momento para tratar de averiguar la parte que cada uno ha puesto para hacerlo posible, y tratar de cambiar en nuestra vida lo que pensemos que es correcto cambiar para hacer de este planeta y de nuestra existencia algo hermoso.



LA ILUMINACION ESPIRITUAL

* MEDELLÍN - COLOMBIA *

1997 - 2017