DIOS
JESUS
CRISTO
BUDA
JEBUNA
ATEOS
EGO
CIENCIA
MUNDO
MAPA *
MENTE
OMRAAM
FELICIDAD
DESAPEGO
EDITORIAL
PELIGROS
RADIO
RECETAS
SABIA USTED
MEDITAR
SALUD
FRASES
VEGANOS
ECOLOGIA
+ POSITIVOS
SOCIEDAD
UNIVERSO
RELIGION
LIBROS
AUTORES *
PAZ
ORAR
SABIDURIA
CONSCIENCIA
PENSAMIENTOS
ESPIRITUALIDAD
CONOCIMIENTO
CRECIMIENTO
MORALEJAS
HUMILDAD
OSHO
ECKHART TOLLE
KRISHNAMURTI
MAHATMA GANDHI
PATROCINIO NAVARRO
ANTHONY DE MELLO
DEEPAK CHOPRA
MAESTROS
PERSONAJES
ILUMINADOS
EL AMOR
LA VERDAD
LA LIBERTAD
LA VIDA
AJEDREZ PAISA
DESPERTAR
GALERIA
MERKABA
+ VISITADOS
+ NUEVO










LA ILUMINACION ESPIRITUAL - ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
PARA LAS RELIGIONES ORGANIZADAS LA DUDA ES PELIGROSA

DOS POEMAS TANTRISMO

TANTRISMO

30/03/2017

Grafica 'Dos poemas tantrismo' Categoria 'Conocimientos' Palabra 'Tantra'

CATEGORIA N° 1242: CONOCIMIENTOS

Conocimientos y Tantra

El tantra (en sánscrito: तन्त्र ‘tejido’, en el sentido de la continuidad) o tantrismo es cualquiera de las variadas tradiciones esotéricas basadas en las religiones de la India. Existe en variantes hindúes, budistas, jainas y bönpo. El tantra en sus variadas formas, existe en países como Birmania, Bután, Camboya, Corea, China, India, Indonesia, Japón, Mongolia Nepal, Pakistán, Sri Lanka y Tibet.

Según algunas fuentes, esta doctrina se basa en un conjunto de escritos llamados Tantra que —según la tradición— aparecieron aproximadamente en el siglo VI aec de la mano de Siddharta Gautama (el Buda histórico). Pero se cree que antes de los Vedas y posiblemente relacionado con las semillas del taoísmo que apareció en China), conoce la existencia de una religión y un shamanismo tántrico.

El tantra es una de las tres escuelas más importantes del hinduismo contemporáneo (las otras dos son el shivaísmo y el vaishnavismo) y la principal dentro del budismo tibetano.

DOS POEMAS

AUDICIÓN TÁNTRICA

Una escalera vestibular
me lleva a tu voz, a tu llamado,
a pisadas sonoras.

Tú regresas aunque jamás te has ido.
Me susurras. Me despiertas.

Cuando tocas en la puerta
levanto el velo, te miro.
Ven conmigo, me imploras.
No dormiré en silencio.

El infierno es el sequedal de vibraciones.
Eres mi novia, el sonido.

¿Quién arrebatará mi lira
para siempre, en este túnel
y en tan altos peldaños?
No sé, seguramente nadie.

Chapotearé en axonas bipolares y eferentes
porque iremos al pabellón más puro:
la concha iluminada de tu eco.

En chispas de potasio
te descubriré, equilibrándome
sobre cilios mielinosos.

Me colgaré de un pelo transductivo.
¡Tanto te quiero, Eurídice!

Por oírte, ya verás, seré
martillo, yunque, estribo
e iré caracoleando,
por células ciliadas y perdido
pero cantando amor
entre 20,000 estalactitas de las grutas,
por oírte,
por hallarte,
por quererte.

A la ventana oval juntos llegaremos.
Escucharé las notas más tenues.
y más altas de tu canto.

¡Irás a mi cerebro, fluyendo,
misteriosa, y yo al tuyo,
tú y yo, gloriosamente, en el mío!

LOLA, LA IMPACIENTE

Impaciencia vestida de fe es la tristeza de Lola.
Es andrajo de mendigos que esperan
y concluyen «Eres inütil, clamor.
Nadie responde. Ninguno que nos hable».

Tómala en cuenta, Sustentador,
si díste la tierra pura y fértil y su raíz
se secó. Mira sus hojitas marchitas.
Mira que Lola gime. Desespera por Ti.

Se escondió del sol y no se alimenta.
Mira que tiene prisa de morir.
Tómala en cuenta porque el árbol llora
con ella el desamparo, recibe el trato ecológico
de las vibras amargas, el aguijón de los astros errantes;
pero te quiso y por fe acudió a tí, ella
más golpeada que otros, tóxicamente herida
de sal, Lola vulnerable y pordiosera.

Creyó que eres dulzura que a los labios humedece
como el beso; rocío sobre el pétalo de hiel.
Déjala creer un poco más en que vendrás.

No la dejes morir. Su tristeza es impaciencia vestida
aún por tu fe; pero su árbol, de hastío.
Encima de su amargura aún no le sirve
el ropaje que tú das, remedio eterno.

Ella se viste de palabras
cuando aún no se ha desvestido su tormento.
Tómala en cuenta, Sustentador.
Abre la fosa a la angustia que la aturde.
Désnudala de una vez y házle el amor.

Confírnale la nutrición que das;
dále al fin fruto. Préñala. Renueva su raíz.
Mira que no es perversa quien,
aún en su impaciencia, te bendice
y a tu esperanza invoca como la tierra dulce.

Yo la comprendo.
Lola se cansó de esperar.
la tierra húmeda y feraz.



LA ILUMINACION ESPIRITUAL

* MEDELLÍN - COLOMBIA *

1997 - 2017