AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | FRASES | A-Z
















LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2018 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

DESACREDITA LA RELIGIÓN

JIDDU KRISHNAMURTI

10/03/2017

Imagen N° 899 del articulo Desacredita la religión

CATEGORÍA N° 899
CONOCIMIENTOS Y RELIGIONES

¿Es posible una vida religiosa?

¿Es posible una vida religiosa en este mundo moderno?

Lo cual no significa hacerse monje o unirse a un grupo organizado de monjes. Podremos descubrir por nosotros mismos qué es realmente, verdaderamente una vida religiosa solo cuando comprendamos lo que son en verdad las religiones y dejemos todo eso de lado, no pertenezcamos a ninguna religión, a ninguna religión organizada, a ningún gurú, y no tengamos ninguna autoridad, psicológica o la así llamada espiritual. La autoridad espiritual no existe en absoluto. Ese es uno de los crímenes que hemos cometido: hemos inventado al mediador entre la verdad y nosotros mismos. Así, uno empieza a investigar qué es la religión, y en el mismo proceso de esa investigación vive una vida religiosa, no al final de ello. En el mismo proceso de mirar, observar, discutir, dialogar, cuestionar y no tener ninguna creencia o fe, uno ya está viviendo una vida religiosa.

La mente religiosa

La mente religiosa es algo por completo diferente a una mente que cree en la religión. Uno no puede ser religioso y sin embargo, ser hindú, musulmán, cristiano o budista. Una mente religiosa no busca en absoluto, no puede experimentar con la verdad. La verdad no la dicta el placer o dolor de uno, o su condicionamiento como hindú, o cualquier religión a la que pertenezca. La mente religiosa es un estado de la mente en el cual no hay miedo, y por tanto, ninguna creencia en absoluto, tan solo lo que es. Lo que realmente es.

La mente religiosa es explosiva

¿Podemos descubrir por nosotros mismos cuál es la mente religiosa?

El científico en su laboratorio es realmente un científico; no es persuadido por su nacionalismo, por sus miedos, por sus vanidades, ambiciones y exigencias limitadas; allí está meramente investigando. Pero fuera del laboratorio es como cualquier otra persona con sus prejuicios, ambiciones, vanidades, celos, con su nacionalidad y todo eso. Una mente así no tiene acceso a la mente religiosa. La mente religiosa no funciona desde un centro de autoridad, centro que puede ser conocimiento acumulado como tradición, o experiencia acumulada -la cual, en realidad, continúa la tradición, continúa el condicionamiento-. El espíritu religioso no piensa en función del tiempo, de resultados inmediatos, de una reforma inmediata dentro del patrón de la sociedad [...]. Dijimos que la mente religiosa no es una mente ritualista, no pertenece a ninguna iglesia, a ningún grupo, a ningún patrón de pensamiento. La mente religiosa es la mente que ha penetrado en lo desconocido, y uno no puede dar con lo desconocido excepto de un salto; no puede entrar en lo desconocido mediante un cálculo cuidadoso. La mente religiosa es la verdaderamente revolucionaria, y la mente revolucionaría no es una reacción a lo que ha sido. La mente religiosa es, en realidad, explosiva, creadora -no creadora en el sentido de lo que esa palabra implica para la poesía, la decoración, la arquitectura, la música, etc.-; es una mente que se halla en estado de creación.

Creencias

Muchos de nosotros tenemos creencias muy fuertes que percibimos como si fueran el resultado de la intuición; pero no es así. Estas creencias son el resultado de esperanzas, anhelos y temores secretos; ellas nos guían inconscientemente, nos fuerzan a emprender ciertas actividades, y toda experiencia es traducida de acuerdo con nuestras creencias y nuestros ideales. Por eso no hay comprensión de la vida, sino tan sólo acopio de recuerdos auto protectores que aumentan en su intensidad y limitación a causa de nuevas experiencias. Si están atentos, observarán que este proceso tiene lugar en ustedes y que sus actividades tratan de aproximarse siempre a un patrón, a un ideal. La aproximación a un ideal es llamada éxito, realización, felicidad; pero lo que uno ha logrado de hecho es rigidez, completo aislamiento y autoprotección al escapar hacia la seguridad. Por lo tanto, no hay comprensión de la vida ni terminación de la ignorancia con su dolor y su confusión.

  HOME
  PRINT
AUTORES
FRASES


LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2018