LA ILUMINACION ESPIRITUAL
HOME
+ NUEVO
BUSCAR
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

LA ILUMINACION ESPIRITUAL ‚ÄĘ ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES ‚ÄĘ DIOS TODO Y ETERNO: AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

COMO ABRIR EL TERCER OJO

POR: JBN ¬Ľ GALERIA

COMO ABRIR EL TERCER OJO

CATEGORIA: CONOCIMIENTOS

8/17/2016

Los egipcios se serv√≠an de √©l para anticiparse al futuro, los hind√ļes lo consideraban la llave de la iluminaci√≥n y los, aztecas intentaban despertarlo para obtener una visi√≥n directa de lo invisible. Lo cierto es que el tercer ojo fue considerado el ‚Äú√≥rgano del alma‚ÄĚ en numerosas civilizaciones ya extinguidas y que todas ellas coincidieron en ubicarlo en el entrecejo, sobre la frente.

Durante a√Īos, el tercer ojo fue incluido en el terreno de lo m√≠tico, pero en la actualidad la ciencia cree haber establecido una conexi√≥n entre √©l y la gl√°ndula pineal, un √≥rgano de funci√≥n desconocida que todos los seres humanos poseemos, casi oculto entre la masa encef√°lico.

El esoterismo y la parapsicolog√≠a insisten en se√Īalar al tercer ojo como el responsable de la telepat√≠a y la visi√≥n extrasensorial. Aseguran, adem√°s, que si bien los m√≠sticos y los ni√Īos peque√Īos son quienes tienen mayores posibilidades de utilizarlo, todos podemos despertar su poder con un poco de pr√°ctica, para abrimos as√≠ al maravilloso universo de la intuici√≥n.

MILENARIAS TEOR√ćAS SOBRE EL OJO SAGRADO

Se cree que en el Paleol√≠tico los seres humanos conoc√≠an la existencia del tercer ojo, ya que se han encontrado en diversos puntos del planeta antiguos cr√°neos que hab√≠an sido trepanados en la frente y en la coronilla: una pr√°ctica bastante habitual en el centro de Europa y en la Am√©rica Precolombina, cuyo fin era ‚Äúabrir‚ÄĚ un ojo artificial, en el lugar exacto en donde deb√≠a ubicarse el verdadero ojo sagrado.

Pero la teor√≠a esot√©rica m√°s antigua sobre el tercer ojo la encontramos reci√©n en Egipto. Para los egipcios s√≥lo los faraones pose√≠an este √≥rgano de visi√≥n extrasensorial, al que llamaron el ojo de Horus. En muchas de sus pinturas sagradas, lo representaron como un triple ojo, s√≠mbolo de la trinidad ocultista del dios Tot. Y tambi√©n en numerosos sarc√≥fagos, estatuas y en los relatos del ‚ÄúLibro oculto de la morada‚ÄĚ (la gran obra religiosa de los habitantes del Nilo) el tercer ojo aparec√≠a asociado a una serpiente, ya que este animal, enrollado en espiral sobre la frente de un iniciado, permit√≠a leer el destino.

La otra civilizaci√≥n que se ocup√≥ de la existencia del tercer ojo fue la hind√ļ. Los lamas tibetanos, en su intento por lograr el desarrollo interior a trav√©s de la capacidad de la mente, consideraban el tercer ojo como un punto de proyecci√≥n hacia la conciencia c√≥smica. Asociaban este sitio con el sexto chakra (uno de los centros superiores de energ√≠a del cuerpo humano, situado entre ambas cejas), adjudic√°ndole las funciones de aguzar la intuici√≥n y de permitirle al hombre el √©xtasis.

Casi todas las técnicas para abrir el tercer ojo son herencia de los monjes del Tibet. Meditar, llevando toda la atención al entrecejo es una de ellas, así como concentrarse en la observación de cristales (que reflejan la luz tal como el tercer ojo multiplica la Verdad), ya sea cristal de roca, una bola de cristal o incluso un cuenco de agua cristalina. La trepanación también era habitual entre los lamas orientales para ayudar al florecimiento de este poder intuitivo, aunque en la actualidad se considera que esta práctica es muy peligrosa, ya que una persona que no esté preparada para ver el futuro, distinguir el aura humana o realizar viajes astrales, corre el riesgo de enloquecer.

Cuando un lama iba a ser trepanado, permanecía a oscuras un día entero, con una compresa de hierbas anestésicas sobre su frente. Al amanecer se lo conducía a otra habitación, en la cual un grupo de lamas le clavaban en el entrecejo un punzón esterilizado, hasta llegar al hueso. Durante 3 semanas, el iniciado permanecía sin comer, con una astilla de madera en su herida. Al finalizar este período se quemaba la astilla con incienso, como ofrenda, luego de lo cual el lama era ya capaz de distinguir el aura de las personas a voluntad.

LA GL√ĀNDULA DE LA LUZ

Para los biólogos del siglo pasado, la glándula pineal era apenas un órgano atrofiado, que a lo largo de la evolución humana había perdido su función y, utilidad. Pero cuando en 1959 el investigador norteamericano Aaron Lerner relacionó este órgano con la producción de una hormona llamada melatonina, muchos estudiosos se interesaron en esta glándula y en las legendarias teorías que la vinculaban al tercer ojo. Lo primero que se descubrió fue que la glándula pineal, a pesar de estar ubicada en el centro de la masa encefálica, era casi tan sensible a la luz como la retina: la oscuridad lograba activarla, llevándola a producir mayor cantidad de melatonina, mientras que la luz la mantenía en una especie de letargo.

Como la melatonina es una hormona que interviene en el desarrollo sexual y tambi√©n en ciertos cuadros depresivos, se pudo comprender entonces por qu√© en pa√≠ses fr√≠os, donde la luz solar era escasa, la poca estimulaci√≥n de la gl√°ndula pineal ocasionaba una maduraci√≥n sexual tard√≠a y cuadros depresivos mucho m√°s frecuentes. Pero al mismo tiempo (aunque las estad√≠sticas no se ocupasen de este ‚Äúdetalle‚ÄĚ) tambi√©n en los lugares de inviernos rigurosos como el Tibet o Escandinavia los poderes paranormales parec√≠an m√°s frecuentes, a causa de una mayor actividad pineal.

Mientras la biolog√≠a humana realizaba estos descubrimientos, los zo√≥logos y paleont√≥logos descubr√≠an que numerosos animales poseen tambi√©n una gl√°ndula semejante a la pineal, la cual est√° estrechamente relacionada con el instinto de conservaci√≥n y con el reloj biol√≥gico. La novedad que aportaron estas investigaciones fue que tanto los reptiles prehist√≥ricos como las palomas y ciertos peces, percib√≠an -gracias a esta gl√°ndula- variaciones en el campo magn√©tico y distingu√≠an adem√°s los cambios de intensidad en las ondas ultravioleta, siendo probable que esta percepci√≥n les permitiese ‚Äúver‚ÄĚ realidades que los humanos ni siquiera sospechamos.

Estos datos llevaron a los investigadores a remitirse a las fuentes del budismo, que ya en el siglo V a.c sosten√≠a que el sexto chakra, donde se ubica la gl√°ndula pineal, es una ventana hacia la luz divina. Para estos ascetas, el tercer ojo es una especie de ‚Äúantena c√≥smica‚ÄĚ y su doctrina sosten√≠a que aprendiendo a desbloquear energ√©ticamente este sitio cualquier ser humano -seg√ļn sus propias experiencias personales- podr√≠a comunicarse con seres no f√≠sicos, leer el pensamiento y visualizar el aura de quienes los rodeaban.

Algunos neurobi√≥logos de avanzada, convencidos de la verdad biol√≥gica que se ocultaba en los preceptos del misticismo, comenzaron a experimentar con animales y luego con seres humanos para determinar si la gl√°ndula pineal era o no un √≥rgano atrofiado. Fue as√≠ que, luego de diversas pruebas, el doctor espa√Īol Jos√© Luis Bardasano elabor√≥ en 1971 una tesis fundamental que lleva su nombre.

Seg√ļn este cient√≠fico, si bien no se puede afirmar categ√≥ricamente que el tercer ojo exista tal como lo describieron los egipcios y los hind√ļes, s√≠ puede asegurarse que la gl√°ndula pineal es la sede anat√≥mica de la percepci√≥n extrasensorial y que, a pesar de estar poco desarrollada en el hombre, se la puede estimular convenientemente con pr√°cticas de meditaci√≥n profunda y con ejercitaci√≥n lum√≠nica

La glándula pineal se activa en la oscuridad y se atrofia al recibir demasiada luz. Esto fue comprobado ampliamente por los neurológicos que enunciaron las teorías VELO y VEO, vinculadas con este fenómeno.

VELO es el nombre que se le aplica a la activación de la glándula pineal, mediante sesiones de oscuridad prolongada, hasta lograr ver los objetos a pesar de la falta de luz. “Tras un entrenamiento de varias sesiones -relata un sujeto en prueba de adaptación VELO-colocaron ante mis ojos un objeto que no llegué a reconocer, antes de quedar sumergido completamente en las sombras. Primero distinguía una luminosidad grisácea pero llegó un momento que noté claramente que se trataba de un ramo de orquídeas. Lo más interesante es que llegó un punto en que pude ver sus colores y todos sus detalles, gracias a una especie de luz pulsante que irradiaba de la planta “.

Otra forma de entrenar la glándula pineal es mediante la práctica del VEO, que consiste en permanecer con los ojos vendados en un sitio luminoso, tratando de concentrar la energía en el entrecejo, hasta percibir las imágenes. Este ejercicio es más complicado que la práctica VELO, requiere mayor entrenamiento y concentración y, por eso, para quienes se inician en el desarrollo de su tercer ojo es más recomendable acudir a la técnica VELO.

De todos modos, ambas ejercitaciones lumínicas son de gran utilidad para mejorar el funcionamiento pineal: permitiendo que en forma paulatina se aprenda a ver en la oscuridad, mejorando la propia intuición y ayudando a que quienes las practican puedan distinguir el aura (una irradiación luminosa y colorida que rodea a todos los seres vivos). Para efectuar usted también una ejercitación lumínica, proceda de la siguiente forma:

Elija un sitio tranquilo y que pueda oscurecerse por completo. Coloque frente a usted un objeto colorido (por ejemplo, un ramo de flores), apague la luz y permanezca observ√°ndolo en la oscuridad durante 10 minutos.

Durante, este lapso intente mantenerse muy concentrado. Para lograrlo respire lenta y profundamente, tratando adem√°s de no pensar en ning√ļn asunto que pueda distraerlo de su pr√°ctica.

Repita en forma diaria, durante una semana, la práctica VELO. Trate de estar atento a los nuevos detalles que descubra cada día en el objeto citado, ya que a pesar de la oscuridad su glándula pineal se irá aguzando hasta permitirle distinguir los detalles de forma y los tonos.

Busque la colaboraci√≥n de alguna persona para aplicar la ejercitaci√≥n VELO en la visualizaci√≥n del aura. Durante una semana, tal como hizo con las flores, observe a su compa√Īero en la oscuridad, tratando de concentrarse sobre todo en su cabeza y sus manos.

Si usted consigue abrir los canales energ√©ticos de su gl√°ndula pineal llegar√° a notar irradiaciones en la cabeza y las manos de su acompa√Īante (le causar√° la impresi√≥n de que estos miembros se alargan) a pesar de no haber luz en el cuarto. Si adem√°s de] contorno de estos miembros logra distinguir matices de color, ser√° sin√≥nimo de que su tercer ojo est√° comenzando a despertarse.

Una vez adquirida esta facultad pineal, consiga un cristal de cuarzo y repita los ejercicios sosteniendo esta piedra sobre su entrecejo. Potenciará de este modo la capacidad energética de su sexto chakra y tal vez -si usted es una persona que logra conectarse con su parte intuitiva- pueda no sólo ver el aura sino también anticiparse a sucesos futuros cada vez que realice la experiencia.

CONCLUSI√ďN

Se cree que ciertas especies animales y algunos antecesores del hombre poseían efectivamente desarrollado un tercer ojo sobre su frente, y que hoy este órgano se ubica en el centro del cráneo, convertido en una glándula que lleva el nombre de pineal.

La principal funci√≥n de esta gl√°ndula ser√≠a la de posibilitar la percepci√≥n extrasensorial. Si se la ejercita adecuadamente (lo cual para los hind√ļes consistir√≠a en despertar el sexto chakra el ser humano ser√≠a capaz de desplegarse hacia otros mundos, evadirse del tiempo y del espacio, viajar al pasado o al futuro y leer el pensamiento, tal como se supone que algunos animales ‚Äúprimitivos‚ÄĚ pueden hacer en la actualidad. Le hemos ofrecido aqu√≠ una serie de pr√°cticas para iniciarse en el desarrollo de este √≥rgano. La constancia y, sobre todo, la paciencia ser√°n sus mejores aliados en esta tarea. No desespere, no se apresure y -lo que es fundamental- piense que el nivel de resultados que alcance est√° √≠ntimamente relacionado con su capacidad extrasensorial y con lo que el Universo est√° dispuesto a otorgarle en este momento de su vida. Ac√©ptelo.

PARA DESPERTAR EL TERCER OJO

Diferencia de los m√≠sticos orientales, muchos cient√≠ficos de Occidente opinan que no es posible que ning√ļn ser humano pueda aprovechar por completo la energ√≠a de su gl√°ndula pineal. Sin embargo, todos aquellos que se han ocupado del tema coinciden en afirmar que practicar ejercicios en una habitaci√≥n oscura es el mejor m√©todo para que las potencialidades del tercer ojo se activen.

La técnica correcta para estimular el tercer ojo es la siguiente:

Con la luz apagada, siéntese en forma cómoda si es posible el el piso, sobre una alfombrilla y con las piernas cruzadas y comience a respirar en forma profunda, llevando el aire al abdomen. Cuando sienta que su respiración se ha estabilizado y perciba una agradable sensación de serenidad interior, concéntrese en su entrecejo y entreabra ligeramente los ojos. Lleve ahora su mirada a este punto entre ambas cejas, ya que este es el asiento natural del tercer ojo. Toda su atención debe permanecer allí, observando este centro energético en medio de la oscuridad (si prefiere puede hacerlo con los ojos cerrados)

En este mismo sector, imagine un punto de azul intenso, al que seguir√° mirando.

Ahora comience a trabajar con un mantram. Tratando de sacar el aire del estómago, pronuncie nueve veces el sonido EN y nueve veces el sonido IN.

Al terminar, intente relajarse, permaneciendo unos minutos m√°s en la oscuridad. Y luego √°brase a las im√°genes premonitorias que pueden comenzar a fluir libremente por su inconsciente.

Lo ideal es repetir este ejercicio tres veces al día, durante seis meses. Aunque, si la práctica se realiza en forma regular, puede ser efectuada con menos frecuencia.


ir al homeimprimircolaboradoresEncuesta sobre nuestra web

RELACIONADOS CON EL TEMA "OJOS"

RELACIONADOS CON EL AUTOR "JBN"

IMPORTANTE: En este sitio no tratamos de convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a trav√©s de los conocimientos y as√≠ descubrir la grandeza del Creador Supremo. En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus ense√Īanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y as√≠ la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. VER ADVERTENCIAS...

La espiritualidad no es un negocio y mucho menos una mercanc√≠a. No se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. No pongas tu espiritualidad en riesgo en manos de inexpertos, sigue a Dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el √ļnico que sabe c√≥mo comunicarse con tu ser, s√≠guelo. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a trav√©s de su manifestaci√≥n, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfecci√≥n sagrada. Obedece el aqu√≠ y el ahora, es el amor manifestado, es presente absoluto y vive.

COLOMBIA - ANTIOQUIA - MEDELL√ćN

Subir al cielo