27/04/2017

DIOSPELIGROSSALUD PAZ OSHO LA ILUMINACION ESPIRITUAL
JESUSCRISTIANOSFRASES LINK AMIGASECKHART TOLLE EL AMOR
CRISTONATURALVEGANOS SABIDURIAKRISHNAMURTI LA VERDAD
BUDA + NUEVOECOLOGIA CONSCIENCIA MAHATMA GANDHI LA LIBERTAD
JEBUNA EDITORIALPOSITIVOS PENSAMIENTOSPATROCINIO NAVARRO LA VIDA
ATEOS GRAFICASSOCIEDAD CONOCIMIENTO ANTHONY DE MELLO
VERDAD ABSOLUTACorreos y Boletines
Ajedrez Paisa - Medellin Colombia SIGUENOS EN FACEBOOK SIGUENOS EN TWITTER
EGO RADIO - TVUNIVERSO ESPIRITUALIDAD DEEPAK CHOPRA
CIENCIA RECETAS RELIGION ENSEÑANZAS MAESTROS
DESPERTAR SABIA USTEDLIBROS MORALEJASPERSONAJES
VARIOS MEDITARMERKABA HUMILDADILUMINADOS

EL CORAZON DE DIAMANTE

Almaas Hameed Ali

Naci?en Kuwait en 1944. A los dieciocho a?s, se traslad?a EE. UU para estudiar Filosof? en la Universidad de California en Berkeley. Durante ese tiempo su inter?, cada vez m? grande, en la investigaci? de los aspectos psicol?icos y espirituales de naturaleza humana, le llevaron a la creaci? de su primera obra, `La Via del Diamante`:`La V? del Diamante es un camino de sabidur?, un acercamiento a la investigaci? de la Realidad y el trabajo sobre uno mismo que conduce a la madurez humana y la liberaci?. Por nuestra visi? particular de Realidad no es del todo acertado pensar en este acercamiento como el trabajo espiritual, ya que no se separa lo espiritual de lo psicol?ico, la vida f?ica diaria y la investigaci? cient?ica del contenido de percepci?.`

EL CORAZ? DE DIAMANTE

CAPITULO I

EN EL MUNDO, PERO NO DEL MUNDO

Hay un dicho suf? ?Estar en el mundo, pero no pertenecer a ??. Esta frase puede tener varios significados. El significado depende de la situaci? y de tu propio desarrollo y capacidad de comprensi?. ?Estar en el mundo, pero no pertenecer a ?? es un asunto de orientaci?. Hablar?sobre algunos de los significados de esta frase de modo que pod?s tener una mejor comprensi? de lo que estamos haciendo aqu?

Cuando nace un beb? es todo esencia o puro ser. Su esencia no es la misma, desde luego, que la esencia de un adulto desarrollado o realizado. Es la esencia de un ni?, indiferenciada, como un gran amasijo. A medida que el ni? se desarrolla, la personalidad comienza a desarrollarse como resultados de interacciones con el entorno y especialmente con los padres. Puesto que la mayor? de los padres se encuentran identificados con sus personalidades y no con su esencia no reconocen ni animan la esencia del ni?. De modo que, al cabo de unos pocos a?s, la esencia es, de hecho, olvidada, y en lugar de la esencia, se desarrolla la personalidad. La esencia es reemplazada con distintas identificaciones. El ni? se identifica con uno u otro padre, con esta o con esa experiencia, y con toda clase de nociones obre ? mismo. A medida que el ni? crece, esas identificaciones, experiencias y nociones se consolidan y estructuran como su personalidad. El ni?, y posteriormente el adulto, creen que esa estructura es su verdadero ?yo?.

Sin embargo, para empezar su esencia estaba all?y a? sigue estando all? Aunque no fue vista ni reconocida e incluso fue rechazada y herida de diversas maneras, est?a? all? Para protegerse a s?misma se han enterrado, se ha puesto a cubierto. La protecci? es la personalidad.

No hay nada malo en tener una personalidad. Has de tener una. No podr?s sobrevivir sin ella. Sin embargo, si tomas la personalidad como aquello que realmente eres, entonces est? distorsionando la realidad porque t?no eres tu personalidad. La personalidad est?compuesta de experiencias del pasado, de ideas, de conceptos, de identificaciones. T? posees el potencial para desarrollar una verdadera individualidad, la esencia personal, la cual es diferente de la personalidad que cubre la p?dida de la esencia. Pero este potencial normalmente es sometido por lo que denominamos ego: nuestro propio sentido de identidad que ha sido adquirido.

Si una persona se cree que ? es el ego, las identificaciones, las ideas, las experiencias del pasado, entonces se dice de ? que ?no est? en el mundo, sino que le pertenece?. No es consciente de qui? es realmente, de su esencia. Esto es dif?il de comprender a menos que seamos conscientes de nuestra propia esencia en algunos momentos.

De modo que el ego, o el sentido de identidad del ego, ocupa el lugar de lo que llamamos la verdadera identidad, y la personalidad al completo toma el lugar de la esencia. La personalidad es un sustituto, un impostor. Sin embargo, el mundo es simplemente el mundo. Es el mismo tanto para la esencia como para la personalidad. Lo que es, es. Pero lo que difiere es el modo de ver el mundo. Una persona que ?no es del mundo, sino que le pertenece?, se halla orientada hacia la personalidad en vez de hacia la esencia.

Demos algunos ejemplos de c?o el estar identificado con tu personalidad distorsiona la realidad y, desde luego, como resultado surge el sufrimiento. Consideremos el caso del abrirte paso en el mundo, de ser independiente, de valerte por ti mismo, de ser fuerte, de triunfar, de hacerte un hueco. Esa es una gran preocupaci?, un asunto importante. Casi todo el mundo alberga esa intenci?. Pero ese objetivo puede ser un objetivo que nazca de la orientaci? de la esencia o de una inclinaci? de la personalidad. Hay una gran, una gran diferencia. El establecerte por ti mismo en el mundo y ser independiente significa construir el aspecto personal de la esencia y consolidarlo. Es un logro totalmente interior. Por esto puede que realmente tengas un profundo deseo de actualizar eso que t?eres, tu verdadero sentido de identidad, ser independiente de una forma aut?tica sin estar influenciado por tu inconsciente ni por tus pasadas circunstancias. La verdadera independencia quiere decir no depender del pasado. Ser quien realmente eres, significa estar libre de todas las identificaciones del pasado que han construido tu falso sentido de identidad. Ser quien realmente eres no depende de lo que hagas en el mundo. Hagas lo que hagas en el mundo puede ser una expresi? de qui? eres, pero no te define. Cuando eres tu esencia persona, tu verdadero sentido de identidad, cualquier cosa que hagas tendr?esa orientaci? esencial. Por lo general crees que el trabajo que escojas, sea el que sea: jardinero, m?ico, madre,... te har?sentir realmente lo que eres. Pero eso significa que est? identificado con una parte del mundo. Significa que ah?hay una distorsi? de la realidad.

Por lo general cuando una persona comienza a trabajar sobre s?misma, no tiene idea de la diferencia entre aquello que ha sido escogido por la personalidad y aquello que se ha elegido movido por la esencia. Puede que tenga vagos deseos, preferencias y que crea que haciendo esto en lugar de aquello, le ayudar?a ser ? mismo. No existe una gu? clara en los comienzos. Y debido a las identificaciones del ego, la persona no solamente carece de un principio director, sino que cree que su personalidad le est?conminando ha hacerlo y es muy vehemente en la defensa de esos puntos. ?Esto soy yo, esto es lo que soy; esto es lo mejor? Y, desde luego, cada vez que cuestionas sus planes de futuro, cada vez que cuestionas sus ideas sobre qui? se cree que es ?, se siente realmente amenazado. Incluso el empezar a cuestionar esas estructuras significa la posibilidad de destruir todas sus creencias. As?pues, el impulso de la personalidad hacia la independencia y la identidad es realmente un reflejo distorsionado del anhelo en pos de un aspecto determinado de la esencia, lo que denominamos aspecto personal. En determinadas historias suf?s a esto se le denomina la Perla Preciosa de la Princesa, o la Perla Invaluable. Existen muchas historias sobre la princesa ? la esencia personal- siendo liberada de la prisi?, que es, desde luego, la prisi? de la personalidad, de eso que es falso en nosotros. Y en otras historias, es la b?queda en pos de una gema preciosa la que simboliza la b?queda de la esencia personal.

?C?o aplicar el ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ?? en esta situaci?? ?Estar en el mundo, pero no pertenecer a ?? significa que continuas haciendo lo que haces, continuas con tu carrera como m?ico, como jardinero, como madre, y as? sucesivamente, pero en todo momento recuerdas y realizas que eso es realmente un reflejo de algo m?, que lo que t?m? profundamente deseas es actualizar una parte de ti mismo. Y el esfuerzo y el trabajo principal en lo que t?has elegido radica en la comprensi? de cierta parte de ti mismo y en su actualizaci?. Si vives de esta forma, es cierto que vives en el mundo, pero tu motivaci? es diferente; no perteneces al mundo. Tu intenci? no es ser un m?ico, o un jardinero, o una madre. Tu prop?ito es encontrar la perla preciosa: tu esencial personal. Si eres un m?ico te podr? dar premio tras premio; si eres abogado podr? llegar a Fiscal del estado. Pero te seguir? sintiendo insatisfecho si no encuentras la perla. Tendr? que esforzarte m?, tendr? que intentarlo de nuevo, tendr? que probar m?. Podr? pasarte la vida esforz?dote por obtener m? y mejores resultados.

No mal interpretes lo que estoy diciendo. No quiero decir que no debas de perseguir eso que est? persiguiendo. No estoy diciendo que debas sentarte en casa y pensar en lo que es la perla preciosa. Estoy diciendo que hagas lo que hagas, ser?una distorsi? de lo real hasta que tu orientaci? siga a la esencia, hasta que hayas actualizado tu esencia personal. Pero debido a que tu personalidad es una distorsi? de lo real, puede apuntar a lo real. Si comprendes eso podr? empezar a ver que el reflejo es realmente un reflejo de algo.

Por esto el dicho no es ? no estar en el mundo?, sino, ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ??. ?En el mundo? no quiere decir estar meditando en una monta? ni vivir en un monasterio. Est? ya viviendo la vida del mundo. Tu vida es una aventura y hagas lo que hagas en el mundo carece de objetivo propio, sino que el proceso es el crisol para separar el oro de la ganga.

Una vez que te descubres como esencia personal, lo que hagas no tiene mucha importancia. Escoges aquello que agranda y realza tu verdadero ser. No podr?nunca existir un sentimiento de satisfacci? duradero a menos que hayas realizado esa parte esencial de ti mismo. Nada podr?ocupar su lugar.

Consideremos otro ejemplo: el caso de convivir con alguien y seguir siendo independiente. Parece que has de sacrificar, que has de renunciar, a una parte de ti mismo. No quieres hacer esto; quieres sentirte independiente. Quieres sentirte cerca, en intimidad, amando y siendo amado, y aun as?ser t? mismo sin sacrificarte ni comprometerte.

Est? todav? ?en el mundo?. ?C?o puedes ?no pertenecer a ?? en este ejemplo? Primero necesitamos comprender algo sobre la naturaleza de las relaciones. El centro de la necesidad de relaciones amorosas ?timas reside en el deseo por actualizar una cierta relaci? que tuviste en tu infancia con tu madre. Cuando eras un beb?de cuatro o cinco meses, estabas en un estado denominado ? de uni? simbi?ica?. En este estado estabas esencialmente fundido con tu madre. No exist? sentido de ?Yo soy yo? y ?T?eres otro?. Exist? una total e indiferenciada unidad con toda clase de sensaciones c?idas, maravillosas, placenteras. Por eso cuando piensas en lo que esperas de una relaci?, generalmente descubres que deseas estar tan pr?imo que dejen de existir dos seres, que deje de haber dos individuos separados. Existe un profundo deseo de fundirse en la otra persona, sin l?ites, de modo que no es ni siquiera un tema de dos personas am?dose; es simplemente un estado de amor. Es una gran amasijo, un maravilloso y dorado amasijo, como la miel con el sol resplandeciendo a su trav?. Un vientre dorado. Te sientes seguro, protegido, fundido. Tu cuerpo es todo placer, tu mente no existe. Y debido a que tuvimos esta experiencia con tu madre durante tu infancia, creemos muy profundamente que podemos estar en este estado otra vez solamente estando con alguien m?. De modo que buscamos a la persona adecuada, ese ?otro?. Lo que realmente buscamos es ese sentimiento de estar fundi?dote; el dorado sentimiento de estar fundi?dose.

Pero a? no hemos dicho como podemos lograr esto y ?no pertenecer al mundo?. Bien, primero es necesario comprender que el estado de completa fusi?, de completa desaparici? en un placer fusionante, es un estado de la esencia. Y puedes obtener este estado por ti mismo. No has de estar con nadie m? para obtenerlo. Puedes experimentar este estado de la esencia por ti mismo, en cualquier parte, con tu gato, con la alfombra, con tu coche, con otra persona, con cualquier cosa. Pero nuestra creencia en necesitamos a alguien m? para tener ese sentimiento dorado de fusi?, es muy fuerte. ?Si tan s?o pudiera fundirme entre tus brazos, si simplemente me amaras, todo ser? maravilloso?. Crees que con esto lo conseguir?. Para la mayor? de la gente es m? f?il experimentar el estado de fusi? con alguien, porque el que haya alguien m? es la condici? que han pre-establecido. Pero la aut?tica b?queda es en pos de un determinado aspecto de la esencia. De modo que en este caso ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ?? no significa que hayas de dejar de lado las relaciones y que te vayas a una cueva en alg? lugar del Polo Norte y te fundas con los icebergs. Aunque si deseas hacerlo, est?bien. Realmente no tiene importancia. Lo que importa es que est? lo que est? haciendo, est? en una relaci? o no lo est?, necesitas mirar en ti mismo y descubrir cu?es son las barreras que te impiden experimentar esa parte de ti que es capaz de sentirse fundida y fusionada, sin importar con qui? est? o d?de est?.

El deseo por este estado de esencia afecta no s?o a las relaciones de pareja, sino tambi? al deseo de tener ni?s. La gente anhela este estado de fusi? con un ni?. Cuando la gente busca experiencias est?icas ? hermosos paisajes; cosas como esas- lo que realmente est? deseando es ese sentimiento de fusi? con lo que les rodea. Creen que es necesario que se cumplan unas determinadas condiciones. As?que, las relaciones pueden ser un crisol para el descubrimiento de una determinada sustancia de oro.

Te he proporcionado dos ejemplos que est? ?timamente conectados. El primer ejemplo tienen que ver con la independencia, con el ser t? mismo, y hace aflorar el tema de la identidad ? el aspecto personal de la esencia. El otro ejemplo tiene que ver con las relaciones y por lo general pone sobre el tapete un conflicto entre el ser un yo separado y la fusi?, lo cual hace que te sientas como si estuvieras perdiendo tu identidad.

T?prestas atenci? a tu propia situaci? actual en el mundo, que no es m? que un reflejo distorsionado del verdadero estado de cosas, para descubrir qu?es lo que realmente est?all? Tu carrera, tus intereses, tus relaciones, son muy importantes, pero son importantes solamente como medio para conducirte hacia una mayor comprensi? de ti mismo. Si no, son irrelevantes.

El maestro zen Hakuin, era ensalzado por sus vecinos al ser considerado como uno que llevaba una vida pura.

Una hermosa chica japonesa cuyos padres eran los propietarios de un almac? de comestibles, viv? cerca de ?. De repente, sin previo conocimiento, sus padres descubrieron que esperaba un ni?.

Sus padres s enfadaron por ello. Ella no quer? confesar qui? era el padre, pero tras muchas discusiones, cit?por fin a Hakuin. Muy enojados, los padres acudieron a ver al maestro. ??Ah si??, fue todo lo que dijo.

Despu? de que el ni? naciera, lo llevaron a Hakuin. Por entonces ? ya hab? perdido su reputaci?, lo cual no le preocupaba nada, y tom?a su cuidado al peque?. Los vecinos le dieron leche y todo aquello que el peque? necesitaba.

Un a? m? tarde la ni?-madre no pudo soportarlo ya m? y les dijo a sus padres la verdad, que el verdadero padre del ni? era un joven que trabajaba en el mercado del pescado.

La madre y el padre de la chica fueron a ver a Hakuin y a pedirle disculpas, a solicitar su perd? y recuperar al ni?.

Hakuin acept?y al entregar al ni? todo lo que dijo fue, ??Ah si??

Las cosas van cambiando. A veces ? es considerado bueno, a veces malo. Eso no le preocupa. No distingue entre ambas. Eso no tiene que ver en absoluto con lo que ? es. El es siempre ?. Lo que suceda a su alrededor es irrelevante. Aun as? ? es el que es.

Tu esencia es muy inteligente, muy generosa. Tiene una forma particular de lanzar ante ti un conflicto, de forma que al observar este conflicto o esta barrera descubrir? algo que necesitas saber. La situaci? que se te proporciona es perfecta es t?minos de oportunidad, de lugar, de la gente implicada, de tus capacidades, de las capacidades de los que te rodean, en todo, en cada detalle. La situaci? es tal que, si tratas verdaderamente de entenderla, comprender? algo sobre tu esencia. No ha aparecido para que tengas una ?oca dif?il. Tendr? tiempos dif?iles si solamente te fijas en la manifestaci?, en el conflicto en s? como si fuera una dificultad. Si miras a trav? de ? desde la perspectiva del ego, de la identificaci?, entonces sufrir? y continuar? sufriendo. Pero si ves que te das de bruces contigo mismo y que sufres porque te encontraste con algo en tu camino cuando no prestabas atenci?, entonces desear? descubrir m? sobre lo que eso era, m? sobre esa barrera.

De modo que lo que aqu?estamos haciendo es observar las obst?ulos que traes para trabajar sobre ellos en este grupo. Los desmantelamos, los analizamos, examinamos de d?de vienen en t?minos de tu infancia y de tus relaciones y de tu vida en este mundo actual. Y de todo este material, extraemos por fin el aut?tico y precioso metal, o las gemas que est? escondidas en ?. Por eso todo ese material estaba ah? Piensas que trabajando sobre el tema de tu independencia finalmente ser? independiente, ser? capaz de sostenerte a ti mismo, de ganar mucho dinero, de hacer lo que quieres y todo eso. Eso es verdad, pero no es el factor m? importante. El aspecto m? importante al trabajar sobre cualquier tema y ser consciente de ?, es para desarrollar algo en tu interior. Entonces todo lo dem? seguir?casi sin esfuerzo.

As?pues, ?est?en el mundo, pero no formes parte de ??. Vivimos en el mundo y hacemos lo que todo el mundo hace: llevamos ropas, comemos, vamos a la verduler?, tenemos un trabajo, hacemos el amor, luchamos, de todo. Sin embargo nuestro foco es diferente. No nos identificamos con la parte

De nosotros que come, que compra, que trabaja y as? sucesivamente. Aprendemos a desarrollar la capacidad de ser conscientes de lo que est?sucediendo, pero al mismo tiempo no nos identificamos con ello. Desarrollamos eso que denominamos ser conciencia y desidentificaci?. Como sabes, esas son las cosas m? importantes para poder desarrollar el trabajo de comprenderte a ti mismo. Has de ser consciente de lo que est?sucediendo en tu interior y en tu exterior. El mundo es visto como una gran aula y las situaciones que se dan en el mundo son clases para que desarrolles determinados aspectos de ti mismo, determinados aspectos de tu esencia. El mundo entero es una gran universidad ofreciendo una gran variedad de clases: clases sobre sexo, sobre el trabajo, sobre las relaciones, sobre la dependencia y la independencia,...

Poco a poco nos vamos haciendo conscientes de nuestras vidas y de nuestras situaciones con todos sus conflictos y barreras sin creernos completamente que eso es todo lo que hay. Cuanto m? capaces somos de prestar atenci? y de desidentificarnos, m? capaces somos de ver la aut?tica verdad que est?ah? como venas de oro en monta?s y monta?s de roca. La Verdad, el oro en toda esa ganga. El desarrollar esa capacidad de estar atentos y al mismo tiempo de desidentificarnos nos conduce por fin a experimentar nuestra esencia.

?Estar en el mundo, pero no pertenecer a ?? no solamente describe a la persona que es libre. Describe a la esencia misma. Ese es su aspecto m? profundo. ?Qu?es pues el mundo, el mundo en el que estamos pero al que no pertenecemos? El mundo es, desde luego, una multiplicidad de factores. Pero el mundo tal y como lo percibimos est? b?icamente constituido por pensamientos mentales e im?enes, emociones y sensaciones. Todo lo que sabes del mundo y de ti mismo depende de pensamientos, im?enes, emociones y sensaciones. ?Qu?otra cosa conoces? En ?timo t?mino, el mundo tal y como lo percibes se reduce a tus sensaciones del mundo, a tus emociones sobre ?, y a las im?enes mentales y a los pensamientos que t?tienes. Por ejemplo, un ?bol es un ?bol y es una parte del mundo, pero ?qu?es para ti? Una determinada imagen en tu mente, la forma que tiene, un sentimiento sobre ?, sensaciones cuando lo tocas ?corteza ?pera, corteza suave. Si est? sentado en una silla, ?qu?es la silla para ti en tu experiencia directa? Una sensaci? bajo tus nalgas, ?correcto? Una imagen suya en tu mente, una idea sobre ella que est? haciendo que te sientes en una cierta forma y no en otra. Eso es el mundo.

Ahora bien, esencia es ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ??. No son sensaciones, emociones o sucesos mentales. Pero ella est? ?en el mundo?. Vive ah?con esas cosas. Es como el oro en la roca. No es la roca; est?en la roca. La esencia est?en las sensaciones, en las emociones, en las formas mentales, pero no es ninguno de ellos. Los diamantes y las esmeraldas ? las piedras preciosas- est? en la tierra, pero non la tierra misma. Son algo m?. As?es la esencia en ti. No es tu carne, no es tus emociones, no es tus pensamientos. Pero est?embebida ah? La esencia est?en ti como el oro en la roca, como las piedras preciosas en la tierra.

Al ser este la situaci?, puedes explorar, puedes indagar para descubrirla. Puedes escarbar en el cuerpo y en las emociones, en los hechos mentales, para descubrir la sustancia preciosa. Por ejemplo puedes hacer algo de trabajo corporal para desarrollara la sensibilidad de tu cuerpo. Puede que descubras qu?es lo que hay ah? qu?es la esencia. Puedes explorar tus emociones y tus sensaciones hasta que seas tan consciente de ellas que veas las sutiles diferencias. Ver? que aquello que ten?s la seguridad de que era una emoci?, no es una emoci?; que lo que all?hay no es una sensaci? f?ica, sino que todo el tiempo tu pensamiento estaba all? pr?imo, muy pr?imo a la sensaci? f?ica, pero sin ser realmente una sensaci? f?ica. La esencia es como un algo f?ico que no pertenece al cuerpo f?ico. Es como una existencia f?ica en un nivel diferente, de una modalidad distinta.

Hay un significado m? profundo del ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ??. Una vez es descubierto, la esencia experimenta un desarrollo, un refinamiento alqu?ico, hasta que alcanza su naturaleza fundamental, la verdadera naturaleza de la esencia, que es la naturaleza de todas las cosas. Es mi naturaleza, pero tambi? es tu naturaleza. Es la naturaleza de los p?aros, de los gatos, de los ?boles, de las rocas, de todo. No es la roca, ni el gato, ni tu cuerpo, ni t? ni yo. Es la verdadera naturaleza de esas cosas. Es lo que permite existir a esas cosas. Esa real naturaleza de la esencia, la naturaleza de todas las cosas, es lo que a veces llamamos Dios.

Dios, la esencia de la esencia, est?en todas partes: en el cuerpo f?ico, en las sensaciones mismas, en los mismos pensamientos, en lo animado, en lo inanimado, en todo. Pero no es esas cosas. Est?en ellas pero no es ellas. As?Dios, la esencia de la esencia, ?est?en el mundo, pero le pertenece al mundo?, y ?te es su significado m? profundo. Hay un importante aspecto del ?estar en el mundo, pero no pertenecerle? que deseo se?lar aqu? Es el reconocimiento de los que es esencia y de lo que no es esencia, y esos significa reconocer y comprobar que esa esencia est? operando en ti, que es el verdadero factor que opera en ti.

La esencia se desarrolla muy r?idamente en el momento en que es vista y reconocida. Florece al ser reconocida. Si no la reconoces, permanece dormida. En el instante en que la reconoces, empieza a crecer; se alimenta de la luz. Esto es muy importante para determinados aspectos de nuestro Trabajo aqu? Debemos reconocer cu?es son los actores que verdaderamente contribuyen a nuestro cambio y desarrollo. Por ejemplo, digamos que has estado trabajando sobre ti durante un a? o dos, viniendo a este grupo y tratando con los asuntos de tu vida, y que han comenzado a aparecer ciertos cambios en ti. Pude ser que tu coraz? se haya abierto, o que tengas m? claridad. Puede que digas, ??Oh! Mi coraz? se ha abierto porque me encontr?con esa maravillosa mujer. Es tan maravillosa que mi coraz? se abri?a ella y desde entonces ha estado abierto?. De esta forma no le das a tu trabajo sobre la esencia el reconocimiento debido; le das el reconocimiento a alguien distinto. Cuando haces esto, te prives a ti mismo de que el trabajo sobre la esencia contin?, aport?dote m? comprensi? sobre la Verdad. Le das el m?ito a aquello que no se lo merece. Cuando haces esto, invalidas tu trabajo. Has estado haciendo dos a?s de trabajo sobre la comprensi? de ti mismo, pero est? afirmando que esto no hizo nada. Tu apertura, tu expansividad, la plenitud que experimentas se debe a que encontraste a esa maravillosa mujer. O afirmas que tu kundalini se actualiz?porque alguien te dio un determinado masaje, porque alguien trabajo sobre tu sacro de una forma determinada. E ignoras por completo el hecho de que has estado durante cinco a?s enfrent?dote con toda clase de emociones y que si no hubieras hecho este trabajo, otro podr? haber estado masajeando tu sacro con papel de lija y no hubieras sentido nada.

Si coges un resfriado y al mismo tiempo sientes que tu coraz? se ha abierto, puedes incluso decir que tu coraz? se ha abierto debido al resfriado. Le das el m?ito a tu resfriado, a tu enfermedad, en vez de reconocer esos cuatros a?s de trabajo que lo abrieron. Probablemente el resfriado es una resistencia contra una mayor apertura. El enfermar es una resistencia com? contra la expansi?.

Es muy importante poseer esa facultad discriminadora, no solamente en t?minos de orientaci? ? de lo que ya hablamos antes?, sino tambi? en t?minos de cu?es son las verdaderas influencias que existen en tu vida. Si reconoces los m?itos de aquello que los merece, invalidas eso que origin?los cambios, aquello que aport?el crecimiento: tu propio trabajo, tu propia capacidad, tu propia esencia.

En mi experiencia he visto que muchos de mis amigos han experimentado su esencia, pero no han comprendido qu?es lo que era porque la mayor? de las veces invalidaban lo que ellos hab?n hecho. Cada vez que empezaban otra cosa, otro tipo de estudio o disciplina espiritual, a alg? otro tipo de auto-exploraci?, invalidaban aquello que hab?n aprendido, lo echaban todo por la borda. Se desprend?n de toda su comprensi? y de todo aquello que hab?n aprendido que era de valor. Luego ten?n que empezar de nuevo. Yo fui afortunado, no invalid?nada. Siempre que cambi?a alguna otra cosa, comprend?exactamente lo que hab? aprendido de lo anterior. I descubr?que esto es un hecho sumamente importante.

A veces no es f?il de determinar qu?es lo que contribuye a tu comprensi? y claridad en tu vida. Pero si eres capaz de discernir qu?es, te ir? acercando m? y m? hacia tu esencia, porque solamente la esencia descubre eso. Pero si atribuyes tu desarrollo a hechos externos, no solamente estar? cometiendo un error de juicio, sino que tambi? estar? enlenteciendo o deteniendo el proceso que realmente ha contribuido a tu desarrollo. Le estar? diciendo a tu esencia, ?T?no vales nada?. Y eso es un ataque a tu esencia, est? atacando a tu esencia. El invalidar tu esencia es un aspecto de tu ego o de tu superego. Por lo que yo he observado, frecuentemente la gente no se da cuenta de qu?es lo que est?realmente sucediendo, de cu? es la fuerza que est?operando sobre ellos porque precisamente hay algo en ellos que se resiste a ver y a experimentar la esencia. No es s?o un error de juicio; hay una motivaci? activa detr? de ello. Es un mecanismo defensivo del propio superego. Y no s?o esto, sino que otra gente ser?capaz de ver tus cambios, pero los atribuir?a alg? otro hecho, de forma que pr?ticamente careces de soporte o gu? proveniente del mundo que te rodea. Cuando la gente es incapaz de reconocer la verdadera fuerza que hay en ti y que est?contribuyendo a los cambios que aparecen en tu vida es debido a que ellos mismos se resisten a la percepci? de esa fuerza en s?mismos. Ellos no desean ver la verdad, de modo que tampoco desean reconocerla en ti. Seg? mi propia experiencia, es importante que yo sepa qu?es lo que est? originando estos cambios y este desarrollo en m? ?Estar en el mundo, pero pertenecer a ?? abarca el ver las aut?ticas causas, las verdaderas fuerzas que est? operando en cualquier cosa que hagamos.

?Alguna pregunta o comentario?

Estudiante.- ?Es posible que alguien tenga ?no s?como decirlo exactamente-, que algunos tengan mayor cantidad de esencia movi?dose, trabajando y revel?dose en ellos, que otra gente, aunque ellos sean inconscientes por completo de su esencia?

A.- S? eso ocurre. Es lo que Gurdjieff denomina ?santos est?idos?, lo que significa ?ser? sin ?saber?.

E.- ?Y los dem? se sienten atra?os hacia ellos porque anhelan esa cualidad?

A.- Seguro. A veces la gente se halla desarrollada en esencia sin haber hecho trabajo alguno sobre ellos mismos, simplemente porque no fueron demasiado aplastados en sus comienzos.

E.- Y entonces su esencia est?ah? m? evidente, debido a alg? accidente, a alg? talento,...

A.- Aqu?hemos de recordar una cosa: la esencia no tiene nada que ver con el talento. Una persona puede ser muy talentosa, pero al mismo tiempo puede estar completamente identificada con su personalidad. La esencia es, como ya he dicho, ?estar en el mundo, pero no pertenecer a ??. El talento es parte del mundo. Desde luego, la esencia puede alimentar y hacer fructificar el potencial de los talentos que ya existen, pero el ser inteligente o no ser inteligente, el ser creativo de una u otra forma, no tienen nada que ver con la esencia.

CAPITULO II

LA TEORIA DE LOS AGUJEROS

Hoy hablaremos una idea fundamental que empleamos en nuestro trabajo aqu? Es la denominada Teor? de los Agujeros. La gente, tal y como es en circunstancias normales, est?llena de lo que denominamos ?agujeros?. Ahora bien, ?qu?es un agujero? Un agujero se refiere a cualquier parte de ti que hayas perdido, es cualquier parte de ti respecto a la cual has dejado de ser consciente. Lo que queda es un agujero; en cierto sentido, una deficiencia. Y eso respecto a lo cual hemos dejado de ser conscientes, es nuestra esencia. Cuando no somos conscientes de nuestra esencia, ella deja de manifestarse y se pierde. Entonces tenemos un sentimiento de deficiencia. De modo que un agujero no es nada m? que la ausencia de una determinada porci? de tu esencia. Puede que sea la p?dida del amor, la p?dida del valor, la p?dida de la capacidad de contacto, la p?dida de fuerza, la p?dida de voluntad, la p?dida de claridad, la p?dida de placer, la p?dida de cualquier cualidad de la esencia. Hay muchas. Pero cuando se pierden, nunca se van para siempre, no se han ido para siempre. Simplemente te desconectaste de ellas.

Consideremos por ejemplo la cualidad del valor, de la autoestima. Cuando te desconectas de tu valor, el verdadero estado de sentirte separado es el sentimiento de que en tu interior existe un agujero, un vac?. Entonces tienes un sentimiento de deficiencia, un sentimiento de inferioridad y quieres llenarlo con valores procedentes del exterior.: la aprobaci?, el halago, lo que sea. Por eso tratas de llenar el agujero con falsos valores procedentes del exterior.

Todo el mundo vive con multitud de agujeros, pero por lo general no te das cuenta de ellos. Normalmente est? lleno de deseos: ?Quiero esto, quiero lo otro, quiero ser alabado, quiero tener ?ito en esto, quiero que esta persona me ame, quiero experimentar esto o aquello?. La presencia de deseos y exigencias indica la presencia de agujeros.

Desde luego, esos agujeros fueron originados durante nuestra infancia en parte como resultado de experiencias o conflictos traum?icos con nuestro entorno. Entonces te separaste de alguna de esas cualidades. A lo mejor tus padres no te valoraron suficientemente, o sea, no te trataron como si tus deseos o tu presencia fuera importante; no actuaron de forma que te sintieras valorado; ignoraron tu val? esencial. Y debido a que tu val? no fue vista o reconocida, quiz? incluso atacada o minimizada, te viste separado de esa parte de ti y lo que qued?fue un agujero, una deficiencia.

M? tarde, cuando nos relacionamos con alguien de una forma m? profunda -cuanto m? profunda, m? sucede- llenamos esos agujeros con la otra persona. Algunos de esos agujeros son llenados con lo que creemos o sentimos que estamos recibiendo del otro. Nos sentimos valorados porque esa persona nos aprecia y eso colma nuestros agujeros. Conscientemente no nos damos cuenta de que los estamos llenando con su aprecio; simplemente nos sentimos bien cuando estamos con ella, nos sentimos valorados. As? cuando estoy con esa persona, siento que realmente valgo, pero inconscientemente percibo que es el otro el que es el due? de mi valoraci?. La otra persona no solamente me hace sentir valorada, sino que, sea lo que sea lo que el otro me est?dando, es parte de m? es parte de esa plenitud que experimento.

Por eso inconscientemente, no considero que esa parte de la persona que me hace sentirme valorado est?separada de m? la veo como parte de m? llenando ese agujero. Yo no s?que hay un agujero, solamente experimento la plenitud. Si la persona muere o la relaci? se extingue, no siento la p?dida de esa persona; siento que pierdo eso que llena mi agujero. As? la p?dida del otro no es percibida como la p?dida de una persona distinta. Se experimenta como una p?dida de ti mismo porque, inconscientemente, ve?s que esa persona formando parte de ti. De esta forma ? o ella llegan a formar parte de ti, de modo que al perder a esa persona experimentas la p?dida de una parte de ti mismo y por eso sientes un agujero. Por eso es tan doloroso. Sientes como si fueras abierto y algo te fuera extra?o. Eso es lo que son la herida y el dolor; la herida por la p?dida. A veces te sientes como si estuvieras perdiendo tu coraz?, a veces sientes que pierdes tu seguridad, tu fortaleza, tu voluntad... cualquier cosa con la que esa persona te estuviera llenando. A veces la persona te proporciona tu voluntad, te da fuerza, o sost?, o amor, o estima. De modo que cuando pierdes a alguien pr?imo a ti experimentas el hueco que ten?s y que esa persona llenaba.

De eso es lo que la gente habla cuando dice que ?encajamos el uno al otro?. Cada uno encaja en los agujeros del otro. Esto encaja en este agujero, eso encaja en ese agujero; se viven como una sola cosa. Dejan de parecer separados. Pero si los separas, te encontrar? con un mont? de agujeros. Si esas dos personas viven juntas, se sienten completas y plenas. Son complementarias, conforman un todo unificado. Pero en escasas ocasiones otro encaja en todos tus agujeros. Conoces a mucha gente, desarrollas muchas actividades en tu vida, y a? as?no encajan en todos tus agujeros. Quedar? algunos agujeros sin llenar que har? que la insatisfacci? contin?. Y, desde luego, los agujeros no son llenados completa y perfectamente. En el instante en que el otro cambia un poquito o dice algo que te hace sentir mal, t? sientes el agujero, la deficiencia. ??Oh! No me aprecia en nada despu? de todo?. Te enfadas, te sientes herido, porque el agujero est?siendo evidenciado. Por eso la insatisfacci? contin? porque la otra persona no siempre llena tus agujeros a ala perfecci?, especialmente si espera de ti que t?llenes los suyos.

E.- Entonces, cuando cambies de relaci? o cuando una persona cambie en tu vida, habr?muchos cambios en los agujeros implicados.

A.- Correcto. Cuando ocurre alg? cambio, hay remodelaciones en los agujeros. Unos se vac?n, otros se llenan. La persona ha de ajustarse, ha de llenar sus agujeros de alguna otra forma y eso significa por lo general que tendr?que encarar alguno de esos agujeros, sentir su presencia y puede que tenga que entenderlo.

De este modo podemos comprender con mayor claridad como la p?dida de alguien que ha estado muy pr?imo a ti, que ha intimado contigo, es tan dolorosa. Despu? de estar con esa persona largo tiempo, te has acostumbrado tanto a encajar con ella que crees que esa persona forma parte de ti. Al perder a esa persona est? perdiendo una parte de ti mismo.

Aqu?interviene otro factor: cuando experimentas una p?dida o separaci?, tienes la posibilidad de ver que aquello que te estaba llenado no era realmente tuyo. Si permaneces con la herida y el dolor de la p?dida sin tratar de encubrir este dolor con otras cosas, es posible que percibas el vac?, que sientas el agujero, que veas el agujero. Si entonces te permites ver la deficiencia, el vac?, puede que descubras esa parte de ti que realmente colmar?tu agujero desde dentro, de una vez y para siempre. Ni siquiera lo llenar? simplemente se eliminar?el agujero y la identificaci? con la deficiencia. De este modo recobras una parte de ti mismo. Conectas con la parte de tu esencia que hab?s perdido y de la que pensaste que alguien distinto de ti podr? suministr?tela.

Puede ser muy doloroso. La mayor? de la gente experimenta una p?dida de autoestima cuando una relaci? finaliza; por eso estoy utilizando este determinado ejemplo de sentirse valorado. Pero si permaneces con el sentimiento y prestas atenci? y te preguntas a ti mismo, ??C?o puedo sentirme tan poca cosa, c?o puedo sentirme tan vac?, simplemente porque esa persona ya no est?aqu? ?Por qu?siento que valgo tan poco?? Si permaneces con este sentimiento sin tratar de llenarlo y simplemente prestas atenci? y tratas de comprenderlo, entonces experimentar? la deficiencia y el agujero. Si comprendes la deficiencia y su origen, puede que incluso recuerdes el suceso o la serie de sucesos que provocaron esa p?dida de estimaci?.

Un agujero es, por lo general, llenado con la parte de nuestra personalidad que conserva la memoria de lo que se perdi? la memoria de la situaci? que provoc?la p?dida, la memoria de las heridas y de los conflictos. Hemos de atravesar esa herida en su nivel m? profundo, acercarnos al agujero mismo y entonces descubriremos la memoria de lo que perdimos. Cuando veamos la memoria de lo que perdimos, la esencia que se perdi?fluir?de nuevo.

De modo que toda profunda p?dida es una oportunidad para crecer, para comprender m? sobre ti mismo, para experimentar esos agujeros que crees que s?o pueden ser llenados por otros. Pero la gente suele defenderse como locos contra el sentimiento de sentir la p?dida. Esta defensa es principalmente para evitar sentir el agujero. La gente desconoce que el agujero, el sentimiento de deficiencia, es un s?toma de una p?dida de algo a? m? profundo: la p?dida de la esencia, la cual puede ser recuperada. Piensan que el agujero, la deficiencia, es lo que son al nivel m? profundo y que no hay nada m? all? Piensan que algo va mal en ellos, que hay algo que est?b?icamente mal. El sentimiento de que hay algo que va mal, es una percepci? inconsciente de la presencia del agujero y la gente har? cualquier cosa para no percibirlo, para no sentir realmente esa falta. Creen que si se aproximan al agujero, se los tragar? Si su trabajo es, por ejemplo, acercarse al agujero del amor, se sentir? amenazados por una soledad, un vac? devastador. Otros agujeros despertar? sensaciones amenazadoras de aniquilaci?. ?No hemos de sorprendernos de que no quieran acercarse a eso! Pero aqu? en nuestro trabajo descubrimos algo sorprendente: cuando dejamos de defendernos para no percibir un agujero, lo que realmente experimentamos no es doloroso. Experimentamos simplemente un espacio vac?, un sentimiento de que all?no hay nada, pero no es una nada amenazadora, una sensaci? de apertura, una espaciosidad. Esta espaciosidad permite que emerja la esencia, y es la esencia y ?icamente la esencia la que puede eliminare ese agujero, esa deficiencia, desde el interior.

E.- ?Puede un agujero manifestarse como c?era?

A.- S? Puedes enojarte como resultado de la deficiencia, especialmente como defensa contra la percepci? del agujero. La mayor? de los sentimientos, la mayor? de las emociones, espec?icamente aquellas que son autom?icas y compulsivas, son el resultado de agujeros. Cuando no hay agujeros, no hay tales emociones. ?Cu?es son esas emociones? Tristeza, celos, ira, odio, miedo, sentirse herido. Todo eso son consecuencia de agujeros. Si no tienes agujeros, no tienes ninguna de esas emociones. Solamente tienes esencia. Por eso esos sentimientos son llamadas a veces ?pasiones? o falsos sentimientos, o pseudo sentimientos.

Toda nuestra sociedad est?conformada para ense?rnos que debemos obtener nuestra propia valoraci? del exterior para poder llenar nuestros agujeros; obtener aprecio, amor, fuerza, lo que sea, desde el exterior. Hablamos de lo maravilloso que es hacer cosas por los dem?, o enamorarse, o tener una profesi? importante; cosas as? La sociedad est?dise?da en general para que la gente llene sus agujeros unos a otros. As?es como se ha construido nuestra civilizaci?: en funci? de llenar agujeros. La civilizaci?, tal y como la conocemos es un producto de la falsa personalidad. Es el producto de la falsa personalidad y es la residencia de la falsa personalidad. Es lo que sustenta y nutre la falsa personalidad.

E.- ?Siempre ha sido as?

A.- No lo creo. Creo que sucedi?gradualmente. Creo que llev?cierto tiempo el que la falsa personalidad de la civilizaci? llegara a ser tan dominante. Cuanto m? mec?icos nos hacemos, m? est?la cultura para llenar los agujeros. Muchos sostienen que en el pasado hab? m? amor y presencia, m? reconocimiento del Realidad, m? esencia, y que esa gente estaba m? en contacto con su esencia de lo que est? ahora.

?Hab?s o?o hablar de la Edad de Oro? En la Edad de Oro toda la gente experimentaba su esencia, sin agujeros. Luego llego la Edad de Plata, cuando la esencia empez?a disminuir y empezaron a aparecer los agujeros. Luego la Edad de Bronce. Ahora estamos en la Edad de Hierro. Es la m? oscura, la m? densa. El hierro no es m? que una defensa. A veces podemos sentir la cualidad del hierro en nuestras defensas, la dureza, la determinaci? de protegernos a nosotros mismos. De modo que esta es una forma de considerar los tiempos actuales: todo son defensas contra los agujeros.

Tolerar los agujeros y atravesarlos, es ahora m? dif?il porque todo en la sociedad va contra ello. La sociedad va en contra de la esencia. Todo el mundo a tu alrededor, vayas donde vayas, trata de llenar tus agujeros y la gente se siente amenazada si no tratas de llenar de la misma forma los tuyos. Cuando una persona no trata de llenar sus agujeros, hace que los dem? tiendan a sentir sus propios agujeros. Por eso es m? y m? dif?il hacer el Trabajo. Y el Trabajo est?siendo m? y m? necesario.

Por eso es importante tener un grupo como este donde haya una comunidad de gente implicada en la misma tarea de comprenderse a uno mismo. Tienes el apoyo de mucha gente que trata de sentir sus propios agujeros en vez de rellenarlos. Es muy dif?il, casi imposible, que una persona en solitario lo haga porque todo en su entorno est?contra ello.

E.- Dijiste algo sobre la conexi? entre los agujeros y las emociones y que la esencia no posee emociones. No lo entiendo.

A.- Si comprendes tus emociones, llegar? a tu esencia. Pero eso no implica que tus emociones sean tu esencia.

E.- ?Significa esto que yo soy mi esencia? Si en todo momento soy mi esencia, ?no sentir?nada?

A.- No, no quiere decir esto. Hay sentimientos verdaderos y pseudo sentimientos. Esos pseudo sentimiento son intentos de llenar el agujero, que es la ausencia del verdadero sentimiento.

E.- ?Significa eso que lo que hay en el agujero es un falso sentimiento?

A.- S? Si, por ejemplo, pierdes tu propia estima, si en alg? momento te separas de ella, quedar?un agujero. El agujero ser?experimentado como un sentimiento de inferioridad, una falta de auto estima. Pero eso no es un verdadero sentimiento. Es la ausencia del verdadero sentimiento del sentirse valorado, del verdadero sentimiento de la auto estima.

Entonces uno cubrir?esa inferioridad en un intento de sentirse superior, de defenderse contra ella. Por eso, a veces, te sientes superior a todo el mundo. Pero eso no es tampoco un verdadero sentimiento; es un intento de esconder otro pseudo sentimiento. Y cuando alguien hace o dice algo y te sientes inferior, te enfadas con ?, ?verdad? Eso de nuevo es un falso sentimiento. Y todos esos sentimientos surgen porque no est? en contacto con tu verdadero sentimiento de la aut?tica estima. Son compensaciones. De modo que todas esas capas de pseudo sentimiento son la consecuencia de haberte separado de tu verdadera estima. Son reales porque las sientes, pero no son reales en el sentido de que son una consecuencia de la p?dida de algo que s?es real. Es una diferencia importante. Cuando has sido separado de un sentimiento verdadero, algo trata de ocupar su lugar: las emociones. Por eso, experimentando esas emociones, puedes llegar a una cierta comprensi?: puedes llegar a ver qu?es lo que has perdido y experimentarlo. Cuando experimentes el verdadero sentimiento de la verdadera autoestima, ver? que es muy diferente de los pseudo sentimientos que cubr?n y proteg?n la p?dida. Las emociones son reacciones, mientras que los estados esenciales, como la estima, son estados del Ser. No son reacciones.

E.- De modo que si tienes esos pseudo sentimientos, esas emociones, ?qu?es lo que hay debajo, en el fondo? ?Qu?es la esencia?

A.- En este caso, lo que hay en el fondo de la inferioridad, de la superioridad, de la ira y de sentirse herido, es la aut?tica estimaci?, la cual es un determinado aspecto de la esencia. ?Has le?o a Plat?? ?Recuerdas la Ideas Plat?icas o las Formas Plat?icas? S?rates dijo que nunca nadie podr? ense?rte nada sobre la Formas. El ?ico modo de conocerlas es recordarlas, porque las perdiste y tienes un recuerdo de ellas aunque no eres consciente de eso. Al recuperar el recuerdo, llegas a la Idea. Y a lo que retornas no es a las emociones, es a tu esencia. La esencia es algo m? real y m? sustancial que las emociones. La esencia es algo tan real como tu sangre. No es una reacci?. Pero las emociones nos son necesarias. Necesitamos ser conscientes de nuestras emociones para comprender y ver nuestra esencia. Las emociones son una gu? y una indicaci? de donde perdimos nuestra esencia. Comprender la emociones puede ser de ayuda para deshacer los nudos de las defensas que tratan de evitarnos el experimentar los agujeros y que nos mantienen separados de nuestra esencia. Sin embargo, hay gente que ni siquiera est?en contacto con sus emociones. No solamente se han separado de su esencia sino que tambi? se han distanciado de sus emociones. Est? muy lejos de ellos mismos. Solamente les quedan sus pensamientos que son el resultado de las emociones. Esta es la forma en que podemos perdernos a nosotros mismos y llegar a identificarnos principalmente con nuestras ideas. Primero est?la esencia, luego la p?dida de la esencia, luego las emociones resultantes, luego la p?dida de las emociones o el conflicto en torno a ellas que genera toda clase de pensamientos.

La mayor? de la gente se pregunta, ?Si no sientes emociones, ?qu?sientes?? Cuanto m? sientes tu esencia, menos sientes las emociones. Tendr? todav? sensaciones y ser? m? fuertes y m? profundas, pero cuando sientas tu esencia, tus emociones no ser? m? fuertes ni m? profundas. Una emoci? es solamente una respuesta del sistema nervioso. La esencia no es una respuesta del sistema nervioso. All?hay algo que te est? llenando. Parte de ti est?presente. Algunos llaman a los aspectos esenciales, ?verdaderos sentimientos?. Pero lo que la gente llama corrientemente ?sentimientos?, son emociones y no esencia. El amor, la paz, la estima, la fortaleza y la voluntad son aspectos de la esencia. Esa es la clase de cosa que experimentas. Son esencia. En vez de experimentar ira, experimentas fortaleza, una serena fortaleza; en vez de verte superior o inferior, vives tu estima, te vives a ti mismo como una presencia redondeada plena y poderosa.

E.- El Trabajo mismo llena muchos de mis agujeros y en los per?dos entre mi Trabajo aqu? empiezo a sentir miedo. Creo que la sensaciones de plenitud que tengo con el Trabajo es cualitativamente diferente de cuando me lleno a m?mismo con otra persona. Tambi?, trabajando aqu?obtengo la seguridad de sentir mi vacuidad. Muchas veces el sentimiento de plenitud que obtengo del Trabajo llega justo despu? de que me hayas ayudado a sentirme suficientemente seguro para experimentar el agujero.

A.- S? La situaci? del Trabajo aqu?es un poco m? complicada que las situaciones normales. Lo que haces en el mundo exterior, lo puedes hacer con el Trabajo. La gente trata de llenar sus agujeros estando aqu? Pero tambi? esto tiene otra cara y es que el Trabajo mismo est?orientado hacia el vivir las deficiencias, los agujeros, y no solamente la plenitud.

Los dos procesos aqu?van de la mano, juntos. Entre las veces en que nos encontramos sentir? que pierdes esa plenitud. Bien, si la plenitud proced? de utilizar el Trabajo para llenar el agujero de la forma acostumbrada, entonces podr? utilizar su p?dida de la misma forma que la p?dida de cualquier otra cosa y ver qu?es lo que has perdido y tratar de experimentar el agujero para comprenderlo.

Aqu?la gente emplea el Trabajo para llenar un determinado agujero, una determinada deficiencia. Puede que sientas, ?Pertenezco a un grupo de gente inteligente, sincera, aut?ticos buscadores. Debo de ser maravilloso?. M? tarde, todos se ir? a casa. Entonces sentir?, ?Puede que, despu? de todo, no sea tan maravilloso?. Experimenta pues ese agujero para comprenderlo.

Sin embargo, en otras ocasiones, otro tipo de procesos en el trabajo del grupo pueden conducirte a que sientas tu plenitud debido a la presencia general de una cierta plenitud verdadera que puede llevarte a contactar con tu propia plenitud. Entonces, despu? de una semana, cuando dejas de estar en contacto con ella tan profundamente, puede que seas consciente de ello y lo cuestiones. Ese es un proceso distinto. Puede que te sientas pleno sin comprender qu?sucedi? o, quiz?, hay otros temas que deben de ser expuestos y desarrollados para que t?mantengas esa plenitud.

Pero la plenitud del Trabajo no es la misma plenitud que la gente experimenta al llenar sus agujeros. La experiencia de llenar un agujero no se experimenta realmente como plenitud. No experimentas una plenitud cuando alguien est?rellenando uno de tus agujeros. Siempre se siente uno vacilante y no se siente realmente como satisfactorio. Se siente como una clase de desahogo temporal. Hay un sentido de sentirse cogido, de dependencia; no quieres que la otra persona se marche. No quieres que cambien la forma en que se comportan hacia ti. En un nivel profundo, realmente es un bloqueo, no una apertura. Mientras que la plenitud del Trabajo es la ausencia de bloqueos.

A veces, en este trabajo, muchos agujeros aparecen al mismo tiempo. Por eso hay algo de confusi?, ?no es verdad? Por lo general, al comienzo, cuando alguien llega por primera vez para Trabajar en el grupo, se experimentan muchos agujeros al un?ono. El prop?ito del Trabajo es revelar esos agujeros y dejar que la persona los encare desde su propio interior. No tratamos de llenar los agujeros desde el exterior.

Podemos f?ilmente hacer aqu?todo tipo de cosas para que la gente tenga maravillosas experiencias. Podemos meditar, hacer determinados ejercicios y todo el mundo experimentar? cosas maravillosas. Sin embargo no durar? a menos que la persona realmente confronte sus deficiencias, sus agujeros, y los atraviese. No es un proceso simple, ni es f?il ni corto. Lleva tiempo y mucho esfuerzo. Experimentar un agujero y no actuar desde la deficiencia, es muy dif?il debido a la fuerte tendencia que tienes a llenarlo. A veces lo vives como un asunto de vida o muerte.

E.- Esta ma?na, cuando estaba desayunando afuera, me di cuenta de que hab? un gran agujero que la camarera llenaba.

A.- S? Mucha gente se gana la vida llenando los agujeros de los dem?. Hay muchos negocios que funcionan llenado los agujeros de la gente. No tengo ninguna actitud moralista respecto al llenar agujeros. No pienso que sea un pecado o que sea malo. No pienso que debas sentirte culpable por ello o que te hayas de castigar por llenar agujeros. A veces llenas tus agujeros, a veces llenas los agujeros de los dem?. ?Y qu? Hablemos sobre el comprender las cosas. No estoy construyendo ninguna religi? en torno a los agujeros. ?No deber?s llenar los agujeros?. Puedes considerar todo lo que haces en funci? del Trabajo, en t?minos de agujeros o de llenar agujeros. Ver? que todo el tiempo est?, o llenando un agujero o tolerando un agujero, o est? experimentando eso verdadero que perdiste. Esto sucede en todo momento, a cada instante. En este Trabajo, los agujeros con los que te encuentras son cada vez mayores.

Primero los agujeros m? peque?s, luego los agujeros m? grandes, hasta que llegas al mayor agujero, el que supone la p?dida de todo. Se le llama muerte. ?Correcto? Cuando mueres, lo pierdes todo. Has de aceptar ese agujero para volver a tenerlo todo. As? uno de los ?timos agujeros es la p?dida del cuerpo mismo. Experimentar la muerte f?ica es exactamente como eso. Experimentas un gran agujero, negro, oscuro, un agujero vac? sin nada en ?.

Tratas de llenar ese agujero con el cuerpo. Si dejas que el cuerpo se vaya, al menos en tu conciencia - no quiero decir que necesariamente hayas de morir f?icamente- entonces, de repente, contemplar? tu totalidad, eso que realmente eres, lo que normalmente empleas para tratar de sustituir el cuerpo. La mayor? de la gente cree que son sus cuerpos.

Una de nuestras m? profundas identificaciones es la del cuerpo. Esta es una de las razones por las que anhelamos placeres f?icos, placeres corporales. Creo que la base del anhelo m? profundo, el anhelo de placeres f?icos, es un agujero. El agujero es la ausencia, la separaci? de los verdaderos placeres, de los placeres esenciales.

Desde luego, nadie quiere creerlo. ?Si dejo eso, ?qu?me queda? Si no como dulces dos veces al d?, si no hago sexo de tanto en tanto, y si no hago esto o eso otro, ?de qu?voy a disfrutar?? Pero ?e es uno de los ?timos agujeros en ser explorado. Al principio hemos de experimentar los agujeros relacionados con el amor, la compasi?, la estima, la fortaleza, la voluntad, la paz, cosas como ?as, esas cosas que hemos tratado de obtener del exterior.

En tu vida, haz lo que tengas que hacer y simplemente estudia qu?es lo que est?sucediendo. Eso es todo lo que necesitas hacer: estudiarlo para entenderlo. Una de los caminos del Trabajo en el pasado era retirarse a un monasterio, renunciar a todo por completo. La clave no era en realidad rechazarlo todo; era un intento por experimentar los agujeros. Con el tiempo, desde luego, tales pr?ticas adquirieron un sentido moralista, religioso; la idea de que es malo mantener ciertos contactos con el exterior. El prop?ito de esos retiros es permitirte sentir los agujeros y no llenarlos, para ver qu?son.

Recuerdo haber visto una vez un diagrama hecho por Meher Baba, el t? que dice, ?No te preocupes, s?feliz?. Con este diagrama ? trata de demostrar que Dios lo es todo y que para que este todo se complete, ha de contener la nada como parte. Y de esa nada, surge el mundo. El dice que todo lo que conocemos es el resultado de la nada contenida en el todo. Y que hemos de ver esa nada para poder conocerlo todo. De modo que has de tener una nada pues sino no ser? completo. Ser completo quiere decir tenerlo todo. El todo incluye la nada.

Una cosa m? sobre la teor? de los agujeros. Como dije, los agujeros se forman en tu infancia. Cuando eres un beb?no tienes agujeros; cuando naciste eras completo. Al crecer, debido a tus interacciones con tu entorno y a determinadas dificultades con las que te encuentras, eres separado de ciertas partes de ti mismo en diferentes ocasiones. Cada vez que eres separado de una cierta parte de ti, aparece un agujero. Entonces los agujeros son llenados con la memoria de la p?dida y lo que guardaba relaci? con la p?dida. Al poco tiempo, simplemente llenas los agujeros. Los llenas con los falsos sentimientos, con la ideas, las creencias, sobre ti mismo, con estrategias para hab?telas con tu entorno. Esos rellenos son, colectivamente, denominados ?la personalidad?, la falsa personalidad, o lo que nosotros denominamos ?la falsa perla?.

As?pues, la falsa personalidad, como ves, es el resultado de la p?dida de partes de uno mismo. Pero al cabo de un tiempo, creemos que es lo que somos. Todo el mundo cree que es lo que es, el relleno. La falsa personalidad est? tratando de suplantar lo verdadero. Por eso desarrollamos aqu?gran cantidad de Trabajo para comprender nuestras personalidades. Nuestro Trabajo nos conduce al estudio de la historia del desarrollo de nuestra falsa personalidad hasta que, finalmente, somos capaces de experimentar el recuerdo de la situaci? en la cual determinado agujero fue creado. De esta forma puedes recuperar tu esencia, trozo a trozo, hasta que est? completo.

Como ves, me estoy refiriendo a esto de un modo muy general. Podemos ser mucho m? espec?icos. Podemos considerar cada cualidad, ver cuando se ha perdido y qu?es lo que resulta. A veces se pierden combinaciones de cualidades. Por ejemplo, puedes perder tu fortaleza, tu voluntad y tu amor, y ?e ser?un agujero compuesto. De modo que podemos construir una completa perspectiva psicol?ica en torno a esa comprensi? - la psicolog? de los agujeros- que es la psicolog? de la personalidad, de la falsa perla.

E.- He notado en muchas ocasiones que, cuando un hombre me invalida, siento un agujero y tengo miedo y deseo tener algo donde esconderme antes de que las compensaciones lo llenen de nuevo. Cuando esto sucede, no me siento suficientemente fuerte como para soportarlo antes de que se rellene; siento p?ico y un fuerte anhelo y me auto-deval? y me identifico con esos sentimientos de nuevo. ?Es cuesti? de pr?tica el que yo sea capaz de sentir el agujero cuando es fuerte?

A.- S? Esto es lo que estoy diciendo. Trabajamos para aprender a tolerar esos sentimientos, a permanecer en ellos sin tratar de llenarlos con otras cosas. A veces simplemente sucede; el relleno surge espont?eamente. Por eso es que la personalidad es llamada autom?ica. Es mec?ica. Al cabo de un tiempo todo sucede autom?icamente. Ni siquiera te das cuenta de que los est? tapando.

E.- ?C?o enlenteces el proceso? ?Simplemente contemplando como ocurre?

A.- S? al ver lo que ocurre cuando eres un poco consciente de que est? tratando de rellenar un agujero. Pero t?no lo haces, no tratas de llenar el agujero. Puede que durante alg? tiempo te hagas el prop?ito, ?Durante las dos pr?imas semanas, no tratar?de obtener la aprobaci? del exterior?. O, ?Cada vez que me observe deseando la aprobaci? externa, simplemente lo observar?y no actuar? Eso es una forma de hacerlo. En realidad, todo lo que hacemos en este Trabajo es encarar esas cuestiones. Hoy lo estamos considerando desde una perspectiva determinada que puede daros una cierta comprensi? que os facilite vuestro Trabajo.

La falsa personalidad es mec?ica en el sentido de que, despu? de perder una cierta cualidad esencial de ti mismo y que aparezca un agujero, tu personalidad trata autom?icamente de llenarlo con falsas cualidades procedentes del exterior. Entonces se forma parte de tu falsa personalidad. Las acciones de la personalidad tienen dos extremos. Un extremo est?siempre intentando evitar el agujero, evitar el dolor, y experimentar placer. Esto es autom?ico. Y el otro extremo de la personalidad est?siempre tratando de rellenar el agujero tan pronto como algo lo pone al descubierto. Esto tambi? es autom?ico. Necesitamos observarnos a nosotros mismos con atenci?. La mayor? de la gente est?tan identificada con sus intentos por llenar los agujeros que no creen que sea posible no hacerlo. Una persona que est?tratando de obtener el amor de otra, no parecer saber que exista otra alternativa. Cree que es lo mejor que puede hacer y no puede imaginarse otra cosa. La mayor? de las personas nunca cuestionan esas cosas. ?Es algo tan mec?ico! Dicen que as?es como son, que esa es la realidad, que las cosas son as? Cuando te sientes desanimado, buscas a alguien para que te alabe. ?Qu?otra cosa puedes hacer? En realidad, esto es lo que casi toda la gente piensa. Si te sientes poco digno de ser amado, busca alguien al que le gustes. La gente, por lo general, se identifica tanto con esas pautas que no hay posibilidad de cambio. Para empezar a trabajar en esas pautas, necesitas primero observarlo una y otra vez y ver que realmente no funciona. La gente no suele acudir al Trabajo aqu?hasta que empiezan a ver que sus m?odos no funcionan. Si no, no vienen. Creen tan ciegamente en sus estrategias que piensan que si lo hacen mejor y contin?n durante unos cuantos a?s m?, funcionar? Puede que no hayan encontrado la persona adecuada, o que a? no hayan encontrado la situaci? apropiada. Si ganan algo m? de dinero, las cosas mejorar?.

De modo que todas estas justificaciones mantienen a la gente en marcha. Para aquellos que se observan a s?mismos, resulta obvio que esos modelos no les dar? lo que realmente est? buscando. Esa es la gente que normalmente viene a Trabajar aqu?y para ellos es posible que experimenten algo diferente. Pero no quiero decir que la gente que acude al Trabajo haya decidido experimentar sus agujeros. ?No! Cuando la gente viene aqu?por primera vez, trata realmente de encontrar mejores m?odos para llenar los agujeros. Por eso es por lo que todos vienen aqu? ?Encontrar?una forma mejor de que alguien me ame; encontrar?algo mejor para resolver mi problema de peso; encontrar?formas de ser esto o aquello?. Eso es lo que realmente quiere todo el mundo. De modo que vienes y lentamente descubres que el Trabajo es sobre otra cosa. Y te sientes frustrado porque contin?s diciendo, ?No, el llenar los agujeros no funciona?. Contin?s llenando agujeros m? y m?. ?Pero quiero llenarlo, sigo siendo desgraciado. ?Cu?do mejorar? las cosas? ?Qu?puedo hacer para que no sienta eso tan horrible??

Lleva mucho tiempo el que la gente comprenda esto: tratar de llenar los agujeros no sirve. Incluso aunque me est? escuchando ahora est? tratando de llenar agujeros mediante la comprensi?. Algunos de vosotros creen realmente que lo que estoy diciendo llenar?sus agujeros. ?Si simplemente supiera de qu?va la historia, las cosas mejorar?n?. Lo que digo es efectivo si empiezas a sentir tus agujeros, lo cual significa que est? empezando a percibir tu vac?. Si lo est? llenado de palabras o con ideas, simplemente lo tapas de nuevo.

?De modo que ahora s?de que va. Se trata de llenar agujeros. ?Dios m?! Ahora conozco el tema. Puedo irme a descansar y no hacer nada durante las pr?imas dos semanas?. Algunos tratan de llenar sus agujeros de distintas formas. ??Oh! ?As?que esto es lo que estoy haciendo con mi marido! Trato de utilizarlo para llenar mis agujeros. De acuerdo, hablar?con ? est? dos semanas.? Y en lugar de eso, llenas tus agujeros emple?dolos para atacar a tu marido. Tratamos de llenar nuestros agujeros de una forma muy inteligente. ??Aj? Ahora no buscar?un nuevo trabajo, no tratar?de ganar m? dinero porque eso es simplemente llenar agujeros y ? dice que el ganar m? dinero no funciona?. Y esos pensamientos persisten y contin?n para tratar de tapar otro agujero.

Creo que esta perspectiva nos ayuda a tener una vista general de la sociedad. ?Los agujeros mandan! La mayor parte del tiempo nuestra sociedad est?tratando de llenar los agujeros de la gente. ?Qu?crees que emplean los anuncios? ?Cu? es su poder? El poder de los anuncios es el poder de los agujeros. Son atrayentes para tus agujeros; siempre. Descubren en ti un cierto agujero y tratan de suministrarte el mejor relleno. Un buen publicista sabe tratar con todos esos agujeros. Observan su producto, qu?agujeros puede llenar; atraen ese agujero. Y de esta forma ganan millones.

E.- ?Son atractivos los anuncios para los agujeros que ya existen o crean, de alguna forma, otros nuevos?

A.- No creo que puedan realmente crearlos, crear un nuevo agujero. Tus agujeros se crearon durante tu infancia. Pero hacen hincapi?en los agujeros que ya existen y los atraen de diferentes formas. Considera la necesidad de ser hermosa, por ejemplo. Algunas mujeres creen que no son bellas y t? puedes atraer esa deficiencia de muchas formas. Cada d? hay algo diferente. Las formas cambian, pero siguen repitiendo el mismo y fundamental reclamo. Los anuncios estimulan y refuerzan el mecanismo de llenado de los agujeros. Estimulan el deseo que surge de los agujeros. En tus agujeros hay representaciones de lo que crees que deseas del exterior. Nuestro inconsciente esta formado por im?enes con las que llenamos esos agujeros, y continuamos buscando en el exterior el contenido de esas representaciones. Los anuncios operan, en cierto nivel, sobre el mecanismo al completo; el nivel del anhelo en s? Tratan de reforzar eso. Dicen que si compras ese producto, ser? hermosa; que si compras ese otro, ser? feliz, o pr?pero, o inmortal.

E.- ?Por qu?no pueden ser empleados los anuncios para estimular nuestra ansia por nuestra esencia?

A.- Porque con ello no se ganar? mucho dinero.

E.- ?No ser? un poderoso anhelo, el anhelo por la esencia?

A.- ?Oh, s? El m? poderoso. Hay gente que crea anuncios apelando a nuestro deseo por la esencia. La iglesia, todos los sistemas religiosos, son anuncios de eso. Pero atraen en un nivel m? profundo. Desde luego, en muy escasas ocasiones, pueden conducir a la gente hasta su esencia.

E.- ?Es el deseo por llenar los agujeros de los dem?, simplemente otra forma de llenar el nuestro?

A.- S? A veces escapas de tus propios agujeros creyendo que los dem? tienen agujeros y que t?no los tienes.

E.- ?O considerando que los dem? est? necesitados?

A.- Pudiera ser. Existe un mecanismo para evitar los agujeros propios proyect?dolos hacia el exterior, ?Los otros est? necesitados y voy a ayudarles?.

Este proceso de llenado de los agujeros no es superficial o simple. Es muy sutil y muy profundo. Llega hasta las mismas ra?es de tu ser. Requiere un trabajo muy profundo para deshacer el proceso de la personalidad, para invertirlo, y retornar a la esencia.

CAPITULO III

EL TRABAJO SEGUN EL ENFOQUE DEL DIAMANTE

Al enfoque del Trabajo que realizamos aqu? lo llamamos el Enfoque del Diamante. ?Qu?queremos decir con esto? Consideremos palabra por palabra. ?Por qu?lo llamamos ?Diamante?? Hay dos niveles en el significado de ?Enfoque del Diamante?. Uno de ellos es el significado literal, el otro el metaf?ico. El significado literal es el m? dif?il de comprender, porque entenderlo requiere haberlo experimentado.

De modo que por ahora, hablar?de su significado metaf?ico. ?Enfoque del Diamante? significa el m?odo que emplea las cualidades del diamante, eso a lo que denominamos ?percepci? del diamante?. El diamante posee una clase de precisi? y puede atravesar materiales duros sin resultar destruido. El enfoque que aqu?utilizamos es preciso y localizado, como la cirug? por l?er. Tambi?, como con el diamante, nuestro enfoque es estable, valioso, de gran valor.

Entonces, ?qu?significa ?el Trabajo?? El comprender que queremos decir con ?el Trabajo? nos permitir?comprender m? exactamente lo que estamos haciendo aqu?

Por lo que sabemos, los seres humanos siempre se han diferenciado de los animales en que sufren una clase determinada de dolor que las otras criaturas no sufren. Todas las formas de vida sufren enfermedades, accidentes, mueren. Pero los humanos, adem? de estas cosas, experimentan sufrimiento y angustia mental y emocional. Sabemos que a trav? de la historia, los seres humanos han experimentado dolor emocional, insatisfacci?, descontento, falta de paz. Lo que est? experimentando ahora no es nada nuevo. Siempre ha existido. En estos d?s, puede que esta clase de sufrimiento sea mayor o m? profundo que lo fuera hace miles de a?s, pero, por lo general, a? es el mismo.

Tambi? ha habido desde siempre unas pocas personas con el conocimiento de que la mayor? de este sufrimiento se debe a la alienaci? del hombre respecto de s?mismo. La mayor? de nuestras insatisfacciones no provienen de enfermedades o de problemas materiales, sino de no ser nosotros mismos. No puede hacerse mucho con el sufrimiento causado por enfermedades o envejecimiento. Algunos han visto, sin embargo, que el sufrimiento emocional no es inevitable. Se debe a no saber quienes somos, a no conocer nuestro ser, nuestra verdadera naturaleza, a no ser libres para ser nosotros mismos. Es esta alienaci? la que nos deja un sentimiento de vac?, un profundo sufrimiento. Con el tiempo, se derivan dificultades f?icas y enfermedades psicosom?icas.

Junto a este conocimiento de la causa de nuestro sufrimiento tambi? ha existido el conocimiento de saber c?o llevar a una persona de regreso a s?misma, si ella quiere y es capaz de hacerlo. As?que ?el Trabajo? quiere decir cualquier camino, m?odo, o escuela que reconoce el hecho del sufrimiento y la causa del innecesario sufrimiento y trabaja para devolver a la persona a su aut?tica naturaleza y eliminar as?el innecesario sufrimiento causado por esa separaci? interior.

El prop?ito del Trabajo no es, sin embargo, principalmente eliminar el sufrimiento. El deseo de regresar a la aut?tica naturaleza de uno mismo es un impulso innato, que existe en presencia o incluso en ausencia de sufrimiento. Cuanto m? en contacto estamos con nosotros mismos, m? percibimos ese innato deseo de saber y ser lo que realmente somos. Deseamos la libertad para poder vivir como deber?mos vivir, para desplegar todo nuestro potencial. Cuando no lo hacemos, sufrimos, pero ese sufrimiento, m? que ser un problema que el Trabajo ayuda a resolver, es simplemente el hambre de nuestro aut?tico ser para vivir, para ser libre. Es una se?l de que queremos regresar a nuestra verdadera naturaleza.

De modo que el prop?ito de muchas escuelas y m?odos a lo largo de toda la historia ha sido llevar de regreso a la gente a s?mismos. Este impulso de regresar a nuestra propia naturaleza tambi? ha sido el inspirador de las religiones y de los movimientos espirituales en todo el mundo.

Como sabes, estas palabras son incapaces, como toda palabra, de comunicar la realidad de los vislumbres que sobre el valor de Trabajo algunos de vosotros hab?s tenido. El Trabajo, seg? vemos, es muy antiguo; ha existido desde que la Humanidad existe.

?Qu?es pues, m? espec?icamente ahora, nuestro enfoque, el Trabajo seg? el Enfoque del Diamante? para aproximarnos a la comprensi? del enfoque del Diamante podemos considerar la cuesti? de la dificultad del Trabajo.

Siempre ha sido asumido por aquellos que han estado en el Trabajo o que han creado escuelas para el Trabajo, que realmente es muy dif?il realizar el Trabajo y regresar a lo que somos. Siempre se ha asumido tambi? que muy poca gente, solamente una peque? parte de la Humanidad, tratar?de emprender el camino de regreso, y que muchos menos llegar? a alguna parte y que incluso menos a? ser? los que completen el camino. Hemos escuchado historias sobre los peligros y las barreras del Trabajo. El camino ha sido peligroso y por esto, muy pocos lo ha emprendido y muy, muy pocos, lo han completado.

Siempre se ha asumido que en la naturaleza del Trabajo est?el que sea dif?il, peligroso. Lo que ahora estamos aprendiendo es que, sin embargo y contrariamente a los supuestos del pasado, no est?en la naturaleza del Trabajo el que sea tan dificultoso. La raz? por la cual hasta ahora lo ha parecido es, entre otras cosas, la carencia de una determinada clase de conocimiento al que podemos llamar conocimiento psicol?ico.

Se ha asumido, por ejemplo, que una persona ha de tener una voluntad y determinaci? tremendas para ser capaz de realizar el Trabajo.

La tarea requiere una voluntad y una determinaci? tremendas, y en el pasado, el fracaso debido a que no se utilice suficiente voluntad ha sido achacado al estudiante. El maestro dice que el estudiante no se ha comprometido lo suficiente, que no posee la suficiente determinaci?, que no ejerce suficientemente su voluntad. Y esto es cierto. Siempre ha sido as?y sigue sucediendo en el caso del Trabajo. Por eso lo Maestros presionan al estudiante, le someten a toda clase de actos - le empujan, le tientan- con todo aquello que sea adecuado para que ejerzan su voluntad, su determinaci?, para poder seguir trabajando.

Pero ahora comprendemos que una persona no puede emplear su voluntad si la voluntad est?siendo reprimida y bloqueada. Y sabemos que la voluntad es reprimida y bloqueada por determinadas causas. Nuestro trabajo en este grupo nos ha revelado que una de las principales causas de la represi? de la voluntad es el miedo de sentirnos castrados. Este miedo inconsciente es bien conocido y se halla generalmente bien documentado en la literatura psicoanal?ica, aunque su conexi? con la voluntad no es por lo general apreciada.

De modo que cuando una persona trata de emplear su voluntad, empieza a experimentar un miedo terrible, el miedo de la castraci?, de ser sexualmente castrado, o de la castraci? del propio ser, de la propia energ?, de la propia voluntad. La persona desconoce incluso que ese miedo est?ah? Solamente sabe que no puede disponer de su voluntad, que no es capaz de actuar con determinaci?, que no puede hacer cosas dif?iles.

Entonces, a pesar de que empujes c?o empujes a una persona, ?c?o va a poder encontrar su voluntad si siente que algo terrible le va a suceder si se aproxima a ella? Este miedo se manifiesta como el sentimiento de que ?algo va a sucederme,? o ?Me voy a morir?, o ?Voy a tener un accidente?, o cosas as? No importa lo convincente que sea el maestro; uno no puede aproximarse a esos miedos. No es que no quiera ejercer su voluntad; es que no sabe c?o hacerlo, no puede hacerlo. No puede disponer de ella debido a la represi?. Se ha separado de ella debido a determinados miedos inconscientes, y debido a que esos miedos son inconscientes, la mente consciente no tienen control sobre ellos, de forma que cuando los presionas, se refuerzan. Son como la goma; cuando ejercer presi? sobre ella, no cede sino que empuja contra ti.

Un Maestro puede decirle a un estudiante ?Entr?ate?, y el estudiante puede saber que s? que lo mejor es entregarse, pero no sabe c?o hacerlo. Est?aterrorizado. ??qu?quieres decir con ?entregarme??? Para el inconsciente, ?entregarse? significa entregar, perder una parte de s?mismo, desintegrarse; cosas terribles.

Otro ejemplo es el tema del implicarse. En el Trabajo siempre se ha dicho que muy pocos realizan el Trabajo porque la mayor? no se implica lo suficiente. La gente no desea comprometerse en el camino porque temen perder su libertad personal.

El Maestro culpa al estudiante por no haberse implicado suficientemente. Le dice, ?Deber?s implicarte m??, o ?No sabes lo que es bueno para ti?. Puede que esto sea cierto, pero no resuelve nada. Los estudiantes tratan de comprometerse, pero sabemos que el tema del implicarse est? relacionado con algunas profundas dificultades. Sabemos por ejemplo que para que una persona sea capaz de comprometerse realmente en el Trabajo, ha de hab?selas con sus miedos inconscientes sobre la separaci?. En todos nosotros existe un profundo temor de perder nuestro sentido de identidad, el sentido de quienes somos, nuestra privacidad, nuestra individualidad. Aunque en el Trabajo no exista una verdadera p?dida de estos elementos -en realidad sucede lo opuesto- existen aut?ticas razones para esos miedos, razones que se deben a creencias inconscientes originadas en la infancia. El inconsciente cree que, si la persona se compromete, se perder?a s?misma. Y en cierto sentido es cierto. Cuando emprendemos el Trabajo atravesamos una cierta clase de separaci? de la falsa personalidad la cual, al principio, creemos que somos. De modo que para mantener una implicaci? en el Trabajo es eventualmente necesario desentra?r todos esos miedos de p?dida de identidad. Solamente entonces es posible ver y desarrollar nuestra verdadera identidad.

Desde luego que comprometerte en el Trabajo para poder encontrarte a ti mismo, no tiene sentido para la mayor? de la gente debido a sus creencias respecto al comprometerse. ??Qu?quieres decir con ?comprometerme???, dice el inconsciente. ?Si me comprometo, ?qu?me quedar?? Por nuestro trabajo aqu?sabemos cu? agudas, cuan compulsivas, son esas ansiedades. Y son inconscientes. En principio ni sabemos que existan. Solamente nos influencian. Podemos observar esas dificultades en nuestras relaciones; sabemos lo duro que es comprometernos en nuestras relaciones incluso cuando sentimos que hemos encontrado la persona que dese?amos y que nuestros problemas se habr? acabado. El inconsciente dice, ?De acuerdo, espera un minuto, ?qu?va a sucederme ahora?? Los mismos conflictos empezar? a operar cuando desees comprometerte con el Trabajo.

De modo que vemos que siempre ha sido dif?il emprender el Trabajo debido a que la voluntad, el compromiso, la comprensi?, generalmente no est? disponibles para nosotros debido a los miedos y resistencias reprimidos, los cuales son completamente inconscientes y controlan nuestro comportamiento y que se refuerzan si los presionamos.

Debido a que la falsa personalidad es la barrera que necesitamos atravesar para alcanzar nuestra verdadera naturaleza, el Trabajo siempre ha requerido que la gente empiece a cambiar determinadas acciones y pautas de comportamiento que son manifestaciones de la falsa personalidad. Los m?odos del Trabajo y las escuelas han ense?do a la gente, por ejemplo, a no ser ego?tas sino generosos y compasivos. Pero decir a los estudiantes que no sean ego?tas es simplemente tratar con la personalidad de una forma que sabemos que no funciona muy bien. Por ejemplo, tenemos ciertos miedos y deficiencias que nos hacen ser codiciosos y no dejaremos de ser codiciosos simplemente cuando se nos diga no serlo. A lo mejor tu inconsciente cree que has de esforzarte por tener de todo simplemente para sobrevivir, incluso cuando eso claramente no es cierto en tus actuales circunstancias. Tanto si conscientemente crees en esto como si no, seguir? siendo codicioso mientras la creencia inconsciente siga estando ah?

Los miedos y bloqueos que act?n como barreras ante la experiencia de la esencia y el flujo de las energ?s f?icas y sutiles, son percibidos en el cuerpo mediante los sentidos sutiles como una determinada clase de oscuridad, como un bloqueo en ele flujo de energ?. Desde siempre se han desarrollado numerosas t?nicas para rodear esas barreras, esas zonas oscuras, para liberar la energ?.

Algunos m?odos emplean ejercicios o posturas para superar determinadas barreras. Otros m?odos utilizan la presi? para atravesar esas zonas oscuras mediante la pura fuerza de la voluntad o de la dedicaci?: diez horas de meditaci? diarias durante diez a?s o cosas por el estilo. Esos m?odos son muy poderosos y funcionan, pero generalmente s?o para el afortunado que no tiene muchas barreras o las tiene no muy poderosas.

Los que est? en el Trabajo saben que esas barreras tienen que ver con el condicionamiento, y que la falsa personalidad surge del condicionamiento. Se conoce mucho sobre las cualidades de la falsa personalidad, sobre c?o se comporta, c?o se aleja de la esencia. Algunos m?odos han trabajado elaborando ant?otos para cada una de esas oscuras cualidades, bajo la forma de diferentes meditaciones, ejercicios, visualizaciones, posturas de yoga, y similares. En esos m?odos, los Maestros han tenido que trabajar intensamente para empujar y tirar de los estudiantes al atravesar las barreras, generalmente con un ?ito limitado.

Debido a la dificultad del camino, los estudiantes han aceptado, por lo general, adentrarse en el Trabajo, especialmente en las escuelas de cierta seriedad, solamente si est? desesperados por emprende el Trabajo, suficientemente desesperados como para dejar sus vidas de lado por ?. Los Maestros han sabido que a menos que un estudiante est?dispuesto a dejar de lado su vida, el camino nunca podr?ser completado. Era algo sencillamente demasiado dif?il debido a los miedos y resistencias implicados. Por eso han existido toda clase de procedimientos de selecci?. Una persona pod? ser probada durante a?s antes de ser aceptada en el Trabajo. Esto ha sido necesario y todav? loes en las escuelas de una mayor seriedad, pues es una p?dida de tiempo para el Maestro malgastar su tiempo en un estudiante que no progresar?en el camino.

Vemos pues que muy poca gente a podido emprender el Trabajo, ver lo que es la esencia y conocer la plenitud de lo que es ser verdaderamente un ser humano, un adulto de la especie m? que un beb? La mayor? de la gente s?o tiene unos pocos a?s de edad en t?minos de su desarrollo esencial. Existen muy pocos adultos.

Es el desarrollo de la psicolog? que ha tenido lugar principalmente en este siglo lo que nos permite observar como la gente est?atrapada y controlada por el condicionamiento adquirido en la infancia. El enfoque de la psicolog? y la psicoterapia que ha surgido en Occidente, es un nuevo acercamiento al problema del sufrimiento emocional de la Humanidad. Desde los tiempos de Freud, se ha ido acumulando mucho conocimiento sobre el inconsciente y la personalidad. La psicolog?, la ciencia de la mente, proporciona una gran comprensi? de aquello de lo que ha carecido el Trabajo. Pero esa gente que ha desarrollado ese conocimiento y practica la psicolog? no son, por lo general, los que est? implicados en el trabajo. Reconocen el sufrimiento en la naturaleza humana y se esfuerzan por aliviar ese sufrimiento tratando de resolver los conflictos personales en un nivel emocional.

Pero como norma, la esencia no es reconocida en la psicolog? y en la psicoterapia. Por esto, la alienaci? de la esencia no es observada. Observan que la gente no est?en contacto con sus emociones y sus sensaciones. Ven que la gente est? controlada por complejas estructuras de creencias, miedos y defensas inconscientes, pero esa dimensi? extra, la existencia del verdadero ser, no es generalmente vista o tomada en consideraci? en la teor? psicol?ica.

Como resultado del desarrollo del conocimiento psicol?ico y de las t?nicas terap?ticas, muchos individuos han realizado un trabajo tremendamente efectivo en la comprensi? de s?mismos y han reducido el sufrimiento en sus vidas. Tambi?, el conocimiento psicol?ico en s?sirve de ayuda a la cultura en general.

Las teor?s psicol?icas y los enfoques terap?ticos est? proliferando en estos d?s, pero ninguna resulta completo y obtienen distintos niveles de ?ito. Desde la perspectiva del Trabajo, est?claro que esos enfoques no pueden ser totalmente efectivos en la eliminaci? del sufrimiento si no toman en consideraci? la esencia y nuestra alienaci? de ella- La principal causa de nuestro sufrimiento no es el conflicto emocional. Tenemos conflictos emocionales porque desconocemos nuestra verdadera naturaleza.

Pero en psicolog?, los conflictos emocionales son considerados como la causa del sufrimiento, y los problemas con el entorno durante la infancia generan conflictos en nuestras mentes inconscientes que a su tiempo crean dificultades en nuestra vida cotidiana, pero lo que normalmente no se ve es que esos conflictos de la infancia tienen el efecto, o toman la forma de alienarnos de partes esenciales de nosotros mismos, las cuales son la fuente de nuestra felicidad y de la alegr? y la satisfacci?.

Como un ejemplo sencillo, supongamos que siempre que un hombre expreso su ira cuando era ni?, su madre lo rechaz?o le retir?su apoyo se sinti?asustada. Puesto que en la infancia y ni?z, la madre es identificada con el amor y la fusi?, cuando ahora este hombre experimente enojo, sentir? un profundo miedo a perder su amor y fusi?. En su pasado, las cualidades de amor y fusi? no fueron compatibles con el enfadarse; su madre le retiro su amor desde que era un ni?to que expresaba su enfado. La fuerza y la sexualidad est? estrechamente relacionados con la ira -ambas implican la energ? de separaci? o de agresi?- por eso cuando ese hombre experimente amor y fusi? con otra persona o en otra situaci?, la considerar?como una amenaza hacia su fuerza y sexualidad. Esta es el entramado del dolor y la confusi? que sufrimos en nuestras vidas a diario. No podemos considerar los estados esenciales conectados, por ejemplo, con el amor, con la ira, con el sexo, sin experimentar ansiedades, miedo, e incluso p?ico, como muchos de vosotros ya hab?s visto aqu?con vuestro Trabajo.

?Qu?significa pues esto? Nuestra experiencias durante la infancia de frustraci?, conflicto y rechazo produjeron la p?dida de aquellos estados esenciales. Al ser estas las cualidades que anhelamos, la confusi? y el descontento durante nuestras vidas de adultos se cimentar?en esa p?dida. La p?dida es experimentada como un sentimiento de vac?, de deficiencia, de ausencia de significado, de abulia, ocupando el lugar de esos estados esenciales.

Resumiendo, vemos que la efectividad de las escuelas del Trabajo se ha visto limitado por la ausencia de un conocimiento sobre las barreras espec?icas inconscientes que nos impiden experimentar los correspondientes estados esenciales que constituyen nuestra aut?tica naturaleza. La efectividad de la psicoterapia se ha visto limitada por la ignorancia de esos estados esenciales, de forma que la resoluci? se da a nivel del ego y de las emociones, los cuales no son los niveles en los que nos hallamos absolutamente satisfechos.

En la pasada d?ada, algunos empezaron a integrar esos dos enfoques y han tenido un ?ito relativo, dependiendo de su experiencia y conocimiento. Pero este no es a? el Trabajo seg? el Enfoque el Diamante. Hasta ahora, los intentos de integrar el Trabajo con el conocimiento del condicionamiento y la estructura del inconsciente, ha sido muy difuso. Ha sido efectivo para algunos, pero a? perpet? una divisi? innecesaria entre el estudiante que est?profundamente identificado con su falsa personalidad y el estudiante que vive su esencia. As? lo establecido es que se espera que el trabajo psicol?ico lleve al estudiante desde el punto A al punto B. Entonces el Trabajo lleva al estudiante desde el punto B al C. El trabajo psicol?ico es emprendido para disolver la falsa personalidad y solamente entonces surge la posibilidad para el desarrollo esencial.

El Enfoque del Diamante es distinto de esos enfoques en que trabaja sobre la percepci? y disoluci? de la falsa personalidad simult?eamente con la percepci? y desarrollo de los estados esenciales. Para explicar c?o trabaja este m?odo, resumir?la ?teor? de las deficiencias?, a la que tambi? llamamos ?teor? de los agujeros?, por las razones que m? tarde veremos.

En toda la historia y la literatura del Trabajo, vemos que llegar a conocer eso que denominamos ?esencia? es lo que podr?mos considerar la meta del Trabajo. En la filosof? occidental, encontramos a Plat? hablando de las ideas puras, o de las formas plat?icas. Plat?, un disc?ulo de S?rates, el cual desarrollaba el Trabajo, escribi?sobre las argumentaciones entre S?rates y sus estudiantes relativas a los que se denominan ?verdades eternas? - lo que aqu?denominamos cualidades de la esencia, tales como coraje, verdad, humildad, amor, - y su deseo de mostrar como pod? la gente aprender sobre esas cosas. S?rates demostr? finalmente que no podemos aprender esas cosas de nadie. Nadie puede ense?rte, por ejemplo, la cualidad del coraje, o la cualidad del amor. En sus argumentaciones finales, demostr?solamente podemos conocer esas cosas, record?dolas.

Todo el mundo posee alguna memoria de esas formas esenciales. Hemos visto en nuestro Trabajo aqu?que una caracter?tica consistente de la experiencia de los estados esenciales es el sentimiento de que ya los has conocido antes, de que has estado ah?antes, de que est? recordando en alguna forma una realidad fundamental la cual, en el proceso del vivir, hab?s olvidado. De modo que sabemos que, aunque seamos generalmente inconscientes de ello, esta memoria de la esencia existe y sabemos que el proceso de recordar nuestra esencia es el proceso de recordarnos a nosotros mismos, de volver a nuestra verdadera naturaleza.

Otra cosa que necesitamos saber para poder comprender c?o funciona nuestro m?odo, es que la esencia no es un gran agregado, no es un estado, ni una experiencia, ni un modo de ser. La esencia no es una sola cosa. La esencia posee, o es, muchos estados o cualidades. Es la verdad, es el amor, es la compasi?, es la conciencia objetiva, es la estimaci?, es la voluntad, es la fortaleza, es la alegr?. Todo eso es esencia, en diferentes cualidades. Son caras distintas del diamante que reflejan distintos colores.

Aunque en el Trabajo se ha sabido desde siempre que la esencia posee muchas facetas, la mayor? de las escuelas han resaltado una cualidad, o conjunto de cualidades, m? que otras. Algunas escuelas, por ejemplo, enfatizan el amor. Por eso emplean t?nicas para desarrollar el amor. Hablan del amor. Rezan. Cantan. Adoran a su gur? Adoran a Dios. Se entregan al amor.

Otros enfoques enfatizan el servicio, el trabajo. Emplean m? los centros del vientre. Otros enfatizan la verdad o la b?queda de la verdad. Otros, Gurdjieff por ejemplo, enfatizan la voluntad, realizando esfuerzos supremos.

El que un aspecto de la esencia sea enfatizado por un m?odo determinado depende de la experiencia y caracter?ticas del maestro, o del creador del m?odo. Con frecuencia, por ejemplo, un Maestro habr?trabajado determinadas partes de s?mismo m? profundamente que otras. Entonces la cualidad de la esencia asociada con esa parte ser?muy fuerte, y debido a que es a trav? de esa cualidad que el Maestro alcanzo la comprensi? y personificaci? de su esencia, ? desarrolla sus m?odos de ense?nza en torno a esa cualidad.

Solamente han existido unas pocas escuelas que han trabajado con la totalidad de la esencia. Por eso parece haber una discordancia entre las diferentes ense?nzas. Mahoma habla de forma muy distinta a Jes?, y Buda habla a su manera. Los Maestros dicen cosas diferentes, unos dicen que hay que entregarse a Dios, otros buscan la ?perla azul?, otros dicen que hay que hacer un esfuerzo consciente, buscar la voluntad; otros dicen que la respuesta es el vac?. Y puesto que la mayor? de esa gente desconoce que la esencia posee muchas cualidades, cada uno piensa que el otro est? equivocado. Si sabes o sientes, que grandes esfuerzos de voluntad te llevar? a tu esencia, parece obvio que el amor no servir? El amor puede implicar para ti, debilidad, sentimentalismo. Por esto vemos en algunos grupos, durante un tiempo al menos, que la voluntad es desarrollada a expensas de la cualidad del amor, porque de alg? modo parecen incompatibles.

Sabemos que la esencia es algo que aprendemos, en cierta forma, record?dola y que posee muchas diferentes cualidades. Hab?s tenido una experiencia directa de estas cosas. Por esto, ?cu?do y por qu?olvidamos eso que ahora trabajamos para recordar? Todo el mundo nace con esencia, y al crecer, tu cuerpo f?ico se desarrolla y tu esencia tambi? se desarrolla de acuerdo a ciertos esquemas.

El reci? nacido est?en el estado que denominamos ?la esencia de la esencia?; un estado de unidad indiferenciada. Sobre los tres meses, el beb?se encuentra en un estado de ?fusi?? el cual es necesario para el desarrollo de la relaci? con la madre. Despu? del estado de fusi?, se desarrolla la fortaleza, luego la estima, la alegr?, la esencia Personal, y as?sucesivamente. Pero, desde luego, debido a la interferencia y el conflicto con el ambiente, este desarrollo es solamente parcial. Cada vez que surge el dolor o alg? trauma, hay una disminuci? de determinada cualidad de la esencia. La cualidad que se ve afectada depende de la naturaleza y la ?oca en que se produce el trauma. A veces nuestra fortaleza, a veces nuestro amor, a veces nuestra auto estima, o la compasi?, o la alegr?, o la intuici?, resultan heridas y luego, eventualmente, bloqueadas.

Cuando una cualidad de la esencia es finalmente bloqueada por una experiencia personal, lo que queda en el lugar de esa cualidad es una sensaci? de vac?, una deficiencia, un agujero, como ya vimos en nuestra discusi? de la Teor? de los Agujeros. Has visto en nuestro Trabajo aqu?que realmente experimentas ese vac? como un agujero en tu cuerpo en el lugar en el que una cualidad de la esencia fue cercenada. De modo que se crea en la persona la sensaci? de que se carece de algo, y por lo tanto, que algo anda mal. Cuando sentimos esa deficiencia, tratamos de llenar el agujero que sentimos en nosotros. Debido a que en ese lugar la esencia ha sido eliminada, no podemos llenar el agujero con la esencia. Por eso tratamos de llenarlo con cualidades similares, falsas, o tratamos de llenarla desde el exterior.

Supongamos por ejemplo que el amor por nuestra madre es rechazado, que no es apreciado. Entonces, ese amor en nosotros, es herido, da?do. Para evitar la experiencia de la herida dejamos morir una cierta parte de nuestro cuerpo y de esta forma somos separados de esa dulce cualidad del amor en nosotros mismos. Donde deber? estar el amor, tenemos un agujero, un vac?. Lo que entonces hacemos para obtener ese amor del que sentimos su p?dida, es tratar de obtenerlo de nuestro exterior. Deseamos que alguien nos ame d?modo que el agujero en nuestro interior sea llenado con amor. Sabemos exactamente qu?queremos, pero nos olvidamos de que fue nuestro amor el que perdimos; creemos que hemos perdido algo del exterior, de forma que tratamos de recuperarla desde el exterior.

Conectados con los agujeros est? la memorias de las situaciones que provocaron la herida y la cualidad que se perdi? Est? todas all? pero reprimidas. No recordamos que sucedi?o que perdimos; nos queda simplemente una sensaci? de vac? y la falsa cualidad o idea con la que tratamos de llenarlo. A su tiempo, esos agujeros van acumulando material y a medida que van siendo llenados por diversas emociones y creencias, el material que los llena se convierte en el contenido de nuestra identidad, de nuestra personalidad. Creemos que somos eso. Y la personalidad queda estructurada en torno a las m? fuertes deficiencias. A algunos les queda algo de esencia aqu?y all?y en aquellos cuyos problemas en la infancia fueron severos, todo es reprimido, resultando una sensaci? subjetiva y una visi? de embotamiento, casi de falta de vida.

Es este conocimiento el que hace que nuestro Trabajo aqu? el Enfoque del diamante, sea posible. Ahora somos capaces de ser muy claros, muy precisos. Poseemos un obvio camino para conducir a la gente de regreso a s?mismos. Primero aprendes a sentirte a ti mismo, a prestar atenci? a ti mismo, de forma que la informaci? que te es necesaria est?a tu alcance. La mayor? de la gente circula por la vida sin esa conciencia de s?mismos porque est? tratando de evitar el sentimiento de vac?, la falsedad, la sensaci? de que ?algo anda mal? en sus vidas. As?que aprendes a ser consciente de ti mismo y empiezas a observar a tu personalidad.

?Qu?es lo que hace posible esto? Las cosas que refuerzan tu trabajo son: todo la voluntad que puedas tener, sea cual sea, todo el amor y la comprensi? que de ti mismo puedas tener, sean cual sean. Debes tener alguna apertura, consciente o no, hacia tu deseo de regresar a tu verdadera naturaleza. Adem?, debes de tener alguna comprensi? de que tus dificultades surgen de tu interior, de tus propios conflictos. Si b?icamente crees que tus problemas se solucionar? ganando algo m? de dinero, siendo un poco m? guapo, teniendo ni?s, comprando un coche mejor, y cosas as? no puedes emprender el Trabajo. El Trabajo comienza al ver que las dificultades surgen de nuestro interior y al sentir que la satisfacci? que buscamos tambi? procede de ese interior.

Luego empleamos diversas formas de antiguas t?nicas, como las meditaciones, para reforzar diferentes partes de la esencia. Tambi? usamos diversas t?nicas psicol?icas para comprender los bloqueos con que nos encontramos en relaci? a los diversos aspectos de la esencia. En nuestro Trabajo, vemos que cada persona puede observar en s?misma ciertos agregados de comportamientos en torno a un determinado asunto en un momento determinado de su vida. Si contin?s trabajando en eso, observar? que te est? comportando as?para llenar una cierta deficiencia o agujero. Por entonces, empezamos a ver cuales son las diferentes cualidades de la esencia que est? por lo general relacionadas con determinadas facetas del propio pasado. Esas relaciones entre el estado esencial, el agujero o el espec?ico sentido de vac? que surgi?de la p?dida de ese estado, y las emociones y creencias que creamos para llenar esos agujeros, y finalmente los conflictos en nuestras vidas que surgen debido a la falsa personalidad, son todos comprendidas. Esas relaciones y pautas son las mismas para todo ser humano. De modo que cuando una persona est?Trabajando aqu?en el grupo, puedo decir en que tema est?trabajando, qu?estado esencial y qu? deficiencia se hallan implicados.

Por ejemplo, la p?dida de la voluntad se halla relacionada con el miedo a la castraci?, como ya vimos antes. La p?dida de la fortaleza se halla relacionada con la represi? de la ira y tambi? con el miedo a la separaci? de la madre. La p?dida de la compasi? siempre se debe a la represi? de la herida. Cada agujero es llenado generalmente con lo mismo, dependiendo de lo acontecido en la infancia y de las circunstancias sociales y culturales de cada persona. La compasi?, por ejemplo, puede ser reemplazada por el sentimentalismo y la creencia de que uno es una persona que ama; la intuici? puede ser reemplazada por una excesiva ideaci? y la fortaleza por un demostrar que se es duro.

Si encaras exhaustivamente el conjunto de asuntos relacionados con un estado determinado, si descubres un aspecto de la falsa personalidad como un intento de llenar un agujero, si profundizas hasta el final en ese estado de vac?, atravesando el miedo a percibirlo por completo, obtendr? esa cualidad que hab?s perdido. Hemos visto eso una y otra vez en nuestro trabajo aqu? Los psicoterapeutas tratan con esos asuntos, pero en general, solamente retroceden, con respecto a ala deficiencia, hasta que ven los causas que la originaron y comprendi?dolas o resolvi?dolas. No ven que el vac? est?ah?debido a la ausencia de esencia. Solamente observan la sensaci? de vac? y los conflictos resultantes de la historia en la infancia.

A veces, estoy seguro de ello, los clientes alcanzan estados esenciales en la terapia. Pero el terapeuta corriente no los percibe y el cliente mismo no les da importancia. Ella s?o sabe que est?maravillosamente bien, aliviada; a veces tiene incluso un sentimiento muy fuerte de ?haber vuelto a ser ella misma?. Pero el estado esencial no es reconocido como tal; la experiencia ser? ignorada por el terapeuta y el cliente la perder? nunca ser?continuada o desarrollada.

Pero cuando est? trabajando con una persona que sabe que es posible atravesar la experiencia de la p?dida, recorriendo todo el camino de vuelta hasta llegar a eso que fue perdido, y que reconoce todas esas cualidades esenciales, entonces es posible ver y desarrollar tu verdadera naturaleza. Aqu?no estamos interesados en simplemente recorrer toda tu infancia, comprendiendo tus condicionamientos y conflictos. Estamos interesados en volver al agujero original y simplemente experimentarlo sin tratar de llenarlo. En terapia, si tratas el conflicto de tu deseo por tu padre y tu padre era emocionalmente inasequible para ti, sentir? una profunda herida y te sentir? castrado. Ves que no puedes tener a tu padre en el presente, de modo que la resoluci? es relacionarte con otro hombre (a veces el mismo terapeuta) para llenar esos agujeros; y esta es la soluci? terap?tica.

No funciona. Puedes tratar de llenar la deficiencia o p?dida del amor con el amor de otro hombre. Pero, puesto que es tu propio amor, tu propia voluntad. Por lo que en definitiva suspiras, te sentir? insatisfecho con el amor y el apoyo del sustituto del padre, sea quien sea el que est? empleando para llenar la deficiencia.

Ahora sabes que puedes experimentar tu propio amor, o tu propia voluntad, solamente si te permites experimentar tus agujeros, las deficiencias que llevan asociados, en vez de intentar llenarlos con ellas. Esto es muy dif?il y aterrador. Gran cantidad de disciplinas espirituales emplean t?nicas para permitir al estudiante permanecer en eso. Pero cuando, finalmente, llegas a conseguirlo, llega la verdadera soluci?; la soluci? obtenida no por resolver sencillamente el conflicto emocional, sino al recuperar la cualidad perdida. La presencia en ti de la cualidad del amor eliminar?finalmente tu problema con el amor. La presencia de la voluntad es lo que eliminar?el sentimiento de castraci? o de impotencia. Ninguna otra cosa lo har?

Y ya has visto que puedes empezar con cualquier emoci?, con cualquier idea, o dificultad, en este Trabajo y desarrollarla hasta llegar a la deficiencia original. Permaneciendo en este proceso, siguiendo cada tema hasta el final, recuperar? finalmente la memoria de lo que perdiste, como dijo S?rates. Y al recordarlo, lo obtendr?. Todo lo que perdiste puede volverlo a recuperar trabajando de esta forma. Todo.

No hay una separaci? entre los asuntos psicol?icos y la esencia; est? entrelazados, entretejidos. Por eso es que no puedes poner a trabajar simplemente con la falsa personalidad y cuando has acabado con eso, empezar a experimentar y desarrollar la esencia. Sin la recuperaci? de lo que fue reemplazado al crear la personalidad, no podr? disolver la personalidad.

La raz? por la que el Enfoque del diamante puede ser preciso, es entonces, que nosotros sabemos que cada aspecto de la esencia se halla conectado con ciertos conflictos psicol?ico-emocionales. De modo que podemos emplear poderosas t?nicas psicol?icas que nos conducir? a percibir y comprender nuestros conflictos, nuestras represiones, las resistencias y pautas de esas resistencias, y ser sencillamente conscientes de ello. No necesitamos presionar esas resistencias, esas zonas oscuras; simplemente las iluminamos. Al cabo de un tiempo, se desintegran. Entonces el camino es f?il. Podemos fluir por esos lugares en vez de tener que rodearlos. Rodearlos o presionarlos es el camino m? dif?il, el m? largo. Nuestro camino tienen que ver m? con la comprensi?, con la claridad precisa del diamante.

Podemos considerar esta comprensi? y analizarla en relaci? a otros enfoques psicol?icos o a otras escuelas de Trabajo. Hemos visto que las diferentes escuelas enfatizan diferentes aspectos de la esencia. Podemos observar ahora como los diferentes enfoques psicol?icos enfatizan las diferentes deficiencias o agujeros.

Cada escuela psicol?ica fue desarrollada por el creador de dicha escuela al trabajar sobre o mediante las deficiencias dominantes que percib?, y desarrollando cierto conocimiento psicol?ico relacionado con los asuntos que las envolv?n.

Tomemos por ejemplo a Freud. ?Qu?fue lo que resalt? Bien, en primer lugar, desde luego, percibi?la existencia del inconsciente y consider?al material reprimido en el inconsciente como formado principalmente por la fuerza agresiva y la libido sexual. La fuerza agresiva es lo que aqu?denominamos fortaleza, y la l?ido es una combinaci? de dos lataif, -de dos sutiles aspectos de la esencia-, el izquierdo y el derecho. De modo que Freud estuvo desarrollando los asuntos relacionados con las deficiencias de esas dos cualidades. Entonces vio la barrera de la ansiedad de la castraci?, la cual, como hemos visto, produce una p?dida de la voluntad. La psicolog? freudiana se relaciona pues b?icamente con esas tres deficiencias; y es muy efectiva. Puede recorrer todo el camino de vuelta hasta las cualidades esenciales asociadas a ellas.

Reich estuvo tratando fundamentalmente con la cualidad del placer, la falta del cual tiene que ver con la p?dida del placer, especialmente del placer sexual. Las t?nicas reichianas est? orientadas hacia revelar a una persona el porqu?no se relaciona con su cuerpo, demostr?dole por qu? no puede tolerar el placer. El trabajo reichiano est? dise?do para penetrar y atravesar las barreras del placer.

?Qu?enfatiz?Fritz Perls? El aqu?y ahora. El aprender a estar en el aqu?y ahora, sin explicaciones, sin pasado. Una pista sobre con qu?trabajo el enfoque de Perls nos la da el hecho de que fuera a Jap? a tratar de estudiar con un Maestro zen. ?Por qu?estaba interesado en un Maestro zen? La cualidad con la se relacionan los budistas zen es la de esencia de totalidad. Estar por completo aqu?y ahora es ver la verdadera naturaleza de las cosas, lo que denominamos el aspecto del ?resplandor?, lo que la gente zen denomina, ?la naturaleza del Buda?. Los budistas zen no se ocupan de hab?selas con ninguna de las cualidades espec?icas; desean ir derecho hasta el final. Perls supo esto intuitivamente, aunque no sab? con exactitud qu?estaba buscando. Debi?de poseer algo de esa cualidad denominada resplandor, que lo atrajo hacia el zen y finalmente hacia el desarrollo de la terapia Gestalt, la cual tiene realmente la misma meta. Pienso que tuvo el sentimiento de que ellos sab?n de esta cualidad, lo cual es cierto, de modo que fue a estudiar con ellos. Pero fue muy duro, demasiado lento. Ni uno entre diez mil estudiantes zen lo alcanza mediante el enfoque del zen, y a? as?tras estar sentado mirando una pared diez horas al d? durante a?s. No hay excitaci?, no hay alegr?. Si eres capaz de tolerar el estar sentado durante, quiz?, veinte a?s, dejando que todas las resistencias vengan a ti y te atraviesen, puede que acabes contemplando la naturaleza de la pared. Eso que es ?la completa naturaleza?.

Debido a que esta cualidad era la m? fuerte en Perls, desarroll?su enfoque del continuo de consciencia y las diversas t?nicas Gestalt que han demostrado ser tan poderosas ayudando a la gente a penetrar o a volver transparentes los trabajos de sus falsas personalidades.

Los neo-freudianos, los psic?ogos del ego, tratan principalmente con las deficiencias de la estima, de la auto-estima, con la deficiencia del amor en relaci? con las relaciones objetuales, y con la deficiencia que deriva de la ausencia de esencia Personal, la cual es la verdadera Individualidad. Su saber es sorprendentemente espec?ico al saber exactamente como se desarrollan esos agujeros. No saben que esas cualidades existan, porque trabajan principalmente a nivel del ego. Su conocimiento, sin embargo, es muy ?il. Aqu?lo hemos estado utilizando con grandes logros con la gente que est?aprendiendo a Trabajar con su esencia Personal, con su estima, con su habilidad para experimentar un amor real hacia otra persona.

Cuando Trabajamos con el Enfoque del Diamante podemos emplear esas diversas t?nicas para descubrir exactamente qu?conflictos emocionales contribuyeron a la p?dida de cierta cualidad de la esencia, yendo directamente hacia el vac? mismo y posibilitando el recordar que aspecto fue el perdido. Nunca falla.

Para dar un ejemplo que hemos visto una y otra vez en nuestro Trabajo aqu? Todo el mundo que trata con sus apegos a su madre, que recorre todo el camino de los sentimientos de necesidad, de anhelos, de heridas respecto a necesidades insatisfechas respecto a la madre, en ?timo t?mino se topar?con lo que llamamos la cualidad de fusi? de la esencia. Es una maravillosa clase de amor fusionante. Pierdes tus l?ites y te fundes en todo.

De modo que aunque a lo largo de la realizaci? de este Trabajo empleando el Enfoque del Diamante consumamos las tareas de la psicoterapia, mi inter? no es la psicoterapia. Mi inter? es el Trabajo. Sin emprender el Trabajo sobre la esencia, no hay soluci? para nuestro sufrimiento y ninguna oportunidad de realizar nuestra verdadera naturaleza.

No tenemos ninguna necesidad de trabajar aqu?simplemente sobre los problemas o los s?tomas, y no tenemos necesidad alguna de aislarnos del resto del mundo en un monasterio para poder Trabajar sobre la esencia. De hecho, necesitamos realizar este Trabajo. Mientras estamos en el mundo; mientras establecemos relaciones, mientras trabajamos en nuestras ocupaciones o cuando tenemos problemas con los coches, o cuando tenemos problemas de dinero, es donde obtenemos el material que necesitamos para trabajar. Como vemos, utilizando las t?nicas psicol?icas al mismo tiempo que los m?odos del Trabajo logramos cumplir con el objeto del Trabajo de una forma m? f?il y m? eficiente, que en el pasado. Es necesario ver que nuestra b?queda en pos de la comprensi? y de la verdad son lo m? importante aqu? porque ellas nos conducir? hasta la posibilidad de experimentar y desarrollar los aspectos de nuestra esencia.

Estamos aprendiendo que no sirve de nada tratar de desarrollar un aspecto de la esencia a expensas de los dem?. No tratamos, por ejemplo, de desarrollar ?icamente el amor. El amor es s?o uno de los aspectos de la esencia. No queremos ser solamente amorosos. Si tienes amor, pero no voluntad, tu amor no ser?aut?tico. O si posees voluntad, pero no amor, tu voluntad ser?fuerte y poderosa, pero sin ninguna idea de la verdadera humanidad, del gozo o del amor. Si tienes amor y voluntad, pero no tienes la consciencia objetiva, entonces tu amor y tu voluntad podr? ser enfocados sobre objetivos err?eos. Tus acciones no ser? exactas o apropiadas. Solamente el desarrollo de todas las cualidades nos permitir?convertirnos en plenos y verdaderos seres humanos.

El Trabajo que aqu? hacemos requiere compromiso, dedicaci? y sinceridad. NO exigimos estas cosas de forma absoluta, porque comprendemos que existen para ellas ciertas barreras que deben ser exploradas. De forma similar, no exijo a la gente absoluta obediencia o confianza absoluta. Solamente les pido que traten de comprenderse a ellos mismos. A trav? de su propia experiencia descubrir? si uno puede o no puede confiar en nuestra forma de ver las cosas y a su debido tiempo uno descubrir?sus barreras hacia la confianza. No hay necesidad de una fe ciega, no hay necesidad de un amor ciego, no hay necesidad de hacer nada a ciegas. El Enfoque del Diamante es la comprensi?, el ver mismo. Por esto, al principio el estudiante s?o necesita sinceridad y la comprensi? de que las barreras contra tu desarrollo pleno est? en tu interior; y eso en s?es lo que satisface. Lo que se requiere de m?en el Enfoque del Diamante es lo mismo que se requiere de ti. Adem?, lo que se necesita del maestro es la habilidad para encarnar las cualidades esenciales y, de este modo, poder verlas en ti. Es necesario que yo perciba tu esencia y sepa qu?es lo que estoy viendo. Y entonces, la ?ica forma en la que t?puedes saber algo de eso, es prob?dolo, experiment?dolo en tu propio interior.

Esas cosas son las mismas que siempre han sido requeridas en el Trabajo. Ahora les hemos a?dido los nuevos conocimientos de este siglo, el tremendo conocimiento de la psicolog?. Creo que la estamos empleando adecuadamente, utiliz?dola realmente de la forma que ha de ser usada. Me siento agradecido hacia la gente que ha desarrollado este conocimiento.

?Hay algunas preguntas?

E.- Tengo una pregunta sobre la resistencia. El camino del Diamante es atravesar esas resistencias. ?En que se diferencia del presionar? ?Es algo as?como ver a trav? de ellas?

A.- S? ?Atravesar? quiere decir ?ver?, ?comprender?. No quiere decir emplear las tijeras. La percepci? del Diamante, la clara y precisa percepci?, es lo que las atraviesa. La clara, focalizada, percepci? del diamante te ayudar?a ver exactamente los temas de tu vida y, al verlos y comprenderlos, se ir? desintegrando a medida que veas lo que es cierto y lo que es falso.

E.- De modo que no es que aqu?haya una resistencia y yo este presionando contra ella.

A.- No. Parte del comprender, es comprender la resistencia a comprender. Parte del trabajo es aprender a c?o des identificarnos, a no creer nuestras resistencias, y a no identificarnos con nuestros conflictos emocionales, sino ver que son el resultado o un s?toma de aquello que est? fundamentalmente equivocado. La gente toma sus deficiencias, sus agujeros, como algo que est?mal en ellos, y debido a que creen que eso es lo que va mal en ellos y que nada puede hacerse para remediarlo, est? siempre tratando de llenar ese agujero. ?Qu?otra cosa pueden hacer? Pero, aqu? vemos que el agujero, la deficiencia, la sensaci? de necesidad, no es lo que est?mal en ti. Lo que est?mal es tu p?dida de ciertos aspectos de la esencia. Podemos emplear el conocimiento tan arduamente desarrollado por Freud y sus colaboradores, y utilizarlo en nuestro Trabajo; desarrollarlo por completo. Y podemos continuar empleando algunas de las antiguas t?nicas, nuestra meditaci?, nuestra forma de prestarnos atenci? a nosotros mismos. La t?nica de meditaci? que emplees puede ir cambiando a medida que avanzas, o ir cambiando de acuerdo al tiempo que la has estado practicando. Tenemos este muy efectivo conocimiento del Diamante para eliminar nuestras barreras, sin desv?s, sin dar vueltas, yendo directamente mediante la completa y directa comprensi? de nosotros mismos.

Has de ver a trav? de todos tus conflictos, de todos tus miedos, de tu culpa, de tu ira, de tu amor, de todo, de forma que, a su debido tiempo, se vayan actualizando en ti m? y m? cualidades. Si eres capaz de desarrollar este Trabajo por completo, de forma exhaustiva, a su hora te volver? completo, sin agujeros, ser? una s?ida esencia; ser? uno. El Enfoque del Diamante es seguir todas esas pistas del sufrimiento en nuestras vida de regreso hasta nuestra esencia.

IMPORTANTE: En este sitio no tratamos de convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a través de los conocimientos y así descubrir la grandeza del Creador Supremo. En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus enseñanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y así la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. Ver advertencias

La espiritualidad "NO" es un negocio y mucho menos una mercancía. "NO" se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. "NO" pongas tu espiritualidad en riesgo en manos de inexpertos, sigue a dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el único que sabe cómo comunicarse con tu ser, síguelo directamente. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a través de su manifestación, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfección sagrada. Obedece el aquí y el ahora, es el amor manifestado.