27/04/2017

DIOSCONOCIMIENTOSSALUD PAZ OSHO LA ILUMINACION ESPIRITUAL
JESUSINFINITOFRASES LINK AMIGASECKHART TOLLE EL AMOR
CRISTOPADREVEGANOS SABIDURIAKRISHNAMURTI LA VERDAD
BUDA + NUEVOECOLOGIA CONSCIENCIA MAHATMA GANDHI LA LIBERTAD
JEBUNA EDITORIALPOSITIVOS PENSAMIENTOSPATROCINIO NAVARRO LA VIDA
ATEOS GRAFICASSOCIEDAD CONOCIMIENTO ANTHONY DE MELLO
VERDAD ABSOLUTACorreos y Boletines
Ajedrez Paisa - Medellin Colombia SIGUENOS EN FACEBOOK SIGUENOS EN TWITTER
EGO RADIO - TVUNIVERSO ESPIRITUALIDAD DEEPAK CHOPRA
CIENCIA RECETAS RELIGION ENSEÑANZAS MAESTROS
DESPERTAR SABIA USTEDLIBROS MORALEJASPERSONAJES
VARIOS MEDITARMERKABA HUMILDADILUMINADOS

jes?

AMOR DE JESUS POR LOS ANIMALES

"Entonces Dios dijo:

He aqu?que os doy
toda planta que da semilla,
que existe sobre la faz de la Tierra
y todos los ?boles portadores
de frutos que dan semillas.
Estos deben serviros de alimento.

Y a todos los animales del campo,
a todas las aves del cielo
y a todo cuanto se mueve
sobre la tierra y que posee aliento vital,
les doy toda hierba verde como alimento.
Y as?sucedi? Entonces vi? Dios todo cuanto hab? hecho:
Y he aqu?que estaba muy bien?.

G?esis 1,29-31

PR?OGO

Los textos de la Biblia nacieron en el transcurso de siglos. Los hombres escribieron lo que hab? sido transmitido por la tradici? y lo que correspond? a sus propias ideas, que a menudo eran poco compatibles con Dios. As?ha sucedido por ejemplo en lo concerniente a la rapi? sangrienta de cad?eres de animales que supuestamente Mois? llev?a cabo en las celebraciones ante los altares expiatorios. Lo mismo sucede tambi? en el Antiguo Testamento con muchas ?instrucciones de Dios? de cometer infanticidio, robos con asesinato e incluso genocidio, de modo que los nazis se pudieron remitir sin escr?ulos a la Biblia para justificar sus cr?enes, al igual que Mart? Lutero para justificar sus sentencias, o al igual que lo hace pocos a?s un instigador de la guerra de nacionalidad yugoslava.

Tambi? el Nuevo Testamento es una obra humana, una recopilaci? de textos, de cuya compilaci? resultaron las ?Sagradas Escrituras? por decreto eclesi?tico. Muchas cosas que de la misma manera habr?n de haber sido ?sagradas? no encontraron ninguna inclusi? en ellas. Mucho de lo que ense? Jes? de Nazaret permaneci? oculto en escritos ap?rifos y no fue recogido en la recopilaci? de los escritos que hoy nos son presentados como evangelio oficial.

Cuando hace aproximadamente 1600 a?s Jer?imo realiz? la primera traducci? completa (al lat?) de la Biblia por encargo del Papa, estuvo bajo la gran presi? del poder eclesi?tico y de las fuerzas pol?icas que estaban surgiendo. Temas como la reencarnaci?, la ley de siembra y cosecha y las ense?nzas del Nazareno acerca de una relaci? pac?ica de los hombres con los animales, no encontraron ning? lugar en la Biblia eclesi?tica. Que Jer?imo conoc? bien el amor de Jes? por los animales, lo demuestra claramente la cita de esta p?ina.

Aunque en la Biblia oficial fueran silenciadas muchas cosas, la verdad sale a la luz. Este folleto tambi? contribuir?a ello. Con esta reuni? de citas queremos mostrar la conexi? con el cristianismo originario y rehabilitar a Jes? como amigo de los animales. ?Qui? quiere ayudar a difundir esta verdad?

?EL PLACER POR LA CARNE ERA DESCONOCIDO HASTA EL DILUVIO UNIVERSAL;
PERO DESDE EL DILUVIO SE HOS HAN EMBUTIDO
LAS FIBRAS Y LOS JUGOS PESTILENTES DE LA CARNE ANIMAL...

JESUCRISTO, QUE APARECI?CUANDO SE CUMPLI?EL TIEMPO,
VOLVI?A UNIR EL FINAL CON EL PRINCIPIO, DE MANERA
QUE YA NO NOS EST?PERMITIDO COMER M? CARNE?.

Jer?imo (331 ? 420)
(Adversus Jovinanum 1,30)


PALABRAS DE LOS PROFETAS EN CONTRA DE LOS
SACRIFICIOS DE ANIMALES Y DEL COMER CARNE

Al lector de la Biblia se le hace creer en numerosas p?inas sobre Mois?, que Dios quer? que los animales fueran torturados y sacrificados para complacerle. Estos textos fueron tan habilidosamente manipulados, que los creyentes ten?n que creer que Dios era un ser perverso, brutal, carente de amor e iracundo, que se alegraba de la matanza brutal y sin sentido de los animales. Qui? crea que esto es la palabra de Dios, como lo pretende una de las grandes instituciones, cae en la trampa del oscurecimiento de la verdad. Sin embargo, quien lea exactamente a los profetas, encontrar? incluso en la Biblia no pocas palabras verdaderas de Dios que escaparon claramente a los ?correctores? y falsificadores de los escritos :

OSEAS
?Sus sacrificios de animales y el consumo de la carne me son abominables y el Se?r no se complace en ello, sino que se acordar?de su iniquidad y los castigar? por sus pecados?. Oseas 8, 13

ISA?S
?Quien inmola a un toro es como quien ma?ta a un hombre; quien sacrifica a una oveja es como si estrangula a un perro; quien presenta v?timas para alimento es como el que ofrece sangre de cerdo; quien quema incienso es como si ensalza a un ?olo. Estas cosas eligen en sus caminos y sus almas se complacen en sus abominaciones?. Isa?s 66,3

AM?
?Yo aborrezco y rechazo con desprecio vuestras fiestas y no me complace el olor de vuestras asambleas. Y tanto si me ofrec?s holocaustos como oblaciones, no gustar?de ellos; tampoco me complace ver vuestros sacrificios de agradecimiento m? exquisitos. ?Aparta de m?el griter? de tus cantares, pues no me gusta o? la m?ica de tu lira! Pero que se manifieste la Justicia discurriendo como el agua y la rectitud como una corriente poderosa?. Am? 5, 21-24

JEREM?S
??Qu?me importa el incienso de los reinos ?abes y la ca? arom?ica procedente de tierras lejanas? Vuestros holocaustos no me son aceptos y vuestros sacrificios no me agradan?. Jerem?s 6,20

ISA?S
??De qu?me sirve la multitud de vuestros sacrificios?? Dice Yav? ?Estoy harto de holocaustos de carneros y de grasa de cebones, y no me complazco en la sangre de novillos, corderos y machos cabr?s. Cuando ven? a mostraros ante m? ?qui? reclama esto de vuestras manos?? Isa?s 1, 11 ? 12 y s.

MIQUEAS
??Con qu?me reconciliar?con Yav?y me inclinar?ante el Dios de las alturas??Me reconciliar? acaso con holocaustos y terneros a?les? ?Acaso se complacer?Yav? en miles de carneros, en miriadas de r?s de aceite? ?O he de entregarle a mi hijo primog?ito, el fruto de mis entra?s, por mi prevaricaci?, por el pecado de mi alma? Dicho est? oh hombre, lo que es bueno y lo que el Se?r reclama de ti no es otra cosa sino mantener la palabra de Dios (que no es id?tica a la palabra de la Biblia), ejercitarte en amar y ser humilde ante tu Dios?. Miqueas 6, 6 ? 8

ISA?S
?Y cuando me extend?s vuestras manos, aparto mis ojos de vosotros; y aunque mul?tipliqu?s las plegarias, no os escucho, pues vuestras manos est? llenas de sangre. Lavaos, purificaos, apartad vuestra maldad de delante de mis ojos, cesad de obrar mal, aprended a obrar bien, aspirad a la Justicia y ayudad a los oprimidos ?.Isa?s 1, 15 ? 17

OSEAS
?Pues deseo amor y no sacrificios y el conocimiento de Dios y no holocaustos?. Oseas 6, 6

JEREM?S
?Pues Yo no habl?a vuestros padres ni les d? orden alguna el d? que los saqu?de Egipto sobre holocaustos ni otros sacrificios?. Jerem?s 7, 22

?Si tuviera hambre no te lo dir?, pues m? es el Orbe de la Tierra y todo lo que hay en ella. ?Piensas que quiero comer carne de toro o beber sangre de chivos?? Salmo 50, 13 ?14

?No te juntes con los borrachos de vino, ni con quienes se deleitan en el consumo de la carne?. Proverbios 23, 20

JES? DE NAZARET HABL?EN CONTRA DE LOS SACRIFICIOS DE ANIMALES

?He venido para abolir los sacrificios, y si no ces?s de sacrificar, la ira de Dios (la ley de causa y efecto) tampoco os dejar? Palabras de Jes?, cit. por Epifanio, Panarion 3,16

?Yo quiero misericordia y no sacrificios?. N.T. Mateo 9, 13

??Es que no est?escrito: Mi casa ha de ser llamada casa de oraci? para todos los pueblos? ?Mas vosotros hab?s hecho de ella una cueva de ladrones!? Jes? en Mateo 11, 17

LOS AP?TOLES ERAN VEGETARIANOS

Para saber lo que Jes? ense? sobre el tema del amor a los animales y a la alimentaci? sin carne, es de provecho saber c?o lo cumplieron sus ap?toles y disc?ulos. Algunos textos an?tiguos, que de forma significativa no fueron acogidos en el canon de la Biblia, nos dicen lo siguiente al respecto:

PEDRO
?Yo vivo de pan y olivas, a las que s?o en ocasiones a?do alguna verdura?. Homil?s clementinas XII, 6 ; rec. VII, 6

PABLO
?Jes? me orden? que no comiera ninguna carne ni bebiera ning? vino, sino s?o pan, agua y frutos, para que me halle puro cuando quiera hablar conmigo?. Toledoth Jeschu, Edici? Krauss, Berl? 1902, p?. 113, Palabras de Pablo

MATEO
?Mateo viv? de granos, frutos de ?boles y verduras, sin carne?.  Clemente de Alejandr?, Paidagogus II, 1, 16

JUAN
?Juan no comi? nunca carne?.Hegesipo, historiador de la Iglesia, seg? Eusebio. Historia de la Iglesia II, 3

SANTIAGO
?Santiago, el hermano del Se?r, viv? de semillas y plantas, y no prob?ni la carne ni el vino?. Ep?tolas a Fausto XXII, 3

TAMBI? LOS PADRES DE LA IGLESIA ADVIRTIERON SOBLRE EL CONSUMO DE LA CARNE

Los Padres de la Iglesia o redactores de la Iglesia conoc?n todav? las fuentes y los manuscritos m? antiguos y citaban de ellos. Muchos de ellos hab?n vivido ya entonces de forma vegetariana/vegana y se hab?n abstenido del alcohol, o bien recomendaron este tipo de vida. De ello podemos recibir informaciones sobre la alimentaci? de los primeros cristianos.

JUAN CRIS?TOMO acerca de un grupo de cristianos ejemplares 354-407

?Entre ellos no hay ning? derramamiento de sangre; ning? animal es matado ni troceado; entre ellos no se huele el espantoso olor de la comida de carne..., no se oye ning? alboroto ni ruido tumultuoso. Comen s?o pan, que se ganan con su trabajo, y agua, que les ofrece una fuente pura. Si desean una comida m? abundante, se complacen con frutos, y en ellos encuentran un placer m? grande que ante la mesa de un rey?. Homil? 69

CLEMENTE DE ALEJANDR?
??No existe, pues, en el marco de una sencillez moderada una diversidad de comidas sanas: verduras, ra?es, olivas, hortalizas, leche, queso, frutas y toda clase de alimentos secos? Entre los alimentos son preferibles aquellos que pueden consumirse directamente sin necesidad de cocerlos, pues en todo momento se nos ofrecen listos para ser comidos y son los m? sencillos. Por este motivo el ap?tol Mateo viv? de semillas, frutos de piel dura y verdura, sin carne. Y Juan, que guardaba la temperancia en grado supremo, com? brotes de hojas y miel silvestre. Pero los sacrificios sangrientos, as? lo creo, fueron descubiertos s?o por los hombres que buscaban un pretexto para comer carne, que tambi? hubieran podido tener sin este tipo de idolatr??. Clemente de Alejandr?, Paidagogus II

QUINTO S?TIMO TERTULIANO (aprox. 160-221)
Tertuliano defendi?a menudo a los cristianos cuando eran acusados de practicar sacrificios humanos.??C?o debo calificar vuestra creencia de que codiciemos la sangre humana, cuando sab?s que aborrecemos la sangre animal?? Apol. Cap. 9; Cit. S. Robert Springer, p?.292

GREGORIO DE NICEA - Padre de la Iglesia de Capadocia
?La siembra del buen padre es sin embargo el buen trigo, del cual hornea el pan... La glotoner? de las comidas de carne es una injusticia infamante y deseo que aspir?s sobre todo a ofrecer a vuestra alma un alimento de duraci? eterna?. Robert Springer, Enkarpa, 1884

JER?IMO
?Ser? mejor que no comieras ninguna carne ni bebieras ning? vino. Pues el uso del vino comenz?con el comer carne, despu? del diluvio universal?. ?Comidas inofensivas son comidas que son obtenidas sin el derramamiento de sangre?. ?El placer por la carne, por beber vino y saturar el est?ago son los semilleros de la conscupiscencia?. Jer?imo, Adversus Jovinanum 1, 30

AURELIO AGUSTINO (354-430)
Padre de la Iglesia y el instructor de la Iglesia m? grande de la antig?dad, viv? tambi? s?o de alimentos vegetales. El atribu? al consumo de la carne las pasiones funestas de los hombres. En una de sus obras cita a Pablo (Rom. 14, 21), donde este aconseja no comer ninguna carne ni beber ning? vino. Sobre la verdadera religi? II, 161, 168

BASILIO EL GRANDE (354-430)
?El cuerpo que se carga de comidas de carne, es atacado por las enfermedades; un modo de vida moderado lo hace m? sano y m? fuerte y le corta la ra? al mal. Los olores de las comidas de carne ensombrecen la luz del esp?itu. Dificilmente puede amarse la virtud si uno se alegra con los platos y banquetes de carne?. Basilio el grande, Enkarpa, 1884

?La carne es un alimento contrario a la natualeza, que pertenece a un mundo pasado?. Homil?s clementinas III, 45

?Los cristianos se absten?n de todo alimento animal?. Plinio en una carta a Trajano, Ep. Lib.X.96

?En el para?o terrenal no hab? ning? vino, no se sacrificaba a ning? animal, no se com? ninguna carne?. ?Tanto tiempo como se viva moderadamente, crecer?la dicha de la casa, los animales se encontrar? en seguridad, no se derramar? ninguna gota de sangre ni se matar?a ning? animal. El cuchillo del cocinero no se utilizar? la mesa estar? cubierta de los frutos que la naturaleza regala y uno se contentar?con ello?. De las ep?tolas de Basilio el Grande (329-379) cit. seg? Karl Anders Skriver, Die vergessenen Anf?ge der Sch?fung und des Christentums (Los comienzos olvidados de la Creaci? y del cristianismo), p?.123

LOS PECADOS DE LOS HOMBRES FUERON LOS QUE HICIERON
"PELIGROSOS" A LOS ANIMALES

Los animales salvajes reciben su nombre por su naturaleza salvaje, no porque fueran creados peligrosos desde el principio..., sino que los pecados de los hombres los hicieron peligrosos. Pues al apartarse el hombre del camino, tambi? aquellos le siguieron...

Si el hombre se alza ahora de nuevo a una existencia correspondiente a su naturaleza y no obra m? maldades, tambi? aquellos volver? de nuevo a su ser manso original. Te?ilo de Antioqu?, segunda mitad del siglo II

LAS CRIATURAS ESPERAN A QUE LOS HOMBRES SE MUERTREN COMO HIJOS DE DIOS

?Sabemos que tambi? toda la creaci? gime y sufre hasta el momento presente. Las criaturas esperan ansiosas a que los hombres se muestren como hijos de Dios. Pues tambi? la creaci? debe ser liberada, de la esclavitud del c?culo de lo ef?ero a la libertad originaria de los hijos de Dios?. Pablo, en Rom. 8, 22. 19. 21

EL FINAL DEL CRISTIANISMO INTERNO

El emperador Constantino I

El emperador Constantino I (285-337) favoreci?a la Iglesia cristiana, le dio libertad de religi? y el a? 334 convirti?de hecho esta ense?nza en religi? estatal. A cambio la Iglesia le convirti?en santo. Constantino, no obstante, no se diferenci?en nada de sus antecesores respecto a las ansias de poder, despotismo y crueldad. Llev? a cabo muchas guerras. Los cristianos originarios que quer?n permanecer fieles a sus ideales pacifistas, fueron obligados bajo amenaza de tortura a ir a la guerra a favor del emperador. Se dice que a quien no quer? co?mer carne, el emperador le hac? embutir plomo l?uido en la garganta.

El cristianismo de los or?enes fue con ello pr?ticamente disuelto. ?Los cristianos fueron entonces obligados oficialmente a prestar servicio militar, comer animales y beber alcohol?.

Su concepci? del cristianismo se la im?puso a la Iglesia en el Concilio de Nicea (325).

Ahora hab?n de ser adaptados los evangelios al esp?itu de la ?oca. Para ello se instituyeron los llamados ?correctores?. Las falsificaciones conscientes se realizaron sobre todo despu? del concilio de Nicea. Cu?to fue cambiado tambi? por Pablo, no se sabe con exactitud, y s?o puede ser sospechado a tenor de algunas citas que nos han sido transmitidas.

La Edad Media

En la Edad Media continu? la persecu?ci? de los cristianos que viv?n de forma vegetariana/vegana. La Iglesia persigui?a lo largo de todos los siglos a los cristianos originarios que se alimentaban vegetarianamente y no se complac?n con la pompa de una Iglesia estatal pagana. La mayor? de ellos fueron desacreditados, calumnia?dos, perseguidos y asesinados por ser herejes y sectarios.

El Padre de la Iglesia Tom? de Aquino sent? los principios filos?icos para la per?secuci? en la Edad Media. Seg? su ense?nza, los animales no tiene alma, las mu?jeres por lo dem? tampoco. Los cristianos libres ?que en el tiempo de la Inquisici? se negaban a matar animales, eran obligados bien a matar a un animal p?licamente o eran colgados como herejes. En el a? 1051 fueron sentenciados a muerte muchos de los denominados herejes porque renun?ciaron a matar gallinas y com?selas?.*

?En la Edad Media hubo muchos grupos que quer?n regresar a una vida cristiano-originaria?. Por ejemplo los bogumilos o los c?aros/albigenses. Estos viv?n de manera vegetariana/vegana. Se compromet?n a ?no matar a ning? animal, no comer ninguna carne y a vivir s?o de fru?tos? (Walter Nigg). Todos ellos fueron ex?terminados de manera cruel por la Iglesia. Muchas personas llevan todav? hoy gra?bados profundamente en el subconsciente aquellos prejuicios eclesi?ticos, aun?que crean que piensan de forma progresista; basta con que oigan la palabra ?sec?ta? para despertar en ellas antiguos pre?juicios, a pesar de no haber ning? motivo para ello. *Carsten Strelow, Vegetarismo/Veganismo como partes fundamentales de la cristiandad, p?.55

En la actualidad

?El cristianismo de Iglesia actual, especialmente el cat?ico, no tiene pr?ticamente nada del cristianismo originario aut?tico, el nazarenismo, y con ello tampoco nada que ver con la verdadera ense?nza de Jes?, sino que m? bien es en primera l?ea una ense?nza auto fabricada que est?basada casi exclusivamente en el ejercicio del poder y en conservarlo. Tan s?o con la Inquisici?, la quema de brujas, las cruzadas, el odio a los jud?s y a las mujeres, as? como la cooperaci? con los nacionalsocialistas en el denominado Tercer Reich, la his?toria de la Iglesia cat?ica est?te?da de un rojo sangriento. Mares enteros podr?n llenarse con esta sangre.

Los d?s festivos m? importantes de la Iglesia ?navidad y pascua de resurrecci?? son tambi? las fiestas de matanza de animales m? grandes del a??. Carsten Strelow, Vegetarismo/Veganismo como partes fundamentales de la cristiandad, P?. 5

"En verdad
os digo
que para ello
he venido al mundo,
para abolir todos
los sacrificios de sangre
y el comer la carne
de los animales y p?aros
sacrificados por los hombres"

El Evangelio de Jes?, Cap. 75,9 Rottweil 1986

EL EANGELIO DE LA VIDA PERFECTA

En la escritura ap?rifa ?El evangelio de la vida perfecta? puede leerse tambi? cu?to despreciaban la ense?nza del Nazareno los detractores de los animales en la Antig?dad y en la Edad Media.

En el pr?ogo de la primera edici? inglesa (1902) del ?Evangelio de la vida perfecta? (tambi? llamado ?Evangelio de los Doce? o ?Evangelio de Jes??) escribe G.J.R. Ousseley: ?Este evangelio de inspiraci? cr?tica es uno de los do?cumentos de los primeros cristianos m? an?tiguo y completo, y est? conservado en un monasterio budista del Tibet, donde fue escondido por unos miembros de la comunidad de los Eseos para preservarlo de las manos de los falsificadores?.

En las p?inas siguientes hemos elegido algunos cap?ulos sobre el tema

?El amor de Jes? a los animales?.

El Evangelio de la vida perfecta,
Editorial Humata, Bad Homburg
El Evangelio de Jes?, Editorial ?La Palabra? (Das Wort),
Rottweit 1968

?AY DE LOS CAZADORES!

Mientras Jes? caminaba con algunos disc?ulos, se encontr?con un hombre que adiestraba perros para la caza de otros animales. Y dijo al hombre: ??Por qu?haces esto?? Y el hombre contest? ?porque vivo de ello; pues, ?qu? utilidad tienen estos animales? Estos animales son d?iles, en cam?bio los perros son fuertes?. Y Jes? le dijo: ?te falta sabidur? y amor. He aqu? que cada criatura que Dios ha creado tiene su sentido y finalidad. Y ?qui? puede decir que hay de bueno en ellas y qu?utilidad tienen para ti o para la humanidad??

?Y para tu sustento: ?contempla los campos, c?o crecen y son f?tiles, y los ?boles que dan fruto y las hierbas! ?Qu? m? quieres que lo que te da el honesto tra?bajo de tus manos? ?Ay de los fuertes que hagan mal uso de su fuerza! ?Ay del astuto que da? a las criaturas de Dios! ?Ay de los cazadores!, pues ellos mismos ser? cazados?.

Y el hombre qued?muy admirado y abandon?el adiestramiento de los perros para la caza y les ense? a salvar la vida, mas no a destruirla. Y acept?las ense?nzas de Jes? y se convirti?en disc?ulo Suyo. (Cap. 14)

JES? LIBERA A LOS ANIMALES

Aconteci?un d?, al terminar Jes? Su predicaci?, que en un lugar cerca de Tibe?r?des, donde hay siete fuentes, un joven trajo conejos vivos y palomas, para que ? los comiera con Sus disc?ulos.

Y Jes? mir? al joven con amor y le dijo: ?tienes buen coraz? y Dios te iluminar? pero, ?no sabes que Dios en el principio dio al hombre para alimento los frutos de la tierra y no por eso lo cre? inferior al mono o al buey, al caballo o a la oveja, para que matara a las dem? criaturas y consumiera su carne y su sangre??

?Vosotros cr?s que Mois? orden? justificadamente que tales criaturas fuesen sacrificadas y comidas, y as? hac?s en el templo; pero ved que hay aqu??y viene? alguien m? grande que Mois?, para terminar con los sacrificios de sangre de la Ley y los festines y para restaurar la ofrenda pura y el sacrificio incruento, como era al principio, es decir, los granos y los frutos de la tierra?.

?Poned, pues en libertad a estas criaturas, para que se alegren en Dios y no traigan culpa a los hombres?. El joven las liber? y Jes? rompi? sus jaulas y sus cuerdas.

Sin embargo, he aqu?que tem?n ser cautivadas de nuevo y no quer?n irse de su lado; pero El les habl?y les dijo que se fueran, y obedeciendo Sus palabras se marcharon llenas de alegr??. (Cap. 28)

LIBERACI? DE LOS P?AROS

Y un d? el Ni? Jes? fue a un lugar donde estaba colocada una trampa para p?aros, y algunos muchachos se encontraban all? Y Jes? les dijo: ??qui?es han puesto aqu?esta red a las inocentes cria?turas de Dios? He aqu? que ellos ser? de igual modo atrapados en una red?. Y vio doce gorriones, que estaban como muertos.

Y movi?Sus manos sobre ellos y les dijo: ?id y volad y, mientras viv?s, acor?daos de M? Se levantaron y alzaron el vuelo ruidosamente. Los jud?s que vieron esto, quedaron maravillados y lo contaron a los sacerdotes. (Cap. 6)

JES? SANA A UN CABALLO

Aconteci?que el Se?r sali? de la ciudad, e iba por la monta? con Sus disc?ulos. Y llegaron a un monte de caminos muy escarpados. All?encontraron a un hombre con un animal de carga.

El caballo se hab? desplomado a causa de la sobrecarga, y el hombre lo golpeaba hasta hacerle sangrar. Y Jes? se le acerc?y le dijo: ?t? hijo de la crueldad, ?por qu?golpeas a tu animal? ?No ves acaso que es demasiado d?il para su carga, y no sabes que sufre??

Pero el hombre respondi? ??qu? tienes que ver T?con esto? Puedo golpear a mi animal cuanto me plazca; pues me pertenece y lo compr?por una buena suma de dinero. Pregunta a los que est? contigo, pues son de mi vecindario y lo saben?.

Y algunos de los disc?ulos respondieron diciendo: ?s? Se?r, es tal como dice; est?amos presentes mientras compraba el caballo?. Y el Se?r respondi? ??no veis acaso c?o sangra y no o? c?o gime y se lamenta??, pero ellos respondieron diciendo: ??no, Se?r, no o?os que gima y se lamente!?

Y el Se?r se entristeci?y dijo: ??ay de vosotros, que por la insensibilidad de vuestro coraz? no o? c?o se lamenta y clama piedad al Creador celestial, y tres ve??ces ay de aquel contra el que clama y se lamenta en su tortura!?

Se acerc?y toc?al caballo, y el animal se levant? y sus heridas estaban curadas. Dijo al hombre: ?prosigue ahora tu camino y en adelante no lo golpees m?, si es que tambi? esperas hallar piedad?.

Y viendo a la muchedumbre que ven? hacia El, dijo Jes? a Sus disc?ulos: ?por los enfermos estoy enfermo, por los hambrientos sufro hambre, por los sedien?tos sufro sed?.

Y dijo tambi?: ?he venido para terminar con los sacrificios y las fiestas de san?gre. Si no ces?s de sacrificar y comer carne y sangre de animales, la ira de Dios no cesar?de venir sobre vosotros, tal como en el desierto vino sobre vuestros padres, los cuales, ?idos del disfrute de la carne, se llenaron de podredumbre y fueron destrozados por plagas?. (Cap. 21)

JES? AYUDA A UN CAMELLO

Iba Jes? hacia Jerusal? y se encontr? con un camello, pesadamente cargado con madera. El camello no la pod? arrastrar monte arriba, y el camellero le golpeaba y maltrataba cruelmente, pero no pod? hacer avanzar al animal.

Y vi?dolo Jes?, le dijo: ??por qu?pegas a tu hermano?? El hombre replic? ?no sab? que fuera mi hermano. ?No es un animal de carga, hecho para servirme??

Y Jes? dijo: ??no ha creado el mismo Dios de igual sustancia a este animal y a tus hijos que te sirven?, y ?no ten?s vosotros el mismo aliento de vida que todos hab?s recibido de Dios??

Y el hombre se maravill? mucho de estas palabras. Ces? de golpear al camello y lo liber?de una parte de su carga. As?el camello camin? monte arriba ?precedi?dole Jes??, sin detenerse hasta el fin de ese d? de viaje.

Reconoci?el camello a Jes?, por sentir el amor de Dios en El. Y el hombre quiso saber m? sobre las ense?nzas, y Jes? le ense? con gusto, haci?dose ? disc?ulo suyo. (Cap. 31)

PALABRAS DE JES? CONTRA LOS SACRIFICIOS DE SANGRE

Jes? ense?ba a Sus disc?ulos en el atrio exterior del templo, y uno de ellos Le dijo: ?Maestro, los sacerdotes dicen que sin derramamiento de sangre no hay perd? de los pecados. ?pueden, pues, los sacrificios de sangre, hechos seg? la Ley, quitar los pecados??

Y Jes? respondi? ?ning? sacrificio de sangre, de animal o ave u hombre, puede quitar pecados; porque ?c?o se puede quitar una culpa mediante el derramamiento de sangre inocente? No, la culpa se har? m? grande.

Los sacerdotes ciertamente reciben ta?les sacrificios de los fieles como expiaci? por las faltas contra la Ley de Mois?, pero para los pecados contra la ley de Dios no hay perd?, si no es por el arrepentimiento y la enmienda?. (Cap. 33)

PALABRAS DE JES? CONTRA EL COMER CARNE

??No est? escrito en los profetas?: ?cesad vuestros sacrificios de sangre y vuestros holocaustos! Dejad de comer carne, pues no habl?de ello a vuestros padres ni se lo orden? cuando les saqu? de Egipto. En cambio, esto les orden?

Obedeced Mi voz y andad por los caminos que os he mandado y seguir?s siendo Mi pueblo y os ir?bien. Pero ellos no es?taban dispuestos y no obedecieron?.

?Y qu?os ordena el eterno sino que practiqu?s la justicia y la misericordia y and?s humildemente con vuestro Dios? ?No est?escrito que al principio Dios determin? los frutos de los ?boles, las semillas y las hierbas para alimento de toda carne?

Pero ellos han convertido la casa de orar en una casa de ladrones y, en vez de ha?cer una ofrenda pura con incienso, han manchado mis altares con sangre y comido la carne de los animales sacrificados.

Pero Yo os digo: no derram?s sangre inocente ni com?s carne. Sed rectos, amad la misericordia y haced justicia, y vuestros d?s perdurar? largamente en la tierra que habit?s?. (Cap. 33)

LOS ANIMALES SON NUESTROS HERMANOS

Jes? entr? en un pueblo y vio a un gatito que no ten? due?, y ten? hambre y Le gem?. El lo levant? lo puso dentro de Su t?ica, dej?dolo reposar en Su pe?cho.

Y mientras pasaba por el pueblo, dio de comer y beber al gato, que comi? y bebi?y Le mostr?su agradecimiento. Y El Lo dio a una de Sus disc?ulas, a una viuda llamada Lorenza, que cuid?de ?

Y algunos de entre la gente dec?n: ?este hombre se ocupa de todos los animales. ?Son Sus hermanos y hermanas, para que los ame tanto?? Y El les dijo: ?en verdad, estos son vuestros hermanos de la gran familia de Dios; vuestros hermanos y hermanas, que tienen el mismo aliento de vida del Eterno?.

?Y quienquiera que se preocupe por uno de los m? peque?s de ellos, y le de de comer y beber cuando pase necesidades, Me est?haciendo esto a M? y quien intencionadamente permite que uno de ellos sufra necesidades y no lo protege cuando es maltratado, est? permitiendo este mal como si Me lo hiciera a M? pues tal como hay?s hecho en esta vida, as? se har?con vosotros en la vida venidera?. (Cap. 34)

PALABRAS DE JES? SOBRE LA ALIMENTACI? CORRECTA

Y algunos de Sus disc?ulos vinieron a El y Le hablaron acerca de un egipcio, hijo de Belial, que ense?ba que no es contrario a la ley atormentar a los animales, cuando sus sufrimientos son de provecho para los hombres.

Y Jes? les dijo: ?en verdad os digo que quien saca ventajas del perjuicio ocasionado a una criatura de Dios, no puede ser honesto. Tampoco pueden cuidar de las cosas santas o ense?r los misterios del Cielo, aquellos cuyas manos est? manchadas con sangre o cuya boca est? ensuciada con carne.

Dios da los granos y los frutos de la tierra para alimento; y para el hombre honesto no hay ning? otro alimento leg?imo para el cuerpo.

El ladr? que penetra en una casa hecha por el hombre es culpable, pero hasta los m? peque?s de los que entran en una casa construida por Dios, son los m? grandes pecadores. Por eso os digo a todos los que quieren ser Mis disc?ulos: mantened vuestras manos libres del derramamiento de sangre y no permit?s que carne alguna entre a trav? de vuestros labios, pues Dios es justo y bondadoso y ha mandado que los hombres deben vivir s?o de los frutos y semillas de la tierra.

Pero si un animal est? sufriendo mucho, de manera que su vida le resulte una tortura, o cuando se vuelva peligroso para vosotros, liberadle de su vida del modo m? r?ido y con el m?imo dolor posible. Enviadlo al M? all?con amor y misericordia, y no le atorment?s, y Dios, vuestro Padre, mostrar? misericordia con vosotros, igual que vosotros hab?s mostrado misericordia con los que est? en vuestras manos.

Y todo cuanto hag?s al m? humilde de Mis hijos, Me lo est?s haciendo a M? pues Yo estoy en ellos, y ellos est? en M? S? Yo estoy en todas las criaturas, y todas las criaturas est? en M? En todas sus alegr?s, tambi? Yo Me regocijo; en todos sus dolores, tambi? Yo sufro. Por eso os digo: sed amables los unos con los otros, y con todas las criaturas de Dios?. (Cap. 38)

LA CONVERSI? DEL CAZADOR DE P?AROS

Y yendo Jes? hacia Jeric? se encontr?con un hombre con palomas j?enes y una jaula llena de p?aros que hab? capturado. Y vio la aflicci? de ?tos por haber per?dido su libertad, adem? de sufrir hambre y sed.

Y dijo al hombre: ??qu? haces con ellos?? Y el hombre respondi? ?vivo de la venta de los p?aros que capturo?.

Y Jes? le dijo: ??qu? pensar?s si alguien m? fuerte o m? astuto que t?te atra?para y encadenara a ti, o a tu mujer o a tus hijos, y te arrojara en prisi? para venderte en su propio provecho y para ganarse con ello su sustento?

?No son estas criaturas tu pr?imo, s?o que m? d?iles que t? ?Y no cuida el mismo Dios, Padre y Madre, de ellos, lo mismo que de ti? Deja en libertad a estos tus peque?s hermanos y hermanas y procura no hacer tal cosa nunca m?, sino gana honradamente tu pan?.

Y se maravillaba el hombre de estas pa?labras y de Su poder, y dej? a los p?aros en libertad. Al verse libres volaron hacia Jes? y se posaron en Sus hombros y Le cantaban.

Y el hombre continu? preguntando acerca de Su ense?nza, y sigui?su camino, aprendiendo el oficio de canastero. Con su trabajo gan? su pan y rompi? sus jaulas y trampas y se hizo disc?ulo de Jes?. (Cap. 41)

?En verdad os digo que he venido para eso al mundo, para abolir todo sacrificio de sangre y el comer carne de animales y p?aros, sacrificados por hombres?. (Cap. 75)

Fuentes:

?El Evangelio de Jes?? Editorial LA PALABRA, Rotttweil 1968
El Evangelio de la vida perfecta, Editorial Humata, Bad Homburg
Cristianismo y protecci? de los animales ?El Evangelio perdido?
Editorial especializada en protecci? de animales, Munich

LA VISI? DE ISA?S

Entonces pastar?el lobo con el cordero, el leopardo estar?tumbado junto al cabritillo, y el ternero y el le? pacer? juntos, y un muchachito podr? conducirlos. Vaca y osa pastar? tambi? juntas, y sus cachorros estar? tumbados juntos. El le? comer?paja como una res vacuna. El ni? de pecho jugar?junto al agujero del ?pid, el ni? extender?su mano hacia la caverna de la serpiente. Pues no obrar? mal ni causar? da? en toda Mi monta? santa. Isa?s 11, 6-9 y 65, 25

LOS ANIMALES:

LAS V?TIMAS INDEFENSAS

?Qu?dicen personas c?ebres sobre  el comer partes de cad?eres de animales?

?El profundo
respeto religioso
por aquello
que est?por debajo
de nosotros, incluye naturalmente tambi?
al reino animal,
e impone a los hombres
la obligaci? de respetar y proteger A
las criaturas que est? por debajo de ??.

Goethe (1749-1832), poeta alem?

Pit?oras (s.VI a. de Cr.), fil?ofo y matem?ico griego:

?Todo lo que el hombre hace a los animales, regresa de nuevo a ?. Quien corta con un cuchillo la garganta de un buey y permanece sordo ante los bramidos de temor, quien es capaz de matar imp?ido a un atemorizado cabrito y se come el p?aro, al que ? mismo ha alimentado, ?cu? le?jos est?del crimen un hombre as??

?La tierra regala riqueza profusamente y alimento pac?ico. Y os brinda alimentos que est? libres de muerte y de sangre?.

?Aquellos que matan animales y se comen su carne est? m? inclinados que los vegetarianos a masacrar a sus semenjantes?.

Jean Paul (1763-1825), poeta franc?:

??Oh justo Dios! ?Cu?tas horas de mar?tirio de animales sirven para dar al hombre un ?ico minuto de gusto para su paladar!?

George Bernhard Shaw (1856-1950), dramaturgo irland?; Premio Nobel 1950:

??Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos!?

?Tanto tiempo como sean los hombres las tumbas andantes de los animales matados por ellos, habr? guerras en esta Tierra?.

Wilhelm Busch (1832-1908), poeta y dibujante alem?:

?Una verdadera cultura humana existe solamente cuando no s?o el devorar a seres humanos, sino cuando todo tipo de deleite por consumir carne es considerado como canibalismo?.

?El cuchillo brilla, los cerdos gritan, al fin y al cabo hay que aprovecharlos. Pues cada uno piensa: ??para qu?necesitamos un cerdo si no lo aprovechamos del todo? Y todos sonr?n, y roen igual que los can?ales, hasta que se diga, ?qu?asco! al jam? de Westfalen?.

Fran?is Voltaire (1694-1778), fil?ofo de la ilustraci? y escritor franc?:

?Cierto es que ese atroz ba? de sangre que tiene lugar ininterrumpidamente en los mataderos y cocinas, ya no nos parece un mal. Por el contrario, consideramos estas atrocidades, que a menudo resultan pestilentes, como una bendici? del Se?r y le damos las gracias en nuestras oraciones por nuestros asesinatos. ?Puede haber acaso algo m? repugnante que alimentarse con?tinuamente de carne de cad?eres??

Plutarco (45-125), fil?ofo y escritor griego:

?Podr?is realmente preguntaros qu? motivos condujeron a Pit?oras a abstenerse de comer carne? Yo por mi parte me pregunto bajo qu? circunstancias y en qu?estado espiritual decidi?un hombre tocar sangre con su boca, llevar sus labios a la carne de un cad?er y adornar su mesa con cuerpos muertos y en v?s de putrefacci?, y se permiti? denominar alimentos a las piezas que poco antes hab?n bramido y gritado, que se hab?n movido y vivido. Seguro que no se trata de leones y lobos que comer?mos para autoprotegernos; a estos animales, por el contrario, no les ofrecemos ninguna atenci?, sino m? bien sacrificamos animales inofensivos y mansos, sin aguijones ni colmillos, que sin m? no nos pueden causar da? alguno. Por su carne les robamos el sol, la luz y la duraci? de la vida que les corresponde desde su nacimiento. Si quer?s afirmar que la naturaleza ha previsto para vosotros este alimento, matad entonces vosotros mismos lo que pens?s comer, pero con los medios que os ha otorgado la naturaleza y no con la ayuda de un cuchillo de matarife, de una maza o de un hacha?.

?Por un peque? trocito de carne les robamos a los animales el alma, as?como la luz del sol y la duraci? de vida, para la que fueron creados y para la que existen por naturaleza?.

?Los hombres no deber?n nunca abandonarse tanto hasta el punto de tratar a las criaturas vivas como zapatos viejos y utensilios inertes y gastados que se tiran cuando ya no funcionan m?. No deber?mos hacerlo ni cuestionarnos nunca los beneficios que se pueden sacar de seres vivos viejos, que apenas tienen algo o nada que ofrecer?.

Leonardo Nelson (*1927), fil?ofo alem?:

?Un criterio infalible para valorar la honestidad del esp?itu de una sociedad, es el ver hasta qu? punto ?ta reconoce los derechos de los animales; pues mientras que los hombres, en caso de necesidad cuando alguno es demasiado d?il, pueden reunirse mediante coaliciones y el uso del propio lenguaje, para salvaguardar sus derechos, a los animales les est?negada esta posibilidad de autoayudarse. Por ello queda a cargo de la justicia de los hombres en qu? medida quieren respetar ?tos por su parte los derechos de los animales?.

Emanuel Kant (1724-1804), fil?ofo alem?:

?La crueldad con los animales es lo opuesto al deber que el hombre tiene consigo mismo?.

Albert Einstein (1879-1955), f?ico y Premio Nobel (1905), padre de la Teor? de la relatividad:

?Nada aumentar? tanto la posibilidad de supervivencia sobre la tierra, como el paso hacia una alimentaci? vegetariana?.

?Ya s?o con su influencia f?ica sobre el temperanto humano, la forma de vida vegetariana podr? influir muy positivamente sobre el destino de la humanidad?.

Tom? Alva Edison (1847-1931), inventor de la bombilla el?trica:

?Soy un apasionado vegetariano y abstemio, porque as?puedo hacer mejor uso de mi cerebro?.

Friedrich Nietzsche (1844-1900), fil?ofo alem?:

?La sensatez comienza ya en la cocina?.

Horacio (65-8 antes de Cristo), poeta cl?ico romano:

??Atr?ete a ser sabio! ?Deja de matar animales! El que est?aplazando la hora de la vida recta, es como el labriego que espera a que el r? se seque para cruzarlo?.

Nelle Moia, profesora universitaria de ingl? de Lu?xem?burgo, protectora de animales y es?critora:

?Hoy, en un tiempo en que est?de moda la protecci? de los animales, los propa?gan?distas de la Iglesia saltan al tren de moda como siempre han hecho. Poniendo en primer plano a S. Francisco, la Iglesia pretende, por as?decirlo, haber sido la primera en inventar el amor a los animales, habiendo traicionado en realidad durante 2000 a?s a los pobres animales, justificando su explotaci? e ignorando con indiferencia sus sufrimientos?.

?A? hoy, seg? la ense?nza oficial de la Iglesia cat?ica, los animales no poseen ning? derecho ni tampoco los hombres obligaci? alguna respecto a ellos. La moral y el pecado es algo que incumbe exclusivamente a Dios y al hombre, o a los hombres entre s? lo que ocurra con los animales carece de importancia?.

Arthur Schopenhauer (1788-1869), fil?ofo alem?:

?Quien es cruel con los animales, no puede ser un buen hombre?.

?La moral cristiana ha limitado sus prescripciones exclusivamente a los hombres y ha dejado al mundo animal sin derechos. S?o hay que ver c?o nuestra plebe cristiana se comporta con los animales, c?o los mata sonriendo y totalmente sin sentido, o c?o los mutila y martiriza, c?o fatiga al m?imo a sus propios caballos viejos para sacarles la ?tima m?ula de sus pobres huesos, hasta que mueren a causa de los golpes. Se podr? decir en verdad que los hombres son los demonios de la tierra y los animales sus almas atormentadas?.

?El mundo no es una obra mal hecha y los animales no son un producto de f?rica para nuestro uso. A los animales no les debemos compasi? sino justicia?.

Denis Diderot (1713-1784), enciclopedista franc?:

??Es que no hay alimentos sin derramamiento de sangre? ?No es acaso animar a los hombres a la crueldad si se les permite clavar el cuchillo en el coraz? de los animales??

Leonardo da Vinci (1452-1519), artista italiano y genio universal:

?El hombre es en verdad el rey de todos los animales, pues su crueldad sobrepasa a la de estos. Vivimos de la muerte de otros. ?Somos tumbas andantes!?

?T?has calificado al hombre como rey de los animales. Yo, sin embargo, digo que es el rey de las fieras salvajes, de entre las que t?(hombre) eres las m? grande, pues ?no los has matado para que sirvan de satisfacci? a tu paladar, convirti?dote a ti mismo en la tumba de todos los animales? ?No produce la naturaleza suficientes alimentos vegetales con los que podr?s saciarte??

?Llegar?un d? en que los hombres ser? juzgados por la muerte de un animal como hoy se juzga el asesinato de un hombre. Llegar? el tiempo en que comer carne ser? condenado como hoy se condena el comerse a nuestros semejantes, es decir, el canibalismo?.

?Yo renunci? a comer carne cuando era joven y llegar?el tiempo en que los hombres condenar? ?como yo al asesino de animales? del mismo modo como se condena a los asesinos de hombres?.

Le? Tolstoi (1828- 1910), escritor y humanista ruso:

?De matar animales a matar hombres hay s?o un paso, y con ello tambi? de torturar animales a torturar hombres?.

?Si no est? en condici? de matar a un hombre, est? bien; si no eres capaz de matar a ning? ganado ni a ning? ave, a? mejor; y si tampoco a ning? pez ni a ning? insecto, todav? mucho mejor. Esfu?zate en avanzar tanto como puedas. No andes cavilando sobre lo que es posible y lo que no lo es. Haz lo que puedas llevar a cabo con tus fuerzas; todo depende de esto?.

?Alimentarse de carne es un vestigio del primitivismo m? grande. El paso al vegetarianismo es la primera consecuencia natural de la ilustraci??.

?En tanto existan mataderos, habr? campos de batalla?.

?El hombre puede vivir y estar sano sin que tenga que matar animales para alimentarse. Si come carne se hace culpable del asesinato de los animales, s?o para dar gusto a su propio paladar. Obrar as?es inmoral. Es una cosa tan sencilla e indudable que es imposible estar en desacuerdo con ello. Pero como la mayor? est?atada a? al placer del consumo de carne, los hombres lo justifican y afirman riendo: ?un pedazo de bistec es algo bello, hoy al mediod? me lo comer?con gusto?.

?Si el hombre busca seria y honestamente el camino moral, lo primero que ha de hacer es apartarse del consumo de carne. Pues aparte del est?ulo de las pasiones que causa este consumo, es sencillamente inmoral, porque requiere una acci? que se contrapone al sentido moral, es decir, el matar?.

?El vegetarianismo vale como criterio en el que podemos reconocer si un hombre aspira seriamente a una perfecci? moral?.

Romain Rolland (1866-1944), poeta franc? y Premio Nobel:

?La crueldad con los animales y tambi? la indiferencia respecto a sus sufrimientos es en mi opini? uno de los pecados m? graves

Karlheinz Deschner (*1924), doctor alem? en filosof?, historiador, literato y autor premiado varias veces:

?En relaci? a los animales, el hombre es un delincuente habitual?.

??Existen escr?ulos morales respecto al fre? un ternero? Por parte de los educadores, no. Por parte de la jurisprudencia, no. Por parte de la teolog? moral, no. Por parte de otros miles motivos morales, no. ?Por parte del ternero quiz???

?Una sociedad que tolera los mataderos y los campos de combate, est? madura ella misma para su propia matanza?.

?Quien come animales, est? por debajo del nivel de ellos?.

?La carne no hace la comida m? mala, pero s?al que la come?.

?Los amigos de los animales: primero acarician a la ovejita, despu? se la comen frita; primero insultan al pescador, despu? se comen la trucha al horno. A los caza?dores no los quieren, ?pero el corzo frito, s??

?No se merece una humanidad que mata a trillones de animales precisamente aque?llo que causa al animal??

?La carta del restaurante es la p?ina m? sangrienta que escribimos?.

?El hombre: un animal degenerado?.

George Sand (1804-1876) escritora francesa:

?Ser? un gran adelanto en la evoluci? de nuestra raza (se refiere al g?ero humano), si fu?amos comedores de frutos y desapareciera de la tierra el consumo de carne. Todo ser? posible en nuestro planeta en el momento en que superemos las sangrientas comidas de carne y la guerra?.

Charles Darwin (1809-1882), cient?ico ingl? y fundador del darwinismo:

?Los animales sienten como los hombres alegr? y dolor, felicidad e infelicidad?.

Ralf W. Emerson (1803-1882), escritor y pol?ico norteamericano:

?Usted acaba de comer al mediod?; y no importa cu? cuidadosamente haya escondido el matadero a una distancia prudencial de pocos o muchos kil?etros: usted es culpable?.

Mahatma Gandhi (1869-1948), gu? del movimiento por la independencia de la India, Premio Nobel 1913:

?Creo que el crecimiento espiritual, llegado a un cierto grado, exige de nosotros que dejemos de matar a los seres vivos animales para satisfacer nuestras necesidades f?icas?.

?Yo creo que la evoluci? espiritual nos exige en un cierto estadio dejar de matar a los otros seres vivos para satisfacer nuestros apetitos corporales?.

?Para m?la vida de una oveja no tiene menos valor que la vida de un hombre. Y nunca querr?quitar la vida de una oveja para satisfacer al cuerpo humano. Cuanto m? indefenso es un ser vivo, tanto mayor es su derecho a ser protegido por los hombres de la crueldad humana?.

?La grandeza de una naci? y su progreso puede medirse en c?o trata ?ta a los animales?.

?La Tierra tiene suficiente para cubrir las necesidades de cada hombre, pero no para su avaricia?.

Sigmund Freud (1856-1913), neur?ogo austr?co, fundador del psicoan?isis:

?Prefiero la sociedad de los animales a la de los hombres. Cierto, un animal salvaje es feroz. Pero la bajeza es el privilegio del hombre civilizado?.

Johann W. von Goethe (1749-1832) poeta alem?:

?El profundo respeto religioso por aquello que est? por debajo de nosotros, incluye naturalmente tambi? al reino animal, y impone a los hombres la obligaci? de respetar y proteger a las criaturas que est? por debajo de ??.

Helmut Kaplan (*1952) fil?ofo alem?:

?Para los animales no necesitamos ninguna moral nueva. Debemos sencillamente excluir arbitrariamente a los animales de la moral ya existente?.

Alexander von Humboldt (1769-1859), cient?ico naturalista y ge?rafo alem?:

?La crueldad respecto a los animales no es conciliable ni con una verdadera formaci? cultural ni con una verdadera erudici?. Es uno de los vicios mas caracter?ticos de un pueblo bajo e innoble. Con respecto a los animales todos los pueblos son hoy en d?, unos m? otros menos, unos b?baros. Es falso y grotesco hacer resaltar en cada ocasi? su aparente alto grado de civilizaci? y cometer a diario las crueldades m? espantosas con millones de criaturas indefensas o tolerarlas con su indiferencia. ?Y nos maravillamos de que estos denominados pueblos civilizados se dirijan cada vez m? al camino terrible de su ruina? La misma superficie de tierra que como prado, o sea como pasto para los animales, nutre indirectamente a diez personas con la carne de los animales que comen en ?, podr? alimentar a cientos de hombres con mijo, guisantes, lentejas y cebada?.

Sven Hedin (1865-1952), investigador sueco:

?Nunca he podido decidirme a apagar la luz de una vida, dado que no tengo el poder de encenderla de nuevo?.

Theodor Heuss (1884-1963), primer presidente de la Rep?lica Federal de Alemania:

?Cuanto m? pronto aprendan nuestro j?enes por ellos mismos a considerar condenable cualquier brutalidad con los animales y cuiden de que el trato y el juego con ellos no derive en tortura, tanto m? clara ser? despu? su capacidad para distinguir en el mundo lo que es la gran justicia o la injusticia?.

Laotse (aprox. s. IV o V a. C.), fil?ofo chino:

??Sed buenos con los hombres, con las plantas y con los animales! No acos?s a hombres ni a animales, ni les comet?s ning? da??.

Rosa Luxemburg (1870-1919), pol?ica, revolucionaria alemana y fundadora de la Uni? Espartaco:

?Un mundo debe ser destruido, pero cada l?rima que se derrame, aunque pueda ser secada, es una acusaci?, y por importante que sea el obrar de un hombre apre?surado que por falta de atenci? pisa a un gusano, el comete por ello un delito?.

Paul McCartney (*1942), cantante ingl?, exguitarrista de los Beatles:

?No se debe comer aquello que tiene un rostro?.

?Yo creo en la protesta pac?ica y no comerse a ning? animal es una protesta no violenta?.

?Nos convertimos casi en vegetarianos una vez que est?amos comiendo nuestro asado de domingo en una granja escocesa y contempl?amos a unas ovejas que jugaban felices. De repente nos hicimos conscientes de que nos est?amos comiendo precisamente a una de esas ovejas. Despu? com?mos salchichas s?o de vez en cuan?do. M? tarde, en unas vacaciones en Barbados, conduc?mos detr? de un cami? con unas gallinas hermos?imas. En un momento determinado desapareci?en direcci? a una f?rica de carne de pollo. Desde en?tonces no comemos nada que antes tenga que ser matado?.

Prof. Elly Ney (1882-1968), pianista alemana:

?El vegetarianismo es para m?desde hace d?adas una necesidad interior y lo considero como la forma de vida m? natural para el hombre (...) Yo no puedo concebir que las personas amigas de los animales no sean al mismo tiempo vegetarianas?.

Chistian Morgenstern (1871-1914), escritor alem?:

?Si el hombre moderno tuviera que matar ? mismo a los animales que le sirven de alimento, aumentar? sin l?ites el n?ero de los que comen vegetales?.

Friedrich Nietzsche (1844-1900), fil?ofo alem?:

?Toda la filosof? antigua estaba orien?tada a la simplicidad de la vida y ense?ba una cierta sobriedad. En consideraci? a esto, los pocos vegetarianos filos?icos han aportado m? a la humanidad que todos los nuevos fil?ofos, y en tanto que ??tos no tengan el valor de buscar una forma de vida completamente distinta y de mostrarla como ejemplo, no hay nada que hacer con ellos?.

Eugen Roth (1895-1976), escritor alem?:

?El hombre piensa contento y feliz: no soy carnicero de sangre hambriento; pero mientras no considere la carne despreciable, ser?de la matanza culpable?.

Ovidio (43-18 a d. C), fil?ofo y poeta romano:

?La ?oca que hemos denominado como la edad de oro, estaba bendecida con los frutos de los ?boles y las hierbas que ofrec? la tierra, y la boca del hombre no estaba manchada de sangre. En aquel tiempo los p?aros mov?n sus alas seguros en los aires y el conejo atravesaba sin temor los campos libres. Entonces el pez no era la v?tima inocente del hombre. Cada lugar estaba libre de traici?; no reinaba ninguna injusticia, todo estaba colmado de paz.

En tiempos posteriores un fundador del mal comenz?a difamar y despreciar este alimento sencillo y puro y a engullir en su barriga voraz alimentos basados en cad?eres de animales. Con ello abri?al mismo tiempo el camino al mal?.

Peter Rosegger (1843-1918), escritor austr?co:

?El animal tiene, como t? un coraz? que siente. El animal conoce, como t? la alegr? y el dolor. El animal tiene, como t? sus aspiraciones. El animal tiene, como t? un derecho a la vida?.

Sir Isaac Pitman (1813-1897), inventor de la estenograf? inglesa:

?Un motivo para el vegetarianismo deber? ser m? sacado a la luz. Me refiero a la llamada a la conciencia de la moral de que no podemos dejar hacer a representantes lo que nosotros mismos no har?mos. Yo no tengo ning? problema moral en limpiar mis botas, en limpiar el polvo de mi mesa o en barrer mi oficina. Mis sentimientos no estar?n heridos llevando a cabo ?tos y otros cientos de trabajos manuales. Pero yo no podr? matar a ning? buey, a ninguna oveja, especialmente no podr? degollar a ning? cordero ni retorcer el pescuezo a ning? ave. Si yo no lo puedo hacer sin herir mis mejores sentimientos, rechazo el dejar hacerlo a otra persona para m? hiriendo sus sentimientos. Si no existiera ning? otro motivo a favor de nuestra uni?, ese ?ico motivo ser? suficiente para determinarme por la acogida de la dieta sin carne?.

Plinio (79 - 23 a. d. C.) poeta romano:

?Mejor deber?n quedarse con la sana col y con el pur?de cereales que con fasanes y gallinas?.

Volker Elis Pilgrim (*1949), escritor alem?:

?La carne que comemos es un cad?er que por lo menos tiene de dos a cinco d?s?.

Pr?cipe Max de Sachsen (1870 - 1951), profesor alem? de teolog? cat?ica:

?No se debe aspirar a una forma suave de la matanza, sino a su eliminaci?. Cuanto m? se intenta humanizar la matanza, tanto m? se refuerza la cuesti? misma de la carnicer?. S?o se ganar?un punto de vista consecuente en la protecci? animal, cuando la humanidad se decida a dejar de matar y comer animales?.

?No pongo ninguna duda en que es el destino de la raza humana el dejar tras de s? el comer animales en el transcurso de su desarrollo paulatino, as? como los pueblos ind?enas han cesado de comerse mutuamente, despu? de que entraron en contacto con hombres m? civilizados?.

Luise Rinser (1911-2003), escritora alemana:

?La anonimidad de nuestras v?imas del reino animal es lo que nos hace sordos a sus gritos?.

?Hoy en d? ya no vemos nada m? sobre la vida y la muerte angustiosa del animal de matadero. Eso ocurre de forma autom?ica. Hace un momento un animal, en el siguiente instante carne ya troceada: nuestra comida. Nuestro modo de canibalismo?.

?Pasar?mucho tiempo hasta que la humanidad comprenda que no s?o los pue?blos de la tierra son un pueblo, sino que hombres, plantas y animales forman en conjunto el reino de Dios y que el destino de un ?bito tambi? es el destino del otro?.

Dr. C. Anders Skriver (1903-1983), fil?ofo y autor alem?:

?La ?ica de la alimentaci? conduce a la limpieza de las manos de actos sangrientos, a la limpieza bajo la piel y a la limpieza del coraz?. Pero no se puede hablar de limpieza de coraz? cuando se trata de un ?devorador de todo? impuro, que no reflexiona ni tiene remordimientos de conciencia por los crueles cr?enes al mundo animal, que tienen lugar diariamente en el mundo cristiano s?o con fines de la alimentaci? humana?.

Albert Schweitzer (1875-1965), m?ico, m?ico y te?ogo alem?: Premio Nobel de la paz en 1952:

?Respeto ante la vida significa rechazo de matar?.

?All?donde un animal tenga que sufrir por estar al servicio de los hombres, somos to?dos res?ponsables de los sufrimientos que tenga que padecer?.

?Mi punto de vista es que todos aquellos que estamos a favor de los ani?males, deje?mos totalmente el consumo de carne y tambi? hablemos en contra de ?. De esta manera puede llamarse la atenci? de algunos sobre el problema que ha sido planteado tan tarde?.

?Yo me he dado cuenta de que la costumbre de comer carne no est?en con?cordancia con sentimientos elevados?.

Alice Walker (*1944), escritora norteamericana:

?Cuando un d? habl?amos sobre la libertad y la justicia est?amos sentados ante filetes. Estoy comiendo miseria, pens? para m?cuando tom?el primer bocado, y lo escup?

Richard Wagner (1813-1883), compositor alem?:

?Si la visi? de un toro sacrificado a los dioses se convirti?en un horror, ahora res?tamos atenci?, en mataderos limpios y saneados con agua, al ba? sangriento diario de todos aquellos que en la comida del mediod? se deben deleitar con las partes cocinadas, desfiguradas e irreconocibles de cad?eres de animales dom?ticos asesinados. A partir de ahora deber?mos dar importancia, a pesar de los que est? a favor del dogma de la utilidad, a hacer que gane en nosotros un nuevo suelo de cultivo para el nuevo cuidado de la religi? de la piedad. ?Qu? se puede esperar de una religi? que excluye la piedad por los animales?

Josepf von G?res (1776-1848), escritor alem? del romanticismo:

?Quien quiera salir de la vida com? evita una alimentaci? sangrienta y no elige a la muerte como maestro de manjares?.

Marie Luise Holzer-Sprenger (*1952), autora alemana:

?Carne es un trozo de fuerza vital, mientras est?viva?.

Isaac Bashevis Singer (1904-1991), escritor jud?-norteamericano y Premio Nobel 1978:

?Cuando se trata de animales todos se vuelven nazis... Para los animales cada d? es Treblinka?.

?Peces, que hace pocas horas hab?n nadado en el agua, estaban con ojos vidriosos, bocas heridas y escamas manchadas de sangre. Los pescadores, ricos deportistas, pesaron los pescados y fanfarronearon con sus presas. Cada vez que Hermann era testigo de c?o eran matados los animales ten? los mismos pensamientos: en el comportamiento con las criaturas todos los hombres eran nazis?.

?Con frecuencia se dice que la humanidad siempre ha comido carne, como si fuera una excusa para seguir haci?dolo. Seg? esta l?ica, no deber?mos intentar impedir que hombres se maten unos a otros, ya que esto se ha hecho desde la antig?dad?.

?Desde hace alg? tiempo hab? pensado en convertirse en vegetariano. En toda ocasi? indicaba que lo que hab?n hecho los nazis con los jud?s era lo mismo que lo que hac?n los hombres con los animales?.

?Todos somos criaturas de Dios. El hecho de que recemos por la misericordia y la justicia mientras continamos comiendo la carne de los animales que fueron degollados para nosotros no es compatible?.

?Yo continuar? viviendo de forma vegetariana aunque el mundo entero comenzara a comer carne. Esta es mi protesta contra el estado del mundo. Energ? at?ica, hambre, crueldad ? tenemos que emprender pasos en contra. Vegetarianismo es mi paso. Y creo que uno muy importante?.

O.W. Fischer (*1915), actor alem?:

??Que por qu? no como hermanos? Simplemente por sentido familiar, eso es todo. La verg?nza tiene que empezar en alg? momento?.

Bryan Adams (*1959), estrella canadiense de rock:

?Desde hace 12 a?s soy vegetariano y hasta ahora nunca he estado seriamente enfermo. La alimentaci? vegetariana fortalece el sistema inmunol?ico. Creo que la carne hace enfermar?.

G?ther Weitzel (1915-1984), qu?ico alem?:

?La conciencia cristiana no se puede dar por satisfecha con el incumplimiento del quin?to mandamiento sobre los animales del matadero. El que ha visitado una vez un matadero, suele estar m? o menos conmocionado, asqueado por lo visto. Casi todos llegan a la conclusi? de que la matanza brutal de animales, que antes han sido criados y engordados para acabar siendo comidos, es algo indigno de la humanidad actual y especialmente de la cristiandad?.

Franz Kafka (1883-1924), escritor austr?co:

(Observando peces en un acuario). Ahora os puedo contemplar en paz, puesto que ya no os como m??.

Nikola Tesla (1856-1943), f?ico y t?nico electr?ico croata:

?Muchas razas que se alimentan casi exclusivamente de verdura, muestran un magn?ico estado corporal y una gran fortaleza f?ica?.

Emp?ocles (490-430 a. de C.) m?ico griego:

?La mancha pecaminosa m? grande que existe es quitar la vida y tragarse nobles miembros?.

Bertha von Suttner, (1843-1914), pacifista austr?ca y Premio Nobel de la paz 1905:

?Seg? mi convencimiento, llegar? los tiempos donde nadie se querr? alimentar de cad?eres, d?de nadie se declarar?estar dispuesto a oficiar de carnicero. ?Cu?tos de nosotros hay ya que nunca comer?n carne si tuvieran que clavar el cuchillo en el pescuezo de los animales afectados!

?En la actualidad, de cien personas educadas y sensibles, probablemente noventa no comer?n nunca m? carne, si tuvieran que matar o acuchillar ellos mismos al ani?mal que se comen?.

?Quien no pueda escuchar gritar a las v?timas, no las pueda ver estremecerse, pero le de igual que griten y se estremezcan en el momento en que est? fuera de su radio de visi? y de audici?, tiene buenos nervios, pero coraz? no tiene?.

Jean Jacques Rousseau (1712-1778), fil?ofo, pedagogo, escrito y m?ico suizo-franc?:

?La prueba de que el gusto por los alimentos c?nicos no es natural en el hombre, est?en que los ni?s tienen un rechazo contra tales productos alimenticios y prefieren productos alimenticios vegetales, como alimentos con leche, galletas, fruta y cosas parecidas. Es muy importante no estropear ese gusto original y natural, convirtiendo a los ni?s en carn?oros, pues no importa qu? explicaci? le queramos dar, pero los que son fuertemente carn?oros son en general m? crueles y salvajes que las otras personas?.

Feodor Dostojewski (1821-1881), poeta ruso:

??Ama a los animales, ama a toda criatura y todo objeto! ?Si amas todo, se te desvelar?el secreto de Dios en todas las cosas y al fin y al cabo abarcar? al mundo entero con amor!?

Prof. Dr Hubertus Mynarek (*1929), humanista y cr?ico de la Iglesia, autor alem?:

?La matanza de animales, ese campo de concentraci? que tiene lugar desde hace siglos, fue provocado esencialmente por la ?Madre Iglesia?.

?Estoy seguro de que el consumo de carne no s?o oscurece el alma sino que incluso la endurece. La endurece, la hace insensible?.

?El verdadero cristianismo puede y debe prescindir de la carne, pues c?o se puede conseguir y realizar una propia humanidad, un propio perfeccionamiento, si se sabe a la vez que se est? matando a nuestros hermanos y hermanas animales. Es imposible alcanzar una espiritualidad si se mata a animales?.

LOS ANIMALES: LAS V?TIMAS INDEFENSAS

?Qu?dicen personas c?ebres sobre la caza?

Teodor Heuss (1884-1963), primer presidente de la Rep?lica Federal de Alemania:

?Caza es un eufemismo cobarde que se asigna al asesinar de modo especialmente cobarde a criaturas indefensas. La caza es una especie de enfermedad mental?.

Johann Wolfgang von Goethe (1749 ? 1832) poeta alem?:

?La caza es siempre una forma de guerra?.

Le? Tolstoi (1828 ? 1910), poeta ruso:

?Del asesinato a los animales al asesinato a los hombres s?o hay un paso?.

Alexander von Humbolt (1769-1859), investigador de ciencias naturales:

?Donde vive un cazador pueden vivir diez pastores, cien labradores y mil agricultores. Crueldad con los animales no puede sostenerse cuando hay una educaci? y una cultura verdaderas. Es una de las perversidades m? significativas de un pueblo de clase baja e innoble.

Fran?is Voltaire (1694 ? 1778), escritor y fil?ofo franc?:

?La caza es uno de los medios m? seguros para matar los sentimientos de los hombres para con los semejantes?.

Pit?oras (siglo 6? a. de C.), fil?ofo y matem?ico griego:

?No importa la actitud que tenga un hombre para con los animales, siempre se le pagar?con la misma moneda?.

Emanuel Kant (1724 ? 1804), fil?ofo alem?:

?Entre todos los estilos de vida, la vida de la caza es sin duda la que m? se opone a la estructura moral; En sus comienzos originales, la prohibici? de sangre procedente de No?no parece haber sido otra cosa que la prohibici? de llevar una vida de cazador?.

George Bernhard Shaw (1856-1950), dramaturgo irland?:

?Si el hombre quiere matar al tigre, se denomina a ?to deporte. Si el tigre quiere ma?tar al hombre, se denomina a ?to bestialidad?.

Otto von Bismarck (1815 ? 1898), regente alem?:

?En ninguna parte se miente tanto como despu? de la caza y antes de las elecciones?.

Bernhard Grzimek (1909 ? 1989), zo?ogo y productor alem? de pel?ulas de animales:

?Nunca he llegado a comprender la alegr? que tienen algunas personas en matar animales a balazos?.

Wilhelm Dietler (siglo XIX), profesor de filosof? y autor alem?:

?Hay muchos amantes de la caza que est? endurecidos para matar y para lo malo ? monstruos repugnantes sedientos de sangre, acostumbrados a los gimoteos, a los que no hay nada que les guste m? que los placeres ruidosos y embriagadores. Otros cogen gusto a la caza a causa de su cruda educaci? y forma de vivir, y no s?o cazadores de profesi?, sino tambi? algunos lugare?s, los cuales, sin haber aprendido una ocupaci? humana sensata, sin reflexionar, no saben matar el tiempo de otra manera que con la caza?.

Friedrich Schiller (1759-1805) poeta alem?:

?Peligroso es despertar al le?, mortal el colmillo del tigre, sin embargo el m? terrible de los horrores es el hombre en su locura?.

Karlheinz Deschner (*1924), Dr. en filosof?, historiador, literato, autor alem? muy premiado:

?Siempre que un hombre se tome el derecho de sacrificar un animal por un fin, no s?o comete una injusticia, sino un crimen?.

Erasmo de Rotterdam (1465-1536), humanista y escritor holand?:

Erasmo de Rotterdam contaba entre los locos de este mundo a ?los furiosos de la caza, a los cuales no les importa nada m? que la persecuci? de animales, y que creen sentir un placer incre?le siempre que escuchan el eco rep?nante de los cuernos de caza y el alarido de la presa. ?Casi que supongo que en sus sentimientos los excrementos de los perros les parecen que huelen a canela! Y cuando prueban un pedazo de la carne del animal, se sienten como si pr?ticamente se hubieran vuelto de la nobleza. Mientras estas personas al cazar y devorar animales s?o logran su propia degeneraci?, creen sin embargo tener una vida principesca?.

IMPORTANTE: En este sitio no tratamos de convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a través de los conocimientos y así descubrir la grandeza del Creador Supremo. En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus enseñanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y así la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. Ver advertencias

La espiritualidad "NO" es un negocio y mucho menos una mercancía. "NO" se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. "NO" pongas tu espiritualidad en riesgo en manos de inexpertos, sigue a dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el único que sabe cómo comunicarse con tu ser, síguelo directamente. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a través de su manifestación, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfección sagrada. Obedece el aquí y el ahora, es el amor manifestado.