LA ILUMINACION ESPIRITUAL
HOME
+ NUEVO
BUSCAR
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

LA ILUMINACION ESPIRITUAL • ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES • DIOS TODO Y ETERNO: AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

ANTI SISTEMAS O ESPIRITUS LIBRES

POR: PATROCINIO NAVARRO » GALERIA

ANTI SISTEMAS O ESPIRITUS LIBRES

CATEGORIA: ESPIRITUALIDAD

6/4/2016

En nuestros días, todo aquel que se niega a ser cómplice de la inmoralidad pública y de la gran estafa del poder mundial es catalogado de “anti sistema”, demonizado y presentado ante la opinión como un grave peligro para nuestra convivencia, cuando el verdadero peligro para nuestra convivencia son ellos, los estafadores, los inmorales y los dueños de los medios de opinión.

Por más que las llamadas autoridades civiles y religiosas eleven los brazos al cielo en las tribunas públicas y púlpitos de templos, y encabecen manifiestos, programas y procesiones de sus fiestas compartidas, tras esos gestos públicos solemnes no hay otra cosa que una cínica representación teatral para ocultar la Verdad con mayúsculas. Bajo el Imperio Neoliberal Estamos viviendo una hora histórica y cada uno debe saber cuál es su sitio sin dejarse engañar.

En el Nuevo Imperio de la globalización, la sociedad gira al revés: lo negativo en primer plano y favorecido; lo positivo en segundo plano y obstaculizado. No importa el área que miremos, se cumple inexorablemente que todo lo que se refiere a bondad, altruismo, creatividad, defensa de la vida y de sus derechos en todas sus manifestaciones, está bajo sospecha. Rodeado de indiferencia y desconfianza por la mayoría, lo honrado, lo justo, lo pacífico, lo sano y hermoso es también perseguido en cuanto se opone frontalmente a la maldad más que evidente de quienes dirigen este mundo.

Esto que se afirma aquí afecta a infinidad de personas e ideas que han ido emergiendo a lo largo de la historia de la Humanidad bien sea en el terreno científico, en el espiritual, el social, el económico, el artístico, o en cualquier otro. Lo nuevo, cuando sacude nuestra conciencia difícilmente lo recibimos bien, pero para los poderosos jamás es bien venido. El enemigo de la verdad combate la verdad porque pone al descubierto sus miserias personales y a la vez la organización pública de sus miserias personales, sus mentiras y sus malas artes.

Por ello, incomprensión, cárceles, hogueras, asesinato y tortura suelen perseguir por todas las páginas de la Historia a quienes se atreven romper con la modorra colectiva del rebaño y los cantos de sirena de sus pastores.

De entre todos los perseguidos destaca Jesús de Nazaret porque representa el más claro de ejemplo de los valores que dignifican y elevan la conciencia de un ser humano para reconducirlo a su condición divina. Jesús es al mismo tiempo el ejemplo histórico más revelador de cuán fácilmente se articulan en un solo frente el poder religioso y el civil cuando se habla de libertad, igualdad, fraternidad, unidad o justicia, que son los cinco principios de cristianismo revolucionario, los cinco principios de la revolución de la conciencia. Y todos ellos no tienen otro punto de partida que el amor desinteresado. Sin esa cualidad de ver al otro como hermano no hay ninguna posibilidad de cambio personal ni, finalmente, social.

Esta es la Verdad que nos trajo el Nazareno: “Ama quien te desprecia, porque si amas solo a quien te aprecia, ¿qué beneficio obtendrás?”. Y yendo contra la corriente del mundo predicó la igualdad en una sociedad esclavista; se puso al lado de los pobres en una sociedad clasista; defendió a la mujer pecadora, no discriminó a ninguna en una sociedad patriarcal y machista, y denunció abiertamente la impostura de la casta sacerdotal a la que calificó de “sepulcros blanqueados”. ¿Acaso hoy no volvería a denunciar las mismas cosas? ¿Acaso han dejado de existir alguna de esas lacras?

Jesús de Nazaret no solo fue nuestro Redentor con cuya energía podremos volver a nuestro origen divino un día; fue también con su ejemplo y enseñanzas el primer anti sistema de la Historia. Declarado por ello enemigo público por el clero, fue torturado y asesinado de la forma más vil por la conspiración de los dos mayores enemigos de la Verdad: la casta sacerdotal y el poder civil que ejecuta sus órdenes en medio de la pasividad, el miedo o la vergonzante complicidad de la mayoría del pueblo.

¿Y si hoy volviera físicamente a esta Tierra?
Al genial Dostoievski pertenecen los siguientes fragmentos de su obra
EL GRAN INQUISIDOR cuya acción sitúa en Sevilla:

…”Aparece entre las cenizas de las hogueras donde la víspera, el cardenal Gran Inquisidor, en presencia del rey, los magnates, los caballeros, los altos dignatarios de la Iglesia, las más encantadoras damas de la corte, el pueblo en masa, quemó a cien herejes. Cristo avanza entre la multitud callado, modesto, sin tratar de llamar la atención, pero todos Le reconocen….El pueblo, impelido por un irresistible impulso, se agolpa a Su paso y le sigue…Él les tiende los brazos, les bendice. De Él, de Sus ropas, emana una virtud curativa…Un viejo, ciego de nacimiento, sale a su encuentro y grita: “¡Señor, cúrame para que pueda verte”! Una escama se desprende de sus ojos, y ve. El pueblo derrama lágrimas de alegría y besa la tierra que Él pisa. Los niños tiran flores a Sus pies y cantan ¡Hosanna!, y el pueblo exclama: “ ¡Es Él!” Todavía resucita a una joven antes de que haga su aparición el Gran Inquisidor. (sic)..”Es un viejo de noventa años, alto, erguido, de una ascética delgadez. En sus ojos hundidos fulgura una llama que los años no han apagado…Sus siniestros colaboradores y los esbirros del Santo Oficio le siguen a respetuosa distancia... -¡Prendedle!-les ordena a sus esbirros señalando a Cristo. Y es tal su poder, tal la medrosa sumisión del pueblo ante él, que la multitud se aparta, al punto, silenciosa, y los esbirros prenden a Cristo y se lo llevan. Como un solo hombre, el pueblo se inclina al paso del anciano y recibe su bendición. Los esbirros conducen al preso a la cárcel del Santo Oficio y le encierran en una angosta y oscura celda….De pronto, en las tinieblas, se abre la férrea puerta del calabozo y penetra el Gran Inquisidor en persona, solo, alumbrándose con una linterna. La puerta se cierra tras él…. “-¿Eres Tú, en efecto? “ Pero sin esperar la respuesta, prosigue: “-No hables, calla. ¿Qué podías decirme? Demasiado lo sé. No tienes derecho a añadir ni una sola palabra a lo que ya dijiste. ¿Por qué has venido a molestarnos? Bien sabes que Tú venida es inoportuna. Mas yo te aseguro que mañana mismo…No quiero saber si eres Él o solo Su apariencia; seas quien seas, mañana te condenaré y perecerás en la hoguera como el peor de los herejes. Verás cómo ese mismo pueblo que esta tarde Te besaba los pies, se apresura, a una señal mía, a echar leña al fuego. Quizá nada de esto te sorprenda…” (Fin de la cita)

No creo que sorprenda a cualquiera de nosotros el discurso del Gran Inquisidor, porque representa tanto la maldad del poder como la debilidad del pueblo; la lucha que se viene manteniendo por los siglos, la batalla que el Nazareno libró contra los enemigos de la Verdad y de la Vida.

Que ninguno de nosotros piense que es ajeno a esa lucha: cada uno estamos en alguno de los bandos en ese campo de batalla, donde- con la que está cayendo- ya no es posible la indiferencia, pues la máquina antisocial e inmoral neoliberal del Nuevo Orden Mundial y de sus Iglesias ha llegado a un punto de agresividad tal que ya no nos permite la indiferencia, ni siquiera la neutralidad, sin sufrir las consecuencias. En esta batalla, o se está con Jesús el Cristo y Sus cinco principios revolucionarios del Sermón de la Montaña o con los que aparecen hipócritamente ante los pueblos de la Tierra como Sus herederos o Sus cruzados, pues esto es lo que Él nos dice: "El que no está conmigo, está contra Mí".

LOS CONSPIRADORES Y LA GRAN MÁQUINA

Siglo tras siglo se renueva ese pacto de profundas raíces históricas entre gobiernos y clero, que es el modelo de colaboración que la Inquisición Vaticana tomaría como paradigma durante milenios. Y aunque la persecución a la Verdad es tan antigua como la mentira misma- ahí tenemos el otro ejemplo sangrante de Sócrates- el acabado organizativo perfecto fue en el siglo 13, con la invención del cínicamente llamado “Santo Oficio”.

Desde entonces la “santa” Inquisición vino conspirando, persiguiendo, denunciando, procesando y condenando a muerte a quien defendiera cualquiera de esos cinco principios de la revolución de la conciencia cristiana que aguarda pacientemente a que la humanidad los asuma. No parece fácil; no solo por parte de cada uno, que tiene que vencerse a sí mismo y superar las personales debilidades de lo demasiado humano, sino porque esta sociedad que hemos puesto en marcha entre todos gira al revés, o sea, en contra nuestra, y liderada por los mencionados dos peores enemigos de la Verdad a los que millones admiran, idolatran, imitan en cuanto pueden y les votan como a sus representantes porque son de su misma cuerda.

Se puede decir al observar nuestro mundo que hemos puesto en marcha una máquina que no solo amenaza con aplastarnos, sino que nos devora. En su gran estómago, cuyos principales centros de digestión son la Bolsa, los parlamentos, los bancos y los palacios religiosos y civiles, anidan y programan nuestra nuestras vidas los representantes de los peores vicios y degradaciones que podemos imaginar. Y ese gran estómago no descansa. Día tras día, año tras año, digiere cuanto necesita digerir para lanzar al mundo lo que no es otra cosa que el resultado de su digestión: suciedad. Y toda idea, organización, o proyecto alternativo que ponga en peligro sus programas diabólicos es atacado por sus anticuerpos uniformados del mismo modo que una célula en peligro responde a la invasión de un cuerpo extraño.

Ecologistas, movimientos espirituales libres, organizaciones sociales por la justicia, la participación política y social y contra la corrupción y los desmanes de los gobiernos y el fariseísmo religioso de las Iglesias son –para el Sistema- los cuerpos extraños que representan toda esa savia nueva de la primavera de los pueblos, y no conocen cuartel.

Con inmenso dolor y sacrificio se abre paso esa savia por los siglos hasta emerger en las calles, las aulas y los centros de trabajo desde las cloacas del conformismo y la pasividad y contra la pestilencia de la corrupción y los abusos de la doble gran máquina antisocial que siempre tiende a integrarlos, digerirlos y convertidos en sucedáneos de lo que pretendían ser. Todos sabemos cómo se les trata: primero se les ningunea, se les ignora, luego se les desacredita, y por último se les persigue. Para ello, el sistema cuenta - como siempre- con el apoyo, la indiferencia o el silencio de sus hipnotizados: las mayorías inconscientes. Este es para el Sistema su auténtico colchón de seguridad. Más que sus propios uniformados.

La gente de la mayoría – que duerme en las praderas de la vida una secular modorra- no se da por aludida hasta que no los dejan sin trabajo, les empujan fuera de su casa, les expropian, les secuestran sus ahorros o les suben los impuestos hasta dejarle sin recursos. Entonces protestan, pero el gran estómago de la gran máquina está preparado para neutralizar, tragar y digerir sus pancartas contando con ese su doble apoyo de uniformados y conformistas, que siempre exceden en número a los renovadores y a los que protestan al ser agredidos.

Con una tenacidad ejemplar a pesar de todo, se levantan una y otra vez las voces de profetas, herejes, disidentes políticos, dirigentes populares, movimientos alternativos, todos ellos altavoces de los valores que dignifican a los seres humanos y le pueden ayudar a superarse como personas hasta ser capaces de crear una nueva sociedad. Invariablemente, son acusados por Iglesias o gobiernos de pertenecer a sectas, de ser falsos populistas, de extremistas y de terroristas o afines. No es que Iglesias o gobiernos crean que lo son: tienen sobrada información de sus anticuerpos sociales para saber la Verdad, pero su objetivo es justamente el contrario: convertir la Verdad en un asunto sospechoso y presentarla como peligrosa. Entonces ponen en marcha todos sus órganos- judiciales incluidos- para criminalizar lo que les molesta.

SU VENIDA FUE NECESARIA, SU MUERTE, NO

Para Jesús de Nazaret no fue necesario presentarse en opulencia y lujo ante los hombres, pues El es el Corregente de Reino de Dios. Pero la presencia sencilla de este gran hombre impidió e impide todavía a muchos en la actualidad, valorar qué elevadísimo ser estuvo entre los hombres en la Tierra y lo que llevó a cabo en beneficio de toda la creación.

El terrible e indigno camino de sufrimiento que tuvo que recorrer Jesús hasta el Gólgota no habría sido necesario si las personas lo hubieran reconocido y acogido; realmente todo podría haber sido de otra forma. Pero como las personas cargaron su alma cada vez más por su manera contraria de pensar, sentir y actuar, tuvo que intervenir el reino divino y Su venida fue necesaria, más no Su muerte atroz. El Espíritu libre y eterno, Dios, no quita a sus hijos e hijas el libre albedrío, El no nos obliga a cambiar, no nos castiga ni sanciona, tampoco tiene en Su creación un lugar reservado para la condenación eterna. Tales ideas y conceptos nacen de las religiones externas que antepusieron el culto pagano a la palabra de Dios y permitieron el barbarismo.

Jesús de Nazaret, el corregente del Reino de Dios es el camino del amor a Dios y al prójimo. No importa que sentimientos, emociones, pensamientos o actuaciones tenga el hombre, lo más interno en su alma está protegido por el gran amor de Dios, por la luz redentora que nos donó Su hijo. La palabra de Jesús “Seguidme” es la llamada de Su amor y golpea incesantemente en nuestra alma y nos insta a que pongamos en orden todo lo que hacemos contra la vida, contra la ley del amor y cumplamos Sus maravillosas enseñanzas.

Jesús dijo: “Nadie llega al Padre sino a través de Mí”, con estas palabras podemos entender que Cristo es el camino, la verdad y la vida, porque El es la fuerza redentora en nosotros y con ello la luz que ilumina el camino a la casa del Padre. Por lo tanto la festividad de Semana Santa acaparada para sí por las religiones de culto, parece mas bien una burla y un escarnio del verdadero significado del acto redentor del Cristo de Dios. Las festividades tradicionales de la Iglesia reflejan no sólo la ignorancia del modo de pensar institucional, sino también la ridiculización consciente del gran acontecimiento de la redención.

El cadáver maltratado y vejado en la cruz del Gólgota es expuesto en las Iglesias llamadas cristianas, y año tras año procesionado en miles de ciudades de todo el mundo. El cadáver en la cruz es también mostrado en muchas aulas, oficinas públicas e incluso en los tribunales de justicia, sin embargo la imagen del crucificado es el símbolo de la derrota y la cruz sin el cuerpo es el símbolo de la victoria. ¿Y quién sino el adversario de Dios tendría tanto interés en exponer el cadáver de Jesús colgado en la cruz durante 2000 años? Sin embargo Jesús no constituye el trofeo de las maquinaciones satánicas, todo lo contrario, El venció ante la intención de las tinieblas de disolver la creación de Dios.

Con Sus palabras “Está consumado” regaló a cada alma y a cada hombre una parte de Su herencia divina, la chispa redentora, que posibilita a cada uno regresar de vuelta al hogar eterno, y así protegió también la disolución de toda la creación, incluso de los ámbitos de la creación de la existencia divina, la cuna del Reino de Dios.


ir al homeimprimircolaboradoresEncuesta sobre nuestra web

RELACIONADOS CON EL TEMA "LIBERTAD"

RELACIONADOS CON EL AUTOR "PATROCINIO NAVARRO"

IMPORTANTE: En este sitio no tratamos de convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a través de los conocimientos y así descubrir la grandeza del Creador Supremo. En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus enseñanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y así la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. VER ADVERTENCIAS...

La espiritualidad no es un negocio y mucho menos una mercancía. No se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. No pongas tu espiritualidad en riesgo en manos de inexpertos, sigue a Dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el único que sabe cómo comunicarse con tu ser, síguelo. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a través de su manifestación, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfección sagrada. Obedece el aquí y el ahora, es el amor manifestado, es presente absoluto y vive.

COLOMBIA - ANTIOQUIA - MEDELLÍN

Subir al cielo